FYI.

This story is over 5 years old.

Música

La invasión de la Cumbia Digital (primera parte)

La nueva cumbia digital abarca un crisol de sonidos caóticos que encontraron un orden, una estructura, una familia, bajo un sello argentino: ZZK Records.

La nueva cumbia digital abarca un crisol de sonidos caóticos que encontraron un orden, una estructura, una familia, bajo un sello argentino: ZZK Records. Bandas y productores hay para todos los gustos: desde los mashups que mezclan global bass con cumbia (El Remolón) al rescate del chamamé y la milonga) y su cruza con el electro (La Yegros). En palabras del DJ y productor Diego Bulacio, conocido como Villa Diamante y fundador de Zizek:

Publicidad

"La verdad es que lo que tiene de bueno —y lo que más me enorgullece— de este movimiento es que todos tienen su personalidad. Cuando salió el reggaetón, todos los temas eran bastantes parecidos: la base, la subida, todo. Era como un cliché de sí mismo. En cambio si escuchás la movida de cumbia digital —y te fijás un poco— Chancha no se parece a Tremor, y Tremor no se parece a Fauna, y Fauna no se parece La Yegros, y La Yegros no se parece a El Remolón, y El Remolón no sé parece… Y esto mismo pasa con las nuevas generaciones: cada uno tiene su identidad".

Para la primera parte de este especial contacté a Diego (Villa Diamante), Rafa (Frikstailers), Mariana (La Yegros) y Andrés (El Remolón), para saber más acerca de este movimiento de cumbia digital latinoamericana.

VILLA DIAMANTE

Mashups que buscan sorprender e increpar a la pista de baile es lo que se trae entre manos, desde el 2004, Villa Diamante. Partió pasando música con dos Discman y actualmente tiene una agenda copada de proyectos relacionados con la producción y curaduría: desde el Combinado Argentino de Danza a la Disqueria Mercurio. En su propuesta —plasmada tanto en su residencia en las fiestas Zizek como en los compilados del mismo sello— destacan los cruces entre la cumbia y el reggaetón, y entre el dubstep y el dancehall. En su último trabajo,Empacho Digital, intenta reflejar el exceso de información de esta época.

Noisey: ¿Qué te motivó a formar Villa Diamante?

Publicidad

Cuando empecé como DJ, el 2004, la música de otros lugares que yo escuchaba y que me gustaba bailar no sonaba en la pista de baile. Tenía, a la vez, un montón de música que producía que no pasaban en ningún lado. Al comienzo, recuerdo, mezclaba indy con hip-hop y luego cumbia con reggaetón. Era un hibrido muy extraño. Pensé que estaba bueno que tal cosa sucediera y así empecé a pasar música con dos Discman. Después me llamaron a pasar música al cumpleaños de un amigo y luego galerías de arte… Y, bueno, dos años después me llamaron para clubs y así hasta Zizek.

¿Te sientes parte de una nueva escena de cumbia digital?

Sí, sin ninguna duda. Me siento como de la vieja escuela: hay bandas y productores que tomaron algunas influencias del legado de Zizek mezclado con otras cosas.

Nombra un proyecto de cumbia digital que incluirías en esta lista.

Entre mis artistas favoritos están Chancha Vía Circuito: es como una especie de prócer de la cumbia digital y del folclore electrónico. También Tremor, El Remolón, Fauna… esos cuatro son fundamentales. Son productores que trabajan hace mucho tiempo y por eso manejan un nivel de calidad y compromiso con la música. Tremor, en vivo, es una banda increíble para ver. El Remolón, por su parte, sacó un disco que se llama Selva y los lados b de ese disco que están igual de buenos que el disco. Hay demasiados artistas que me gustan: Frikstailers son increíbles… ellos han podido traducir la electrónica con el espíritu latinoamericano sin llegar a ser todo cumbia o reggaetón. Tienen algo de africano, europeo, latinoamericano… tienen todo mezclado.

Publicidad

FRIKSTAILERS

Rafa Caivano (Ralf) y Lisandro Sona (Sandro Lee) son dos muchachos de Córdoba, Argentina, que se han ganado el respeto de sus pares debido a la libertad y rareza que tienen a la hora tanto de producir como de realizar sus directos. En vivo son bizarros: incorporan una batería de Rock Band, una guitarra de Guitar Hero y una alfombra de Dance Dance Revolution. Todos estos juguetitos hackeados y transformados en instrumentos MIDI. Los Frikstailers vienen trabajando desde el 2008 y actualmente residen en México. Aparecieron en un compilado de Modeselektor y forman parte de ZZK Records. Están girando —entre América y Europa— desde hace cinco años y durante la primera semana de Octubre estarán mostrando en Chile su nuevo epé: Crop Circles. Ellos sintetizan su propuesta como freaky y freestyle.

Noisey: ¿Qué te motivó a formar Frikstailers?

Rafa: Frikstailers fue un proyecto que armamos hace ocho años con mi compadre Lisandro. Antes veníamos haciendo una música más house. Luego el espíritu de la exploración y la investigación nos hizo notar que dentro del house, en sí, no había tanto para explorar, pues productores de otros países ya lo habían hecho. La inquietud fue encontrar caminos que estuvieran menos visitados y, a la vez, que pudiéramos divertirnos más en el proceso. Empezamos a jugar con ritmos latinoamericanos y también con ritmos tropicales. Cualquier música negra del mundo nos gustaba para mezclarla con música electrónica.

Publicidad

—Frikstailer se planteó desde un principio como un proyecto freestyle. Que pudiera mutar de un estilo a otro sin tener límites. Me refiero a que los productores se clavan con un subgénero y no salen de ahí. Y luego mueren cuando muere ese subgénero… Y nosotros no queríamos morir con ningún subgénero. Queríamos tener la libertad de un proyecto más amplio con el cual jugar con diversos estilos. Y también siempre fuimos medios freakis… la chispa que no gusta que tenga la música va por un lado extraño.

¿Te sientes parte de una nueva escena de cumbia digital?

Sí, absolutamente. Nosotros, en realidad, nos definimos como música electrónica tropical extraterrestre. Pero sí no sentimos parte de lo que está pasando. Nuestro proyecto arrancó al mismo tiempo que las fiestas Zizek. Luego empezamos a investigar nuestra música en las pistas de baile de esas fiestas. Y por más que a los artistas no nos gusten las etiquetas, hoy por hoy, a todo se accede por tags y buscadores de Internet. A mí no me molesta para nada que nos etiqueten con dos palabras tan simples como cumbia digital porque a través de eso, finalmente, llegan a nosotros. Y uno lo que quiere es que lleguen.

Nombra un proyecto de cumbia digital que incluirías en esta lista

Hay un proyecto de un chico de Córdoba que se llama Los Reyes de la Milanga, Él iba a nuestras fiestas en Córdoba y al igual que nosotros comenzó produciendo house. Luego empezó este proyecto y lo fue haciendo madurar con el paso del tiempo y hoy está en un punto que suena fantástico. Uno de los mix que tiene en Soundcloud es una perla.

Publicidad

LA YEGROS

Mariana Yegros (voz) y Gaby Kerpel (productor) estaban viendo la tele cuando se enteraron del improbable caso de una niña que —según el noticiero de Canal Crónica— lloraba "trocitos de madera". Se motivaron a darle música a esta historia y grabaron una parte vocal con ritmo de cumbia. Durante un DJ set de Gaby (como King Coya) estrenaron lo que habían realizado en el estudio. Lo que surgió fue una cruza bastarda entre chamamé (algo así como la cumbia del norte de Argentina) y electro. Los de ZZK Records vieron el show y se acercaron para ficharlos. El trabajo —tras cuatro años— es el disco Viene de mi y una gira con más de 50 fechas en Europa. En Radio Nova de Francia, donde son estrellas, apodaron a Mariana como "la primera dama de la cumbia".

Noisey: ¿Qué te motivó a formar La Yegros?

Mariana: Querer plasmar lo que veníamos desde hace tiempo trabajando con King Coya. Me pareció que era necesario poder transmitir, tanto en un disco como en vivo, ese trabajo. Fue así, y también junto con otros músicos que fueron rotando, como armamos este proyecto: de apoco fuimos dando con el actual ensamble que conforman Gabriel Ostertag (percusión y electrónica), David Martinez (guitarra), y Nico Deluca (acordeón).

¿Te sientes parte de una nueva escena de cumbia digital?

Sí… bueno… yo pienso que mi música no es solo cumbia digital: hay chamamé, hay milonga… hay diferentes ritmos y por ahí puedo pertenecer a la nueva generación que hace esto de mezclar el folclore de América con electrónica. Esto es algo que muchas otras bandas viene indagando y haciendo desde hace años. Gente como Tremor o Chancha Vía Circuito… y, bueno, por suerte parece que finalmente llegó el momento.

Publicidad

Nombra un proyecto de cumbia digital que incluirías en esta lista.

Chancha Vía Circuito, El Remolón, y también a Miss Bolivia —aunque ella se dedica al hip-hop.

El REMOLÓN

Andrés Schteingart es un dinosaurio de ZZK Records: un productor que lleva más de diez años en la escena bonaerense cruzando el minimal con ritmos rezagados como la cumbia y el reggaetón. Con Selva, su último disco, El Remolón sintetiza el trabajo de un estilo —y una escena— que ayudó a forjar y que se traduce como cumbia digital. Este nuevo trabajo consiste es una colección de tracks que buscan la sorpresa y el meneo incesante del oyente.

Noisey: ¿Qué te motivó a formar El Remolón?

Andrés: Comenzó como un juego y una necesidad de experimentar. Yo venía más como DJ de electrónica —ponía house, minimal, electro— y producía temas en esa línea. En un momento noté lo novedoso y divertido de la propuesta en cuanto a nuevos recursos —y en cuanto a la respuesta de la gente— y le fui dedicando cada vez más tiempo al proyecto. Digo novedosa porque citaba fragmentos de cumbias clásicas que hasta el momento eran denostadas por cierta población urbana. La idea era animarse a jugar con eso.

¿Te sientes parte de una nueva escena de cumbia digital?

Te diría que soy más de la vieja escena. Ya hay nuevos productores jóvenes de una generación 2.0 que hacen cosas buenísimas.

Nombra un proyecto de cumbia digital que incluirías en esta lista.

Me gusta mucho Black Mandingo. Hace temas cumbieros digitales muy grooveros y pisteros, con toques ácidos y mucha, pero mucha, locura. Después hay otros más —pero con una energía más tranquila— como Barrio Lindo, SidiRum y Barda.