Este hombre convierte las listas de compras de extraños en platillos surreales

FYI.

This story is over 5 years old.

Este hombre convierte las listas de compras de extraños en platillos surreales

Tom Lakeman colecciona listas de compras y crea platillos con los items que incluyen las listas. Los resultados van desde un rollos maki de papel de baño, hasta boloñesa.
Phoebe Hurst
London, GB
16.9.15

Ya sea un Post-it arrugado o una nota escrita apresuradamente en el iPhone, puedes aprender mucho sobre una persona a partir de los artículos en su lista de compras. La cadencia poética del "té verde, las almendras, las flores cortadas, el arroz integral" es suficiente para evocar visiones de una diosa saludable mascando meditativamente un bolígrafo mientras reflexiona sobre sus necesidades mínimas de alimentos, mientras que entre menos se hable de "comida para gatos, hisopos, VINO", mejor. Incluso los recordatorios garabateados de Britney para comprar pizzas "bebé" tenían cierta belleza tipo Hemingway.

Publicidad

El fotógrafo Tom Lakeman es un hombre que conoce el atractivo de un inventario de alimentos tan a menudo sin relación entre sí (¿cómo pasas de un "destapacaños" a una "mermelada" en cinco movimientos?) En los últimos años ha coleccionado listas de compras descartadas y ha creado platillos con los artículos garabateados que incluyen. Cada elemento de la lista se utiliza en el platillo –comestible o no– lo que significa que las creaciones de Lakeman adquieren una naturaleza semi-comestible al estilo Frankenstein. Imagina unas hamburguesas rellenas de baterías, una boloñesa de veneno de ratón, y unos fideos de artículos de baño.

SILK-CUT-SALAD

Ensalada. Todos las fotos cortesía de Tom Lakeman.

Los resultados de las recetas de supermercado ahora se han recogido en un libro. Nos pusimos en contacto con él para averiguar qué tipo de empresa innovadora culinaria ve las palabras "corte de seda" y "ensalada" como una invitación a la cocina de fusión.

MUNCHIES: Hola Tom, ¿por qué empezar a coleccionar listas de compras?

Tom Lakeman: Siempre he coleccionado los artículos desechados de las personas. Empecé con listas, fotos, notas y garabatos que encontraba en el suelo. Los ponía en álbumes de fotos y me preguntaba a quién pertenecían. Esto progresó en la compra de equipaje perdido en los aeropuertos de Londres que después me llevaría de vacaciones. Después fotografiaba la ropa y las posesiones sin dueño desde el lugar de donde llegaron.

Toda mi obra trata de la identidad personal y de su reconstrucción así que cuando me encontré con las listas de compras que se quedaban en cestas y carros, ¡era como Navidad! Luego compraba los artículos extraños, maravillosos, y mundanos que la gente había anotado. Debo tener más de 400 listas de compras.

Publicidad
JAPANESE-COTTON-NOODLES

Noodls japoneses

Wow. Y bien, ¿cómo pasaste de recolectar estos trozos de papel a convertir su contenido en platillos reales?

Estaba fascinado con ellos y en cómo todos eran tan únicos. Entonces un día me di cuenta, recuerdo el momento exacto. Estas no son listas de compras –son recetas.

Trabajé durante un tiempo en cuatro recetas tratando de perfeccionarlas. Algunas llegaron con mucha naturalidad y se dejaban fotografiar sin esfuerzo. Otras simplemente no parecían convincentes y no eran efectivas. Había una línea muy fina entre ser brillante o absoluta basura.

Fue entonces cuando traje a Caterina Gobbi, una estilista de Italia. Al ser italiana, los días se planeaban alrededor de las comidas. Entre comidas, revisaríamos la última y pasaríamos a discutir la próxima. Ella era perfecta para la serie. Su toque al preparar platillos se veía natural y relajado y era brillante, tenía antecedentes serios de amor por la comida así que sabía lo que estaba haciendo, y no solo hacer que un platillo se viera bien.

¿Cuál es tu proceso para convertir una lista de artículos, a menudo sin relación (y no comestibles), en un platillo? Me recuerda un poco a Ready, Steady, Cook. Es genial. Artículos como el papel higiénico se convierten en pastelería. Las baterías se convierten en la carne de una hamburguesa y los hisopos se vuelven fideos infundidos japoneses. Para un amante de la comida con mente creativa era como estar en el kinder. Muy divertido. Ahora veo los artículos de uso diario en los supermercados de forma muy diferente.

Publicidad
CAT-FOOD-CUPCAKE

Comida de gato hecho cupcake.

Háblame de algunos de los platillos que aparecen en el libro. ¿Cuál es tu favorito?

El cupcake de comida para gatos fue el mejor, pues los ingredientes combinados no podrían haber funcionado mejor juntos si lo hubiera escrito yo. Los hisopos funcionaron como glaseado; una mezcla de pepino, maíz dulce y comida para gatos para hacer el bizcocho y por si fuera poco, había una "vela" escrita en la lista. Fue como averiguar el enigma faltante. Simplemente se pudo crear el cupcake perfecto.

Dicho esto, hacer la ensalada de corte de seda también fue genial. Es una ensalada colocada en lo que mejor podría describirse como un cenicero. La imagen juega con tu mente. ¡Se veía muy sabrosa!

¿Cómo se involucraron Bompas y Parr con el libro?

Sam Bompas fue la primera persona a quien me acerqué a hablar sobre el libro cuando empecé a hacerlo. Es un hombre muy talentoso y muy bien informado que da muy buenos consejos, le encantó el proyecto y me apoyó mucho. Escribió un prólogo muy divertido para el libro que quedó increíble. Soy un gran fan de todas las cosas que han creado y estoy contento de que él esté involucrado en el libro.

MAKI-TOILET-ROLLS

Rollos de papel de baño Maki

Describes los platillos que haces como "hermosamente no comestibles". ¿Es éste un comentario sobre nuestra actual obsesión con fotografiar lo que comemos? Las fotos de Instagram son agradables a la vista, pero, en cierto sentido, nos distraen del hecho de que la comida está allí para ser comida.

Publicidad

Definitivamente. Es un comentario acerca de todo el mundo de alimentos en la actualidad. La moda y el arte se han mezclado demasiado en la comida.

La celebración de un ingrediente ahora está cubierto por ropa elegante, una fuerte loción para después del afeitado, y cortes de cabello bobos. La gente ya no está interesada en lo que está comiendo, sino en lo que su comida está usando y, finalmente, en cómo se ve. Es tonto. Deja de fotografiar tu comida y cométela.

Sabias palabras. ¿Te has visto tentado a comer algunos de los platillos? Los rollos de papel higiénico maki se ven extrañamente apetitosos…

Probé la malteada de flor descafeinada –olía increíble. Flores frescas mezcladas con yogurt, fruta fresca, y una bolsa de té descafeinado. Tenía un sabor horrible. Después de eso dejé de probarlos.

Probablemente fue una buena decisión. ¡Gracias por hablar con nosotros, Tom!