¿Cuáles son los platillos más gordos de México?

¿Cuáles son los platillos más gordos de México?

Garnachitas: responsables de que México sea uno de los países más gordos —pero deliciosos— del mundo.
22.2.17

La obesidad. En México la vemos a donde quiera que volteemos. Los medios todo el tiempo nos recuerdan que México es el país con mayor índice de sobrepeso en el mundo —trono que, sin orgullo, le arrebató a Estados Unidos—; que cerca del 15 por ciento de los niños mexicanos sufren obesidad; que la diabetes es la segunda causa de muerte en el país; y que el consumo ridículamente excesivo de Coca-Cola es quizás el primer responsable del sobrepeso de los mexicanos.

Publicidad

El panorama es deprimente; el problema es serio, y nuestro amor por las calorías no tiene fin. A pesar de que la conciencia colectiva ha ido mutando poco a poco a una más responsable con la alimentación —tanto en calidad, como en cantidad—, en México no soltamos las garnachas (antojos regularmente inundados de carbohidratos y grasas) y difícilmente cambiaremos una torta de milanesa por una ensalada verde.

LEER MÁS: La comida chatarra no es culpable de nuestra obesidad

No queremos celebrar la obesidad, pero no podemos ser indiferentes a ella; por eso nos fuimos a la búsqueda de los platillos más gordos de México —con gordos queremos decir hipercalóricos—, con el fin de encontrar a los probables culpables de nuestra aterradora y obesa situación. Hicimos una encuesta entre comensales mexicanos y le pedimos a la nutrióloga mexicana Guisella Mena que calculara las calorías de cada platillo, para ver si de verdad son comidas de gordo, o no. Esto es lo que encontramos.

CARNITAS

Porky(14)B

Foto de Carlos Castillo.

¡Gracias, conquistadores españoles, por traernos al cerdo! No hay cómo defender a este invento de Quiroga, Michoacán, pues básicamente se trata de un puerco completo confitado en su propia grasa —que es, por cierto, la grasa animal más deliciosa del planeta—. La mejor forma de comerlas es en taco surtido, que tenga un poco de maciza (la parte magra), de cueritos (la piel), de buche (el estómago) y otras partes un poco más grasosas; con chiles en vinagre al lado y un poquito de cilantro fresco encima. Algunos cometen el delicioso pecado de añadir chicharrón (piel frita) o plátanos fritos. Y sí, el resultado es glorioso. Calorías por taco: 450, aproximadamente. Con chicharrón ó plátanos fritos: 500.

LEER MÁS: Guía para comer tacos de carnitas

CHILES EN NOGADA

chile-nogada-4

Chile en nogada. Foto de Staff.

¿Por dónde empezar? ¿Por las inmensas calorías del relleno, hecho con carne de res y de puerco, frutas frescas, frutas cristalizadas (llenas de azúcar), y semillas (con grasas "buenas", pero grasas al fin)? ¿O por la inmensa cantidad de calorías que aporta la nogada, hecha de nueces de Castilla, queso de cabra y jerez? El chiste es que es uno de los platillos más gordos, y por supuesto deliciosos, que tiene México. Aunque haya quien hace la versión 'light', sigue siendo una bomba calórica pecaminosa. Y nos encanta. Lo malo, para los golosos, es que está sólo disponible durante una corta temporada al año. Calorías por chile: 700, aproximadamente.

LEER MÁS: Chiles en nogada: la mesa mexicana de verano

TAMALES FRITOS

tamalesfritos-1

No basta que esté hecho de manteca, hay que freírlo para que "suelte sabor". Las comidas callejeras de la Ciudad de México se caracterizan por ser inventos extraordinarios y sumamente engordadores. El DF sabe muy bien cómo cualquier comida, friéndola un poquito, porque cualquier cosa frita es, no hay duda, mejor. Un tamal normal es por sí solo una bomba calórica, pues está hecho con masa de maíz y un montón de manteca de cerdo (o mantequilla, para los dulces), responsable de la consistencia esponjosa y suave. Luego los cocineros callejeros comenzaron a freírlos en aceite, porque esto permite que el sabor se concentre y que se forme una costra crujiente, tostada y sumamente placentera. Hay algunos que además los sirven con queso gratinado y crema agria encima, pero eso ya es de másters. Calorías por tamal: 550. No quisimos ni pensar en las calorías del tamal gratinado.

LEER MÁS: Sazón de barrio: Érick, el tamalero rapero

COCHINITA PIBIL

¡Más cerdo! ¡Gracias, Europa! Pocas cosas tan ricas como un buen taco de cerdo guisado en adobo yucateco de achiote, jugo de naranja, especias y chiles rojos. A diferencia de las carnitas, para la cochinita no se confita el cerdo, sino que se cuece a baja temperatura y durante mucho tiempo dentro de una cama de hojas de plátano. Lo mejor es usar el tradicional horno de tierra, aunque para los tiempos modernos está el horno convencional que no demerita la calidad del platillo. La carne resulta sumamente suave, que se deshace en la boca junto con la grasa del cerdo. Esa textura, contrastante con la de las cebollitas encurtidas con chile habanero que se sirven de acompañamiento, hace que la cochinita sea tan adictiva, aunque no resultó tan engordativa como todos creímos. Calorías por taco: 180, aproximadamente.

LEER MÁS: No puedes ir a un partido de beisbol en México sin comer tacos de cochinita pibil

TORTA DE CHILAQUILES Y MILANESA

tortaschilaquiles-3-LOW

Torta de chilaquiles. Foto de Mauricio Castillo.

¡Carbohidratos fritos y proteínas fritas envueltos en carbohidratos! Los cocineros mexicanos son sabios. Por eso decidieron que la torta de chilaquil se come en el desayuno, así uno tiene todo el día para quemar todas las calorías que llegan de las tortillas fritas bañadas en salsa verde o roja —o campechana—, de la milanesa de pollo o res empanizada y frita, del bolillo que envuelve todo, y de la crema que baña todo con un último toque de grasa láctea. Hay muchas versiones de esta delicia, desde la más famosa de Catalina, en "La esquina del chilaquil', hasta los amados Tecolotes de Sanborns (una de las cadenas de comida mexicana más importantes en México), que además tienen queso gratinado, y a veces, huevo frito encima. La ganadora, quizás, sería una torta de chilaquiles con cochinita pibil. Calorías por torta: 950. ¡Ganadora!

LEER MÁS: ¿Quién inventó la torta de chilaquiles?

POZOLE

MUNCHIES MX 20-POZOL

Pozole rojo. Foto de Francisco Gómez.

¡El mejor platillo mestizo! En un tazón está una comida completa, tiene carbohidratos, proteínas y vegetales, ¡todo lo que necesitamos para alimentarnos bien! Como es caldoso, nos da la sensación de estar muy llenos cuando lo comemos; quizás por eso aparece entre los platos más gordos de México, aunque no lo es tanto (además de que hay versiones ligeras muy buenas). Un tazón normal (2 tazas) de pozole de cerdo tiene 500 calorías, pero representan una comida completa. Claro, que si te comes 10 en cada sentada, nadie podrá librarte de la gordura. Calorías por dos tazas: 500, aproximadamente.

LEER MÁS: Pozole: la comida de los dioses mestizos

TORTA DE TOSTADA

tortatostada-8

Foto de José Luis Martínez.

¡Más carbohidratos envueltos en más carbohidratos! A ver, una tostada es una tortilla frita a la que se le untan frijoles refritos y/o guacamole para luego construir una montaña de comida encima. Se come con las manos y a mordidas, así que es inevitable derramar comida por todos lados. Para evitarlo, unos cocineros ingeniosos inventaron la torta de tostada, en la que el bolillo contiene toda la comida que la tostada no puede. No hay otra explicación, o ¿porqué querríamos envolver una tostada con un pan? Bueno, la mezcla de texturas es bastante buena. Calorías por torta: 680, aproximadamente.

VE: Cómo hacer tostadas de marilin con Diego Pérez Turner

FLAN NAPOLITANO

MUNCHIES-postres-1

Flan napolitano.

También conocido como "inyección de azúcar en las venas" A los mexicanos nos encanta lo dulce. Nuestros postres tradicionales son empalagosos, la mejor prueba es el flan napolitano, una natilla cuajada hecha con azúcar, huevos, leche condensada (o sea, hiperazucarada), leche evaporada, caramelo (sí, más azúcar), y queso crema. No hay nada más qué decir, está claro por qué tiene fama de ser uno de los postres más gordos de México, ¿no? Calorías por rebanada de flan: 290, aproximadamente.

LEER MÁS: Por qué los postres mexicanos son tan dulces

Cuéntennos, ¿qué otros platillos mexicanos creen que deberían estar en la lista de "los más gordos"?

Este artículo se publicó originalmente en agosto del 2016.