Tech by VICE

Por qué Ghana comenzó un programa espacial

La nación africana tienen grandes planes para la ciencia espacial y estos comienzan mirando de vuelta a la Tierra.

por Chris Matthews
11 Enero 2016, 9:41pm

Julian Bennet, el director de ciencias espaciales de ANUC, junto a un miembro de su equipo inspeccionan los instrumentos de la NASA para la medición del clima. Imagen: Lain Sutherland

Vendedores de plátanos, de frutas y otros puestos de un mercado están a un costado de la carretera mientras los taxis y los buses tro tro circulan por la concurrida avenida. El centro de Koforidua está cercado por verdes montañas y parece ser una típica cuidad de Ghana.

Luego de un pequeño viaje a las afueras de la ciudad, en el techo de All Nations University College (o ANUC por sus siglas en inglés) se está haciendo historia. Miembros del primer laboratorio de ciencia espacial en Ghana, junto a un ingeniero de la NASA, están ocupados instalando instrumentos meteorológicos. La instalación le dará a la universidad lecturas detalladas del clima de Koforidua y alrededores, información que será entregada en la base de datos sobre clima global de la NASA.

Este proyecto es el último logro de esta universidad, la que junto al gobierno y una serie de otras instituciones académicas están ayudando a crear una industria de ciencia espacial en Ghana. Si bien son recibidos con escepticismo y crítica respecto a los gastos, la creación de programas de ciencia espacial en Ghana y África está aumentando.

Quienes están involucrados creen que los beneficios podrán verse en toda la sociedad, los satélites espaciales ayudarán en muchos aspectos, desde la agricultura hasta reprimir la minería ilegal, al mismo tiempo que promueven la educación espacial y estimulando a una nueva generación de ingenieros y académicos en Ghana.

"La ciencia espacial puede beneficiar a Ghana en su conjunto" dijo Julian Bennet, el director de ciencia espacial de la universidad, "Es una oportunidad para nosotros en Ghana, pero no es fácil hacer cosas desde aquí sin tener las comodidades adecuadas".

Un estudiante de ANUC trabaja con CanSat un poco antes de su lanzamiento el año 2013. Imagen: AP/Christian Thompson

ANUC dio sus primeros pasos hacia la ciencia espacial el año 2013 al lanzar CanSat, un dispositivo básico en forma de lata que posee antenas, una cámara, está suspendido gracias a globo de helio y envía imágenes de vuelta a la Tierra.

Desde entonces la universidad abrió una estación terrestre amateur para estudiar los satélites en órbita y hacer contacto con la estación espacial internacional, también instalaron antenas UHF y VHF y planean lanzar otro CubeSat el 2018 explicó Bennet.

"Las personas ven la ciencia espacial como lanzar cohetes u observar galaxias lejanas, pero en realidad mucho tiene que ver con relacionarse con la Tierra y observarla" agregó el ingeniero de instrumentos de la NASA, Jon Rodriguez.

"La frontera de la ciencia es ilimitada"

Enclavado en el último piso, entre las salas de clases y los laboratorios de ingeniería, el epicentro de la iniciativa espacial de ANUC es un pequeño y modesto cuarto. Varios monitores a un lado son parte de la estación terrestre, mientras un prototipo del CubeSat y una pizarra con ideas escritas llaman tu atención al otro lado del cuarto.

"Recuerdo la primera vez que escuchamos una voz" dice Bennet, "Estábamos aquí una tarde siguiendo satélites… entonces lo encendimos y pudimos escuchar una voz. No es muy común en nuestra región escuchar la señal en vivo de una voz. Estábamos muy felices, estábamos saltando".

Esta emoción por la ciencia espacial fue estimulada por el gobierno de Ghana, quienes el 2011 lanzaron el Instituto de ciencia espacial y tecnología de Ghana (o GSSTI por sus siglas en inglés). Siguieron el camino de otras naciones africanas al promover los programas de ciencia espacial y buscar en la última frontera una ayuda para los problemas locales que ocurren en la Tierra.

Un edificio de ANUC en Koforidua, el que alberga las iniciativas de ciencia espacial de la universidad. Imagen:

Al acercarme a las puertas de la Comisión de energía atómica de Ghana y luego de pasar frente a dos guardias, entro a un largo pasillo y aparece un grupo de edificios que no se veían desde el camino.

Personas vistiendo delantales blancos y trajes caminan sobre el césped a medida que personal del GSSTI me pasea por el complejo. El trabajo de desarrollo está ocurriendo pero se mantiene secreto durante mi visita. La conversión de una antena satélite de 32 metros en un telescopio como parte de su proyecto de astronomía está fuera de limites, pese a que GSSTI dijo que estará completado en junio.

Ademas de revelar un telescopio y un centro astronómico en colaboración con el gobierno de Sudáfrica, GSSTI tiene planeado enviar su primer satélite al espacio el año 2020. El gobierno asignó $38.5 millones en moneda local (unos $10 millones de dólares) en tecnología nuclear y de ciencia espacial durante el 2015, en un esfuerzo por aumentar su educación espacial y beneficiarse de sus propias imágenes satelitales.

A poca distancia en automóvil desde la Comisión de energía atómica de Ghana, se encuentra la escuela de graduados de la Universidad de Ghana donde trabaja el equipo de GSSTI, incluyendo a Eric Aggrey, un jefe de proyectos en el instituto.

"Las personas siempre han visto a la ciencia espacial tan solo como enviar un hombre a la luna" explica, "Yo estoy más interesado en el desarrollo humano… la mayoría de las veces nuestra enseñanza termina en una pizarra, pero ahora tendremos a personas practicando sus habilidades. Eso nos ayudará mucho".

Una antena instalada recientemente en el departamento de ciencia de la All Nations University College (o ANUC por sus siglas en inglés) en Korofidua, Ghana. Imagen: Iain Sutherland

El gobierno posee 20 personas en el equipo del Instituto, mientras la cercana Universidad de Ghana ha comenzado cursos de astronomía, al igual que la Kwame Nkrumah University en Kumasi. La iniciativa de ANUC actualmente emplea a seis personas y la escuela tiene la aspiración de comenzar cursos académicos en astronomía y ciencia espacial. Proyectos extensivos de educación espacial están ocurriendo en las escuelas primarias de todo el país.

Pero el valor del naciente programa espacial de Ghana no es sólo la educación. Actualmente la nación depende de imágenes satélites de compañías extranjeras, pero al tener sus propios satélites, Aggrey y los demás creen que tendrá importantes beneficios que se podrán ver en toda la sociedad.

"Si dios quiere, también lanzaremos nuestros propios satélites. En los próximos años podremos definir claramente nuestras necesidades y diseñaremos un satélite para cumplirlas" dijo Aggrey.

"Si poseyéramos nuestro satélite tendríamos un plan común respecto a la agricultura, degradación ambiental, tormentas… lo podremos utilizar para solucionar problemas locales" dijo Godfred Frempong, científico en jefe del Instituto de investigación de políticas en ciencia y tecnología (o STEPRI por sus siglas en inglés).

"En Ghana, por ejemplo, la minería ilegal está destruyendo nuestro medioambiente" continuó Frempong, "Entonces si tenemos un satélite en órbita lo podemos utilizar para determinar con precisión dónde ocurre esta actividad. Puede que no sea de interés para Estados Unidos, pero si lo es para nosotros".

La minería ilegal de oro es un gran problema en esta nación de África del oeste, con cientos de minas artesanales operando en todo el país. Pese a que existe un grupo gubernamental dedicado a esto, la posibilidad de tener un satélite hecho a medida para monitorear sus terrotorio puede ser muy significativo en esta pelea.

Aggrey de la GSSTI dice que las imágenes satelitales y los datos sobre el clima pueden ser utilizados para manejar de mejor forma los desastres naturales. Él cree que podría ayudar a prevenir tragedias como la que ocurrió en junio de este año, cuando al menos 25 personas murieron por las inundaciones de la capital, Accra. Los datos climatológicos también pueden tener impacto en la agricultura. La Universidad de recursos naturales y energía en la región central de Ghana es otra institución que quiere "entrar" al espacio y ofrecer soluciones a los muchos granjeros del país. La universidad comenzó su iniciativa espacial el 2012 y ya armó una estación en Tierra para recoger información meteorológica y del clima. Tienen pensado lanzar su satélite inaugural en Septiembre del 2016.

"El satélite servirá para mejorar nuestra predicción del clima" explicó Amos Kabo-Bah, director del Centro de observación e innovación terrestre de UENR. "En África la predicción del clima es un gran problema porque nuestras fuentes de datos no son muy buenas. Estaremos contribuyendo al desarrollo de la predicción de clima y el apoyo a los granjeros y agricultores".

Más de la mitad de la población trabaja en agricultura, por lo que poder mejorar los datos climatológicos tendría beneficios muy importantes.

"Podemos ver dónde habrá agua y dónde no, el tipo de cultivos, dónde crecen bien ciertos tipos de cultivos e incluso podemos detectar polución en los ríos" agregó Aggrey de GSSTI, "Podemos diseñar un satélite específico para Ghana".

La estación terrestre en la Universidad de energía y recursos naturales (UENR) en Sunyani, Ghana. Imagen cortesía de UENR

El centro fue construido con fondos gubernamentales y costó $1.5 millones en moneda local (cerca de $390.000 dólares) y se han unido a los departamentos gubernamentales de silvicultura, manejo de desastres y bomberos para aprovechar los datos del satélite.

"Tenemos intención de desarrollar algo con los datos que recibimos, lo llamamos índice de incendios forestales" dijo Kabo-Bah, "Queremos ser capaces de ver en todo África del oeste cómo es que ocurren los incendios forestales, queremos prevenirlos y enviar la información vía móvil a cualquiera que la necesite".

Pese a esto, una de los mayores desafíos para la industria espacial de Ghana todavía es hacer frente a las críticas sobre lo irresponsable que es el gobierno al estar gastando dinero en iniciativas espaciales en un país donde no existe un gran desarrollo urbano, la pobreza aun afecta al 20 por ciento de la población, la crisis eléctrica continua en todo el país y la corrupción es muy grande.

"Uno de los desafíos más grandes es que los ciudadanos de Ghana se entusiasmen con lo que hacemos" explicó Bennett.

"Estamos en un lugar del mundo donde es un desafío que las personas tengan dinero para comprar comida y ropa" agregó Benner, "Entonces para qué gastar dinero para crear satélites que tomen fotos si el mismo dinero podría haber sido utilizado para darle de comer a tantas personas. No creo que se comprendan los beneficios todavía".

El vecino país de Nigeria ya está recibiendo los beneficios de utilizar satélites. Su Agencia de investigación espacial y desarrollo lanzó el NigeriaSet-1 el 2003 y ahora opera varios satélites, los queutilizan imágenes para monitorear la actividad petrolera en el Delta del Níger, entre otras tareas.

Y otros en el continente están siguiendo sus pasos. Etiopía dio a conocer un observatorio espacial de $3 millones de dólares en junio, Kenya lanzó su programa especial el 2012 y está en proceso de construir un satélite junto a un consorcio ruso.

Queda por verse si la nueva industria espacial de Ghana continuará, pero todo parece indicar que tienen un futuro brillante a medida que los pioneros del espacio continúann desarrollando estas extrañas incursiones en ciencia espacial.

"No es que podamos competir con la NASA, pero vamos a desarrollar la infraestructura para beneficiarnos del conocimiento que tenemos aquí en Ghana, concluyó Frempong, director de STEPRI, "Las fronteras de la ciencia son ilimitadas"