FYI.

This story is over 5 years old.

nba

De cómo el legendario Tex Winter ayudó a los Golden State Warriors a ganar la NBA

Michael Jordan y Kobe Bryant triunfaron en la NBA gracias al sistema que desarrolló Tex Winter. Ahora, el antiguo entrenador ha sido testigo de cómo su triángulo ofensivo ha ayudado a los Warriors a ganar el anillo.
17.6.15
Photo by Kyle Terada-USA TODAY Sports

El histórico entrenador de 93 años está sentado delante del televisor en su silla favorita, en el amplio comedor de su bonita casa de Kansas. Con la mano va recogiendo palomitas de un cuenco, pero su atención está totalmente concentrada en la pantalla: nada escapa a su mirada, fija, incisiva, atenta a cada mínimo movimiento.

Su discurso parece limitado debido a un derrame cerebral que tuvo hace 6 años, pero a pesar de ello, el antiguo técnico continúa siguiendo el baloncesto con la misma pasión de siempre. Tex Winter quizás las haya vivido solo como espectador, pero aún su impacto en las Finales de la NBA ha sido decisivo —como decisiva ha sido su influencia en todos y cada uno de los partidos de los Golden State Warriors, el equipo que dirigió durante sus mejores temporadas.

Más baloncesto: LeBron James lo está haciendo todo

Hoy, la renovada influencia del mítico Winter se hace sentir a través del entrenador Steve Kerr y su ayudante Luke Walton, dos de sus más aventajados discípulos.

"Tex era increíble con los fundamentos del juego, con las jugadas básicas, con todo lo importante para el éxito del equipo", explicó Walton después de un partido de la serie final que enfrenta a sus Warriors con los Cleveland Cavaliers.

Publicidad

"Los Warriors intentamos jugar un baloncesto espectacular, pero trabajamos mucho con la herencia de Tex, sobretodo en los aspectos más básicos. Steve y yo intentamos que los chavales los tengan siempre en cuenta", asegura Walton.

Conocido por su triángulo ofensivo —que Phil Jackson usó en los Bulls y los Lakers para ganar los 11 anillos que sumó entre 1991 y 2010—, Winter era un maestro en todo lo relacionado con los fundamentos del juego, especialmente los movimientos de pies. Jugadores como Michael Jordan, Scottie Pippen y Kobe Bryant han admitido que deben mucho a sus enseñanzas.

La influencia de Winter en los Bulls era tal que el equipo de Illinois solía empezar los partidos con una intensa sesión de ejercicios básicos de pasos y de movimientos de pies muy rápidos. Los observadores los consideraban tan originales como fascinantes, y su impacto era evidente: poco después de su experiencia en el 'Dream Team' de los Juegos Olímpicos de 1992, Scottie Pippen le llegó a comentar a Jordan que el talentoso alero Clyde Drexler habría sido mucho mejor jugador si hubiese trabajado sus fundamentos con Winter.

"No aprendiste tú ni nada con Tex allí en Chicago, ¿eh, Michael?" "¡Quita, hombre!". Foto vía Reuters.

La obsesión de Tex con los fundamentos era tal, que durante años el legendario entrenador se quejó de que Jordan, a quien consideraba el mejor jugador de baloncesto del planeta, nunca lanzaba bien los pases al pecho. La afirmación irritó en su día a Michael —y aún lo sigue haciendo hoy.

"Hemos hecho lo que podíamos para conseguir que estos chicos usen el pase al pecho con las dos manos que Tex nos enseñó… a pesar de que prefieran pasársela por detrás de la espalda", afirma Walton con una sonrisa.

Publicidad

Más allá de los fundamentos, los entrenadores de los Warriors también utilizan los principios que llevaron a Winter a convertirse en un 'Hall of Famer' —los mismos que han permitido al equipo californiano hacerse con el anillo por primera vez desde 1975.

Cuando a Kerr le preguntaron si aprovechaba las lecciones de Winter en las Finales, el técnico rió: "Podría mencionar a Winter en cada acción. He aprendido mucho sobre baloncesto gracias a él y pasé años muy buenos bajo su guía en Chicago. Nosotros no utilizamos su famoso triángulo, pero en nuestro juego hay muchos conceptos suyos".

"Hemos intentado meter la filosofía de juego de Tex dentro de la cabeza de nuestros chicos todo lo posible", asegura Walton. "Realmente no usamos exactamente su triángulo, pero sí un modelo muy similar".

Esta realidad se hizo patente ya en el primer partido de las Finales, cuando los Warriors recurrieron a la puerta atrás para contrarrestar la agresividad de Cleveland en la defensa de las líneas de pase en el perímetro. Es una jugada muy básica que Winter sabía explotar como ninguno. Con este simple movimiento, los Warriors pudieron anotar 6 canastas fáciles que les permitieron vencer un partido que se les había complicado.

"Winter tenía la puerta atrás incorporada en su triángulo ofensivo. Las jugadas de ataque de los Warriors, en cambio, no están tan mecanizadas", explica Walton. El juego de los californianos no es tan sofisticado; aún hay margen de mejora.

Publicidad

"Observamos el juego de los rivales", relata Walton, "y descubrimos que nos dejarían mucho espacio para las puertas atrás. Esto no forma parte de nuestro 'playbook' original, pero si vemos que algo puede beneficiar a nuestro equipo, lo usamos. Decimos a los chicos que cada vez que les suban líneas de presión aprovechen la circunstancia para cortar hacia adentro y lograr canastas fáciles".

"Lo mejor del triángulo ofensivo de Tex es que forzaba a la defensa a dejar siempre algún espacio, a abrirse por algún lado. Nuestra intención es lograr precisamente eso. Si nos defienden muy abiertos para cubrir a nuestros tiradores, nosotros buscaremos cortar hacia el interior para meter un balón dentro a un hombre libre", prosigue el segundo entrenador de los Warriors.

"No usamos esquemas automatizados, sino que intentamos adaptarnos y mejorar día a día. Pasamos mucho tiempo trabajando los procesos con los chicos para que los entiendan y los apliquen cuando corresponda".

Cuando los Warriors se enfrentaban a una desventaja de 2-1 en las series, Kerr vio que su equipo necesitaba una sacudida e ingenió una fórmula para jugar más abiertos. La idea era confundir, aunque fuese momentáneamente, a la defensa de los Cavs —otra característica típica de Tex, un maestro a la hora de inventar sorpresas para los rivales. Golden State logró empatar las series y finalmente llevarse el anillo.

Michael Jordan comprobando si la cabeza de Steve Kerr era suficientemente ancha como para absorber todos los conocimientos que Tex Winter le intentaba meter dentro. Al parecer, Mike concluye que sí. Imagen vía Reuters.

Cuando planificaron la temporada, Kerr, Walton y su equipo analizaron el triángulo ofensivo de Winter y se dieron cuenta de que sería demasiado complicado aplicarlo en solo un año debido a su complejidad. Los Warriors, pues, optaron por ejecutar "el flujo natural entre zona débil y zona fuerte" de los San Antonio Spurs de Gregg Popovich, un sistema que Kerr conocía a la perfección tras su paso por el equipo tejano.

"Cuando llegamos al banquillo de los Warriors, éstos ya eran un equipo bueno, así que quisimos quedarnos con todo lo que hacían bien y sencillamente añadir lo que les faltaba", explica Walton. "La idea no era venir y cambiarlo todo".

Publicidad

El toque de Winter, sin embargo, sigue siendo evidente. El triángulo ofensivo busca generar un desequilibrio en el lado débil juntando a tres jugadores en el lado fuerte: un buen 'cañonero' abierto puede hacer muchísimo daño aprovechando el sistema. Jugadores como Kobe Bryant o Michael Jordan son una buena prueba de las posibilidades que ofrece el triángulo a los cracks capaces de partir del lado débil.

"Alimentamos las esquinas", asegura Walton cuando se le pregunta en qué momentos los Golden State se aprovechan del triángulo. "Usamos esa zona del campo de una forma similar al sistema del triángulo. De hecho, hay un montón de ideas que parten de allí que nosotros hemos heredado".

El triángulo de Tex Winter, además, irá entrando cada vez más en el 'playbook' de los Warriors: "Mejoramos año tras año", dice Walton. "Intentamos alcanzar una buena aplicación del triángulo. Como aún estamos en el primer año, solo hemos intentado aprender lo básico."

Mientras tanto, Winter seguirá viendo el televisor sentado en su sofá de su casa, donde viven él y su esposa Nancy con su hijo y su nuera. El maestro tejano disfrutó de muchos éxitos como entrenador del equipo de la universidad de Kansas State y aún hoy sigue recibiendo muchas visitas de sus antiguos jugadores.

"Tex pasa la mayoría de su tiempo sentado en su silla favorita viendo la NBA por la televisión", explica su sobrino Norm Winter. "Desafortunadamente, tiene dificultades para hablar tras el derrame y sólo puede expresarse con cadenas breves de palabras. Sin embargo, parece entender todo lo que se le dice."

Según Norm Winter, Tex le dio a Kerr un acceso especial a su biblioteca y a su filosofía de baloncesto cuando el jugador nacido en Beirut formaba parte de los Bulls. La esposa de Tex, Nancy, aseguró una vez que Kerr era "el jugador que más le recordaba a Tex sobre la pista".

La conexión parece tan fuerte que cuando Winter fue añadido al Hall of Fame en 2011, su sobrino Norm bromeó con Kerr: "Tú eres la versión joven de Tex Winter, ¿no?".

"Kerr sonrió," asegura Norm Winter, "y sé que se lo tomó como un cumplido sincero".

Tras conseguir el primer anillo para los Warriors en 40 años, Kerr mantiene esa misma sonrisa en el rostro: sabe que su éxito, en gran parte, se debe a la herencia del legendario maestro Tex.