Esta campaña podría cambiar la pesca comercial para siempre

FYI.

This story is over 5 years old.

Esta campaña podría cambiar la pesca comercial para siempre

¿Qué pasaría si pudieras rastrear los orígenes de los mariscos minuto a minutos, desde el momento que llegan al puerto?

Es probable que nunca te sentaste en el restaurante a preguntarte si el cerdo del menú era cerdo realmente. No estarías muy tranquilo si la res que estás consumiendo fuera caballo. Entonces, ¿por qué todavía tenemos que lidiar con las aguas turbias en la industria de mariscos? Si esta campaña en Kickstarter tiene éxito, (eventualmente) dejaremos de hacerlo.

Dock to Dish —una colección de programas de suministro de mariscos comunal en ciudades de Estados Unidos, Canadá y Costa Rica— quiere acabar con el fraude de los pescados y mariscos al crear un sistema de rastreo para que los clientes de restaurantes puedan rastrear sus alimentos. La organización necesita recaudar $75.000 dólares para finales de marzo para lograr su objetivo.

Publicidad

"Tenemos la misión de arreglar el sistema de abastecimiento de pescados y mariscos con nuestros sistemas cooperativos únicos y los últimos avances tecnológicos", se lee en la página de campaña. "Ahora te invitamos a unirte en nuestro viaje para lanzar Dock to Dish 2.0 la cual hará que el rastreo de precisión sea una realidad y llevará el abastecimiento de mariscos local a la era digital".

El chef Michael Cimarusti, el hombre detrás de Providence y Cape Seafood and Provisions, fue el primero en adoptar el programa piloto de Dock to Dish en LA en 2015, y ahora está haciendo lo que puede para promocionar la campaña en Kickstarter.

Chef Michael Cimarusti. Foto por el autor.

"Éste es el tipo de plan —tecnología de localización y rastreo— que nos ayudará a combatir el fraude de la industria", le dijo a MUNCHIES. "Me parece que es el tipo de plan que funciona y podemos probar lo que se puede hacer si añadir un costo enorme a los propios pescados y mariscos, o sin crear mucha conmoción en el sistema, probablemente será algo que pueda llegar cada vez más arriba en la cadena de producción".

Entonces, ¿cómo funciona? Todo comienza en un muelle. Un pescador entrega su pesca, luego ésta se coloca dentro de una bolsa de plástico con un código de barras.

"La persona que recibe el producto lee el código de barras y la información queda registrada en torres de celular. Puedes seguir el pescado, las bolsas, hasta el destino final y todos los sitios intermedios".

Publicidad

Debido a que la información se transmite a través de torres celulares y no vía satélite, la ubicación se actualiza cada cinco minutos. "Es lo más exacto que se puede conseguir", dijo Cimarusti.

La campaña va a lanzar el sistema de rastreo en las zonas marcadas Dock to Dish en Montauk, Nueva York, con la esperanza de recibir más apoyo con el tiempo.

"Dock to Dish es un programa muy pequeño y está creciendo", dijo Cimarusti. "Cuando lo consideras en la escala del sistema de mariscos, es una pieza realmente pequeña. Pero yo creo que ahí es donde comienza el cambio".

Para Cimarusti, los mariscos rastreables son una necesidad evidente. Hemos llegado a un punto en que los movimientos como el comercio justo y la comida orgánica son lugares comunes. Los consumidores quieren saber de dónde provienen los huevos que consumen, ahora Cimarusti y Dock to Dish quieren que suceda lo mismo en la industria de los mariscos.

"Me parece que ya es hora de aplicar todos los valores que nos trajeron hasta este punto, en el que hay una gran demanda en el mercado por carne orgánica o carne libre de antibióticos o carne sin hormonas, o productos que no sean transgénicos", dijo Cimarusti.

"Definitivamente existen movimientos en cada sector del sistema alimentario, en los cuales los consumidores han creado una oleada de demandas a las que el mercado ha respondido. Me parece que los mariscos son el siguiente sector donde habrá movimientos. Eventualmente llegaremos a un punto en el que el mercado responda a nuestras demandas, queremos saber dónde estuvo el pescado y queremos estar seguros de que estamos recibiendo lo que pagamos. Con un poco de suerte llegaremos hasta ese punto".