Un restaurante prohíbe el aguacate por ser demasiado básico

“El aguacate es un complemento. Y el equipo de este restaurante cree que es momento de dar protagonismo a otras estrellas culinarias”.
26.3.17
Photo via Flickr user Dee Bamford

Hoy en día, los aguacates son están en boca de todos. No puedes hablar de la grasas saludables que existen en el mundo de la gastronomía sin aludir a esta deliciosa fruta. El internet está atiborrado de imágenes y RECETAS DE AGUACATE en todas sus versiones, Starbucks ofrece un poco de aguacate para su sección de alimentos refrigerados por $1 dólar extra. Solo el día de ayer, tuve que contenerme de asaltar a una mujer que llevaba una playera que decía "Let's Avo-Cuddle". Es por eso que Firedog, un restaurante londinense, debe ser admirado —y hasta condecorado— por resistirse a la popularidad del aguacate.

Publicidad

Firedog, un nuevo restaurante en Londres, ha instaurado la prohibición del aguacate, excluyendo la fruta por completo de su menú. "Nuestra misión es reinventar la escena culinaria de Londres, que ha usado aguacates hasta el cansancio. Francamente estamos hartos de verlo en cada menú para desayunos o brunchs", dijo George Notley, chef ejecutiva de Firedog.

LEER MÁS: Está por abrir el primer restaurante dedicado al aguacate

Notley habla en serio, sin importar la popularidad del aguacate. "La gente queda en shock cuando se entera [de la prohibición], ya que el aguacate es una fruta muy popular para acompañar desayunos, almuerzos y comidas; pero se les olvida rápidamente cuando prueban nuestro menú único", comentó Notley a MUNCHIES. "El aguacate es un complemento. Y el equipo de este restaurante cree que es momento de dar protagonismo a otras estrellas culinarias".

En lugar de ofrecer incontables variantes de otras frutas, el menú de Firedog presenta los favoritos de Medio Oriente, opciones menos comunes pero deliciosas como el halloumi asado, la salchicha sujuk y un desayuno meze impresionante que podría debilitar las patas de la mesa antes de que puedas terminar de comer. (Está inspirado en el restaurante Su'dan de Alaçati, una ciudad costera de Turquía; o sea, ¿no suena más emocionante ésto que comer un montón de aguacates con pan tostado?).

Y eso sin mencionar que Firedog es completamente anti-hipster: el sitio web tiene links para la lista de reproducción en Spotify que tocan en el establecimiento y, como señala Conde Nast Traveler, también cuenta con otras opciones de moda como el matcha. Pero, Dios mío, al menos Firedog no está ayudando a incrementar la locura por el aguacate que se ha apoderado de la sociedad occidental.

Según el Agricultural Marketing Resource Center, el consumo anual de aguacate en EE.UU ha pasado de 0.5 kilos por persona al año en 1989 a 3 kilos per capita en 2014. Y algo similar ocurre en tierras inglesas, donde está Firedog: al año pasado, The Telegraph reportó que los británicos estaban comprando más aguacates que naranjas, por primera vez en la historia.

Notley dijo que la prohibición no tiene fecha límite. "[Seguirá en pie] mientras haya otros sabores e ingredientes favoritos de Firedog", dijo. "Que vivan la granada y el betabel".

Más bien quiso decir, que viva todo lo que no sea aguacate.