Hablamos con la creadora de las gelatinas con el rostro de los senadores mexicanos

La peculiaridad de estas gelatinas es que prácticamente puedes comerte a cualquiera que te pase por la mente: ¿Tu ex novio? ¿Donald Trump? ¿Tu suegra? No hay límites.
20.12.16
Foto del Facebook de Repostería Vadami.

A principios de diciembre los senadores de México comenzaron a recibir regalos como el aguinaldo ($140,000 pesos), varias otras prestaciones e imaginamos, alguna canasta navideña.

Dentro del saco de Santa quizás el objeto más original y polémico —pues Twitter explotó con comentarios— fue el que la senadora Martha Palafox, del Partido del Trabajo (PT), mandó a sus compañeros: gelatinas con el rostro de cada uno de ellos.

Publicidad

A pesar de que la senadora explicó a varios medios que lo había hecho por regalar algo de Navidad a los legisladores y de paso, apoyar "a un grupo de mujeres artesanas", en realidad la dueña de esta microempresa familiar es Liliana Contreras.

MUNCHIES en Español le llamó a su casa en Celaya, Guanajuato, y charlamos con ella.

Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Gelatina de la Senadora Anabel Acosta del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Liliana Contreras de 36 años se dedica a cuidar su hogar y preparar gelatinas desde hace 13 años. Durante 10 años las hizo únicamente para su familia, hasta que convirtió esta actividad culinaria en su negocio.

Un día uno de sus postres llegó a manos de la senadora Martha Palafox, quien gastó $24,130 pesos por la producción de 127 gelatinas ($190 pesos por cada una) que dijo, pagó con sus ganancias por la venta de pavos —sí, tiene un criadero pavos en Tlaxcala, entidad por la cual es senadora—.

Palafox contó en una entrevista a El Universal, que durante una fiesta infantil entre postres de superhéroes, vio una gelatina con el rostro del cumpleañero impreso, y pensó en hacerles ese delicioso detalle a los senadores de todos los grupos parlamentarios. Entonces, contactó a Liliana para pedirle las gelatinas. Todas tienen el escudo del Senado de la República, una foto con el rostro de cada legislador y gelatina con los colores de su bancada; por ejemplo, las destinadas a los miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI) son verde, blanco y rojo, o las del Partido Acción Nacional (PAN), blanco con azul.

Publicidad

Nunca es tarde el bien cuando llega. Gracias comadre @MarthaesMorena por mi gelatina y por el retoque en la foto. Besos. pic.twitter.com/WFfJerXHti

— Marco Blásquez (@marcoblasquezbc) December 15, 2016

"Me pareció una labor titánica, pero fue muy agradable ver que personas que conocen lugares y culturas distintas puedan valorar y admirar mi trabajo", me cuenta Liliana respecto a su experiencia con la senadora del PT.

Repostería Vadami es la marca de Liliana, un acrónimo formado con la primera sílaba de los nombres de sus hijos: Vania, Dariel y Miranda quienes, según me cuenta, son lo más importe de su vida.

La cocina de Liliana, que es originaria de Celaya, es una pequeña fábrica donde prepara estas gelatinas con la ayuda de impresoras, jeringas, grenetina y mucha creatividad.

Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Gelatina de la Senadora Laura Rojar del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN). Foto del Facebook de Repostería Vadami.

La peculiaridad de sus gelatinas es que prácticamente puedes comerte a cualquiera que te pase por la mente: ¿Tu ex novio? ¿Donald Trump? ¿Algún personaje ficticio? ¿Tu suegra? ¿El escudo de tu equipo favorito de futbol? Lo que tu imaginación dicte. No hay límites, todo puede ser cuajarse con varias horas en el refrigerador.

LEER MÁS: Cómo es ser un escultor profesional de quesos

"Además de ricas tienen que verse muy bonitas", me dice Liliana. Después de aciertos y errores, me explica que fue complicado encapsular la imagen dentro de la gelatina sin que pareciera un parche que se arruinara con la primera mordida. Según Liliana, la clave es utilizar la cantidad de grenetina suficiente para no alterar el sabor ni la textura y, de preferencia, imprimir las fotografías en obleas de arroz.

Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Gelatina de tres leches con el escudo del Club Universidad Nacional, conocido como "Los Pumas" de la UNAM. Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Fue su tío quien la motivó a combinar gelatinas de leche y agua utilizando la técnica de impresión e inyección al mismo tiempo. Así nació una de sus creaciones favoritas: la gelatina de Los Beatles con la bandera de Inglaterra como fondo.

Hizo muchas similares y el cuarteto de Liverpool fue su "padrino", pues comenzó a hacerla popular, Facebook le dio un empujón y, ahora la senadora Palafox, otro. En Celaya no tiene mucha demanda, sin embargo sus ventas han aumentado en la Ciudad de México, Tlaxcala, Ixtapa y Tuxpán, en Veracruz, de donde consigue sus proveedores tanto de materiales como de ingredientes.

LEER MÁS: El Negrito desapareció porque era políticamente incorrecto

Mención aparte merecen las gelatinas con detalles de flores dentro, en las cuales utiliza una técnica distinta y mucho más laboriosa. Esta Navidad sacó una especial con la flor de nochebuena.

Foto del Facebook de Repostería Vadami.

Liliana me cuenta que aún le falta darse conocer, pero el haber repartido 127 gelatinas durante 11 días —tiempo en el cual permaneció en la Ciudad de México— le dio la suficiente publicidad para sentirse orgullosa de su trabajo.

Espera que el negocio prospere y así poder continuar grabando historias en gelatinas.

¡Por lo menos alguien en México se ha visto beneficiado por la decisión de un legislador!