Publicidad
cáscaras literarias

El héroe trágico moderno que se atrevió a desafiar a Mayweather

Arturo Gatti siempre será recordado como uno de los boxeadores que entregó su cuerpo y su alma en el ring. Su pelea ante Mayweather lo convirtió en el héroe trágico de nuestro tiempo.

por Juan Regis
17 Marzo 2016, 5:45pm

Foto de Al Bello, Getty Images

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Esa noche de junio de 2005, Arturo Gatti tenía una misión casi imposible. El boxeador se estaba a punto de enfrentar al mismísimo diablo y conocía perfectamente la superioridad de su oponente. Sabía que era veloz, que golpeaba con mucha fuerza y que, además de lo difícil que era cazarlo, era extremadamente fácil recibir un contragolpe en las costillas, en el estómago o en la mandíbula.

A pesar de la profecía, Gatti salió al ring, ovacionado por un público que deseaba verlo erigirse como el ganador de la velada y defender una vez más su cinturón superligero del CMB.

Más lucha: ¿Es Conor McGregor el nuevo gran deportista 'pop'?

En la otra esquina le aguardaba su contrincante —Floyd Mayweather Jr., el claro favorito—, que debutaba en la categoría de los superligeros para intentar conquistar un cetro más y seguir escribiendo su historia, que culminaría con letras de oro en septiembre de 2015 .

Un dios y un héroe (trágico) estaban a punto de enfrentarse en combate desigual en el Boardwalk Hall de Atlantic City, en EEUU. El primero tenía el poder de manejar los hilos del destino, darle forma y acomodarlo a su conveniencia. El segundo solo vivía con un objetivo: borrar lo que ya estaba escrito de antemano, lo que parecía inevitable.

Para entender a Arturo Gatti como héroe trágicoen aquel combate tenemos que remontarnos a la Antigua Grecia. Corría el año 496 a.C.; en un poblado cercano a Atenas, de nombre Colono, nació una de las figuras literarias más destacadas del teatro de la tragedia. Llevó por nombre Sófocles.

Mayweather conecta un increíble gancho de izquierdas en el quinto round. A Gatti ya no le quedaban fuerzas, pero seguía de pie, como buen héroe. Imagen vía Reuters

Si no estás familiarizado con su nombre, este artículo hasta podría parecerte un tanto aburrido o pretencioso. No obstante, sus obras —en especial Edipo Rey— son textos literarios tan entretenidos como aquella velada de 2005 en la que Gatti se llevó una de las mayores humillaciones de toda su carrera.

En pocas palabras, y intentando resumir la obra magna de Sófocles, el héroe trágicoes aquel que confronta un destino fatal sin saberlo, pues cree que ha logrado burlarlo sin saber que todas las decisiones tomadas para evitar dicho destino son, en realidad, parte de lo que ya estaba escrito. La única opción que tienenuestro héroe es luchar contra lo imposible y aprender de todo lo que los dioses le tienen reservado.

El protagonista de Edipo rey, escrita por Sófocles, es el arquetipo del héroe trágico. En resumen, la obra trata de un rey, Edipo, a quien el oráculo —los griegos de la Antigüedad solían consultarlos para todo tipo de cosas— le informa de que cuando crezca matará a su padre y se casará con su madre. Para impedir la realización de la profecía, los padres de Edipo lo abandonan en una montaña para que muera, pero es recogido por otras personas que lo adoptan como su hijo.

"Floyd, no se trata de ganar o perder, sino de luchar y resistir", piensa Gatti mientras Mayweather está a punto de darle el enésimo puñetazo de la noche. Imagen vía Reuters.

Cuando Edipo madura escucha de nuevo la misma profecía y decide escapar para evitar la tragedia, creyendo que huye de sus padres biológicos. Durante su exilio, mata a un viajero... sin saber que en realidad era su padre. Después libera a la ciudad de Tebas del tormento de la Esfinge: de esta forma consigue el trono de la ciudad y termina casándose con la reina viuda —que resulta ser, como era de prever, su madre.

Cuando finalmente se entera de que la profecía se ha cumplido punto por punto, la rabia le empuja a vaciarse los ojos y permanecer ciego de por vida. Por decirlo en términos modernos, toda la obra es un gigantesco mindfuck.

Igual que Edipo, Arturo Gatti se aventuró a salir al ring con la intención de revertir un destino que muchos ya habían predicho. Si bien es cierto que, en el boxeo, un golpe o uno de esos movimientos que se hacen cuando un luchador está a punto de rendirse puede revertir el resultado de la pelea, los primeros asaltos despejaron cualquier mínima esperanza que alguien tuviera.

El destino ya estaba escrito.

En el segundo round, Floyd había conectado 20 golpes de los 34 lanzados, mientras que Gatti solo 2 de 10. Gancho de izquierda, recto de derecha, de nuevo la izquierda. Todo a favor de 'Money'. La predicción comenzaba a tomar forma una vez más.

Durante toda la pelea —seis rounds, hasta que el equipo de Gatti decidió detener la masacre—, 'Thunder' se vio desconcertado y ampliamente superado, pero jamás se dio por vencido. No le importó soportar el vendaval de combinaciones de Floyd, ni los gritos del público cada vez que este conectaba sus descarados golpes sobre su ya maltrecho cuerpo.

Él quería enfrentar su destino con la cara en alto y ser recordado como un mártir del ring y un héroe que luchó hasta el final contra su trágico destino. De todas formas, su reputación como guerrero no estaba en peligro, puesto que nadie dudaba de su valía desde que protagonizó una de las trilogías más emotivas y representativas del amor hacia esta profesión junto a Micky Ward.

Lo que para Edipo fueron años de exilio cumpliendo su destino, para Gatti fueron poco menos de 30 minutos. El hado había emitido su sentencia y el público era un simple espectador más de su capricho. A Gatti le quedarían tres peleas más antes de colgar los guantes en 2007, pero lo que nadie imaginó es que su vida, similar a su enfrentamiento contra Floyd Mayweather, concluiría de una manera infortunada.

En 2009 encontraron el cuerpo sin vida de 'Thunder' en un hotel de Brasil donde pasaba las vacaciones con su esposa y su hijo de diez meses. Las primeras pruebas señalaron a su esposa como la presunta homicida, pero conforme la investigación fue avanzando, declararon que Gatti se había suicidado. El héroe trágico no pudo, como en la Antigüedad, superar su propio destino.

Sigue al autor en Twitter: @el_galactico_re