FYI.

This story is over 5 years old.

Envision: más que un festival, una alternativa de vida ante tiempos inciertos

Una comunidad en la jungla te espera para sumarte a su resistencia.

Este artículo fue publicado originalmente en Thump, nuestra plataforma de música y cultura electrónica. 

Las tarjetas de presentación han ido quedando poco a poco en el pasado. Mientras unos se presentan a sí mismos con palabras, existen otros, como la banda de Envision en Costa Rica, que prefieren hacerlo a través de hechos; en este caso, a través de su festival anual.

En Envision, la celebración y la música se usan como medios para acercar por unos cuantos días a la gente al modo de vida sustentable que llevan el resto del año los involucrados en el proyecto. Un proyecto de vida que integra todos los pilares fundamentales del desarrollo humano para vivir en armonía girando en torno a un eje principal: la comunidad.

Publicidad

No te confundas, aun cuando el enfoque principal de este festival es la naturaleza, la alineación musical no deja de ser sorprendente, con Opiuo, Acid Pauli, Blon:Ish, Nicola Cruz, entre otros abanderando la escena electrónica en el evento.

Desde sus inicios como una pequeña fiesta de 500 personas hasta convertirse en una comunidad referente de vida sustentable y permacultural en Centroamérica y el mundo, detrás de esta idea se encuentra Matt Siegel, CEO de esta comunidad tropical.

Platicamos con él acerca del porqué este tipo de festivales son importantes en estos momentos de crisis social, sobre la esencia del festival, lo que viene nuevo para esta siguiente edición y sobre su participación en el esperado Global Eclipse Gathering en agosto —una fiesta de una semana en Oregón donde colaboran 11 festivales del mundo y donde se podrá apreciar un eclipse solar total—.

Fotografías: tomadas de la página oficial de Envision

Thump: ¿Cómo nació el Festival Envision?
Matt Siegel: Fue de hecho una cuestión de serendipity, un encuentro de varios grupos de personas haciendo cosas increíbles a la vez alrededor del mundo. Yo estaba viviendo en Estados Unidos en ese tiempo, me dedicaba a las finanzas pero después del colapso financiero fui a Costa Rica con los otros dos cofundadores, Jess y Justin, buscando tierras y socios para producir un festival ahí. Nos recomendaron buscar a Josh, quien había producido un concierto en un campo de futbol soccer un año anterior, pues seguramente tendría buenas conexiones. Fuimos a su restaurant y de casualidad estaba ahí esa noche —él vive en una granja permacultural en las montañas—. Nos invitó a su cuarto y nos quedamos hasta las 4 de la mañana hablado de esta idea de un festival.

El conocía a Stephen Brooks y Sarah Wu que son dos de los otros fundadores. Ellos son los gurús de la permacultura en Centro América, tienen una increíble escuela de permacultura en el Caribe. Josh quiso incluirlos en la parte educativa de las cosas y de pronto, tuvimos este equipo perfecto. Josh en la parte de conocimiento de producción, yo tenia el background de negocios y marketing; y Stephen tenía el lado educativo, así que nos juntamos y nos pusimos a trabajar. Eso fue en noviembre de 2009 y produjimos el primer evento en marzo del 2011.

Platícame un poco de la evolución y crecimiento del festival. ¿Ha sido notorio el incremento de asistentes a este tipo de eventos?
Definitivamente no ha sido fácil. Ese primer festival fue en el patio trasero de uno de nuestros socios. Y digo, todos teníamos alguna experiencia en producción de eventos pero ninguno había producido un festival en forma. Ese primer año tuvimos 400 o 500 personas. Fue pequeño, teníamos un pequeño escenario de bambú y la vibra fue increíble. Nació esa esencia de Envision, que se quedó con nosotros durante todo este tiempo.

Lee la entrevista completa en Thump.