Brigadista en zona de incendio
Un brigadista toma un descanso mientras combate un incendio en Chapada Diamantina. Foto por Açony Santos

Voluntarios luchan contra los incendios en Brasil porque el gobierno no hace nada

"No esperamos que el gobierno actúe. Simplemente hacemos nuestro trabajo".
ÁG
traducido por Álvaro García
LC
traducido por Laura Castro
DS
traducido por Daniela Silva
2.3.20

Artículo publicado originalmente por VICE Canadá.

Esmeraldo Alves Sena Júnior siempre está al pendiente de los incendios. Durante la temporada de sequía en el Parque Nacional Chapada Diamantina al noreste de Brasil, de septiembre a diciembre, se despierta todas las mañanas y examina automáticamente el cielo. Si ve humo, salta de la cama, empaca su bolso con lo esencial: agua y comida para unos cuantos días, algo de ropa básica resistente al fuego, gafas, palas y bombas enormes. Luego manda un mensaje de WhatsApp, haciéndoles saber a los demás que llegará a la zona más tarde en el día. Por lo general, al principio se le unen otras cuatro o cinco personas y a menudo se trasladan a pie para llegar a las zonas a las que no puede accederse en automóvil, para luchar contra los "dragones llameantes".

Sena, de 37 años, es un guía turístico durante el día y un brigadista —un bombero voluntario que combate los incendios del parque— por la noche. Junto con otros hombres y unas cuantas mujeres, ha aprendido a combatir incendios en una región y un terreno que conoce íntimamente, poniendo en riesgo su vida sin ningún tipo de remuneración, reconocimiento, ni apoyo del gobierno.

Brigadistas take a break after putting out a fire, waiting to see whether it will start up again. Photo by Açony Santos

Brigadistas tomando un descanso después de apagar un incendio, en espera de saber si volverá a propagarse. Foto por Açony Santos

En su mayoría son guías turísticos locales quienes no están entrenados para combatir incendios; pasan la mayor parte de su tiempo conduciendo a los visitantes por senderos que llevan a algunas de las cascadas más grandes e impresionantes de Brasil.

Con 1.520 kilómetros cuadrados, el Parque Nacional Chapada Diamantina mide aproximadamente el doble del tamaño de la ciudad de Nueva York. Busquen #ChapadaDiamantina en Instagram o Facebook y podrán ver montañas y cañones, tierras extensas, sabanas rocosas y abundantes cascadas y cuevas que atraen a turistas de todo el mundo. Sena vive en Lençóis, la "capital de la Chapada" en el extremo noreste del parque, un área que atrae a la mayoría de los turistas.

Muchos excursionistas insisten en tomarse fotos en los paisajes vírgenes, dijo Sena, pero no saben lo que sucede tras bambalinas ni las medidas necesarias para preservarlo.

Durante la temporada de sequías, los brigadistas pueden pasar hasta cuatro o cinco días seguidos luchando contra los incendios, volviendo a casa para descansar unos cuantos días antes de empezar otro turno. Pero en años de sequía extrema, como 2008, 2009 y 2015, pueden permanecer fuera durante semanas e incluso meses, dejando de lado su trabajo remunerado.

Sena, o Mel como se le conoce localmente, es presidente de la Brigada Voluntária de Lençóis, una asociación de bomberos voluntarios fundada por su padre hace 27 años. Con una población de 11.445 habitantes, todos en el antiguo pueblo minero se conocen entre sí y todos conocen los negocios de los demás.

Aunque los incendios no han sido tan malos en tiempos recientes debido a una mayor cantidad de lluvia durante todo el año, si no fuera por los brigadistas que dedican su tiempo, energía y recursos a preservar y proteger el parque, todo quedaría calcinado, dijo Sena.

Mel Alves Sena’s brother Cinho points to a line of fire in December 2015 that he ended up fighting the entire night. Photo by Açony Santos

El hermano de Mel Alves Sena, Cinho, señala un incendio en diciembre de 2015, el cual terminó combatiendo toda la noche. Foto por Açony Santos

En septiembre de 2015, los incendios en el parque ardieron durante aproximadamente tres semanas antes de que el gobierno estatal interviniera, consumiendo grandes áreas que eventualmente afectaron a cerca de la mitad del parque. En las semanas y meses que siguieron, los brigadistas pasaron largas horas en los senderos grumosos, cargando equipo viejo y vistiendo ropa resistente al fuego (gran parte de la cual fue donada a través de programas del gobierno local), sin comida durante horas y, a veces, sin agua, para evitar que los incendios arrasaran todo a su alrededor y de lo cual dependían para su subsistencia.

Cuando el gobierno finalmente respondió, envió un helicóptero para rociar agua y llevó a un grupo de bomberos traídos de El Salvador, la urbe más cercana. Pero los brigadistas generalmente emprendían el camino de regreso a pie, dijo Sena.

A brigadista looks on as a government-funded helicopter drops a bag of water on the active flames in January 2016. Photo by Açony Santos

Un brigadista observa cómo un helicóptero financiado por el gobierno deja caer una bolsa de agua sobre las llamas de un incendio en enero de 2016. Foto por Açony Santos

Muchos de los padres de los brigadistas trabajaban en las minas de oro y diamante en Chapada Diamantina, incluido el padre de Sena. Aunque la región recibió protección estatal en 1985 y fue nombrada un parque nacional, había sido deforestada y explotada hasta entonces, por lo que aún se está recuperando.

Los padres de Sena se mudaron a Lençóis en busca de trabajo, y su padre se convirtió en garimpeiro (minero), mientras que su madre se dedicaba a la agricultura. Sena dijo que su padre pasaba más tiempo en la naturaleza que en la ciudad, aún cuando dejaba a uno de sus cinco hijos en uno de los senderos más famosos. Sus cinco hijos son guías turísticos y brigadistas.

"Nos enseñó a cuidar el medio ambiente, un trabajo que no tiene fin", me dijo Sena desde la humilde oficina de Lençóis. “La Chapada ha sufrido bastante, debido a la extracción de oro y de diamantes. Todo el parque ha sido trabajado, explotado… y además está el impacto de los incendios".

Sena dice que la tarea de los brigadistas es "transformar el agua en vino", transformar la cultura de destrucción que hubo durante la época de sus padres en una de preservación para sus hijos (él tiene tres hijas) y las generaciones venideras.

Después de pasar toda su vida como guía turístico, y luego como brigadista, Sena ha visto a muchas personas, principalmente turistas, sufrir lesiones graves e incluso morir. "Cuando estamos en la jungla, ya sea que luchemos contra las llamas o no, hay cobras por todas partes. Hay grandes posibilidades de que alguien salga lastimado; hay muchas cosas que podrían salir mal", dijo.

1582755844004-image8

Mel Alves Sena en la oficina de la brigada de bomberos voluntarios en Lençóis, la cual fue fundada por su padre. Foto por Emilee Gilpin.

Sena dijo que no ha habido muertes entre los brigadistas, aunque admitió que aún no conocen los efectos de la inhalación de humo a largo plazo. A pesar de los riesgos, el no tiene intención de renunciar. "Yo nací aquí. Crecí aquí, moriré aquí", dijo.

Cortando la cabeza del dragón

Açony Santos también creció en Lençóis, pero se fue por varios años para estudiar diseño gráfico en São Paulo. También es fotógrafo; muchas de las impresionantes fotos que aparecen en esta historia son suyas.

Açony Santos. Photo by Emilee Gilpin

Açony Santos, un brigadista, dijo que en los últimos años los incendios han sido particularmente graves. Foto por Emilee Gilpin.

Santos regresó a casa en 2015, justo cuando los incendios eran particularmente graves. "2015 fue un año memorable para nosotros, porque al gobierno le tomó mucho tiempo responder", dijo Santos.

También fue el año en que los brigadistas aprendieron a "cortar la cabeza del dragón", dijo Sena.

Los incendios en La Chapada se desarrollan formando un triángulo. Si logras controlar la punta del triángulo, puedes dispersar a tus grupos y abordar una línea a la vez, explicó Sena. Fue una técnica que aprendieron mediante la experiencia.

Brigadistas battle the dragon one night in November 2015. Photo by Açony Santos

Los brigadistas luchan contra el dragón una noche de noviembre de 2015. Foto por Açony Santos

Cuando los bomberos, los bomberos de la ciudad, llegan en avión desde Salvador u otras grandes ciudades cercanas, generalmente no saben mucho sobre este terreno agreste. Dependen de los brigadistas para que les muestren a dónde ir, cómo manejar a las cobras venenosas y cómo enfrentar el tipo de incendios que ocurren en la alta montaña, la jungla espesa o los arbustos escarpados.

Los bomberos tampoco saben mucho acerca de una cualidad especial de los brigadistas: el combate nocturno del fuego.

"Aquí, combatimos el fuego por la noche", dijo Santos. "Por la noche, hay mayores oportunidades de controlar el fuego porque la temperatura es más baja".

Los brigadistas de La Chapada ganaron mucho más reconocimiento hace algunos meses cuando fueron convocados para ayudar a apagar los incendios en el Amazonas, pues les enseñaron a los oficiales militares y las agencias gubernamentales sus técnicas para combatir el fuego en los arbustos escarpados, las cuales desarrollaron con mucho esfuerzo. Así lograron apagar incluso 10 kilómetros de fuego en una sola noche, según lo que me dijo un brigadista.

Brigadistas take a break from fighting fires to eat food volunteers have provided them. Photo by Açony Santos

Los brigadistas toman un descanso en el combate a los incendios para comer alimentos que los voluntarios les han proporcionado. Foto por Açony Santos

Los brigadistas dijeron que no podrían realizar su trabajo sin el apoyo de la comunidad. Cuando los incendios estaban en su peor momento, toda la comunidad de Lençóis se movilizó para ayudar, y la gente llevó frutas, verduras y otros artículos "para los brigadistas".

Se dice que Marta Érica Oliveira Ferrera es una "guerrera" en el corazón de la operación comunitaria. "Ella trabaja las 24 horas del día cuando los incendios están fuera de control", dijo Santos. "Cocina, trae comida, hace tareas administrativas, organiza reuniones y grupos".

Marta Ferrera speaks with a helicopter crew in November 2015. She has a fear of heights, she said, and went in the helicopter once, but prefers to stay on the ground. Photo by Açony Santos

Marta Ferrera habla con los tripulantes de un helicóptero en noviembre de 2015. Según cuenta, Ferrera le teme a las alturas y subió al helicóptero una vez, pero prefiere quedarse en tierra. Foto por Açony Santos

Cuando no está ayudando a los brigadistas, dirige su restaurante Feijão da Chapa y acaba de comenzar un proyecto de voluntariado para proporcionar alimento y hogar a docenas de perros callejeros.

"Siempre estoy a favor de la vida", me dijo Ferrera, cuando pasé por su restaurante, que solo abre los domingos.

Se crió en una familia que puso mucho énfasis en el cuidado de los demás. "Aprendí que no podemos esperar a que alguien más haga un cambio. Tenemos la obligación personal de ayudar ”, dijo.

Volunteers work in Ferrera’s kitchen preparing meals for the brigadistas. Photo by Aćony Santos

Voluntarios trabajan en la cocina de Ferrera preparando comida para los brigadistas. Foto por Aćony Santos

No siempre es fácil, admitió, especialmente siendo mujer. “Pero gracias a nuestra fuerza, coraje y determinación, las cosas también están cambiando para nosotras. Estamos ganando más respeto”, dijo.

"Tengo el máximo respeto por Marta", dijo Sena. "No podríamos hacer lo que hacemos sin ella y muchos otros".

El año pasado, los incendios forestales en el Amazonas que ardieron durante semanas despertaron una alerta internacional. Tanto el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Sales, minimizaron el papel del cambio climático y la deforestación causados por el ser humano, y en su lugar despidieron al ex director del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (INPE), criticando la precisión de los datos del instituto que enfatizaban cómo el dramático aumento de la deforestación condujo a incendios sin precedentes en el Amazonas.

Al igual que la situación política actual, los brigadistas están resignados. "Brasil es un banco de recursos naturales, y hoy tenemos un gobierno que quiere vender todo", dijo Santos. "Los incendios en el Amazonas fueron en su mayoría criminales, y el gobierno no persigue a las personas que los iniciaron, porque fueron utilizados para hacer espacio para plantar soja y expandir el negocio agrícola".

Tanto Açony como Sena señalaron recortes en los fondos para la preservación del medio ambiente desde que Bolsonaro se convirtió en presidente el año pasado. También ha sido muy criticado por sus comentarios sobre la "integración" de las comunidades indígenas con el resto de la población, y por poner recientemente a un ex misionero evangélico a cargo de trabajar con tribus aisladas.

A Sena también le gustaría ver más apoyo económico para los brigadistas en Chapada Diamantina. Si bien Sena y Ferrera dijeron que los brigadistas tienen una buena relación con Lençóis, necesitan el apoyo de todos los niveles de gobierno. (Los funcionarios de Lençóis no respondieron a una solicitud de entrevista). Cada ciudad tiene su propio grupo, sus propias historias. Con más apoyo, podrían invertir tiempo y energía en la prevención, dijo, utilizando un sistema de comunicación más fuerte, como la radio y los drones, para inspeccionar la cordillera donde en su mayoría no hay señal.

"Bolsonaro es un lobo disfrazado de oveja", dijo Sena. “El gobierno hace promesas, pero estamos acostumbrados a que no se cumplan. Nosotros no esperamos a que el gobierno actúe; simplemente hacemos nuestro trabajo”, dijo.

¿Pero por qué? ¿Por qué luchar tanto durante tanto tiempo, inhalando humo y poniendo sus vidas en riesgo, sin dinero?

A brigadista surveys a razed area still smoking in the park in January 2016. Photo by Açony Santos

Un brigadista examina una zona arrasada en el parque en enero de 2016. Foto por Açony Santos

Bailar con el dragón es un juego, dijo Sena. El fuego saca todo de ti: momentos de ira, miedo, hermandad y una alegría indescriptible.

"Lo hago porque amo la tierra", dijo Sena. “Me encanta vivir en un lugar limpio, verde y preservado, como cualquier otra persona. Es fácil de destruir; es rápido. Eso lo vemos con los incendios”.

No le importa que no le paguen. Su pago es poder bañarse en una piscina de agua preservada en un día caluroso, dijo. Y quiere que sus hijas conozcan la alegría, la libertad y el poder de la tierra.

No todos entienden esta conexión, dijo. No todos han "escuchado la voz de la cascada", pero algunos lo entienden.

A veces, cuando los bomberos, que están acostumbrados a trabajar un constante 9-5, salen a reunirse con los brigadistas, hay un choque cultural. Sena admitió que a veces ha sido difícil ver a las personas entrar y hacer un trabajo por el que se les paga y se van sin comprender o experimentar la inmensa presión que sienten los brigadistas que están estrechamente relacionados con la tierra.

Pero algunos de ellos lo entienden, dijo Sena.

“Respetamos a algunos de ellos porque lo sienten. Miran la tierra y ven el humo, ven la devastación, o ven la belleza de todo, y lloran”, dijo. "Les digo, está jodido, ¿no? Y lloran por la tierra”.

Emilee Gilpin es una nómada Michif (Cree-Métis) y periodista independiente que actualmente vive y trabaja en Bahía, Brasil. Le apasiona cubrir historias comunitarias de fortaleza y autodeterminación. Síguela en Twitter o Instagram.

Sigue a Açony Santos en Instagram.