Conoce a las compositoras que luchan por la igualdad en Hollywood
Ben Ruby

FYI.

This story is over 5 years old.

Conoce a las compositoras que luchan por la igualdad en Hollywood

Cuando de filmes taquilleros se trata, la industria cinematográfica es todo menos justa con las mujeres.

El domingo en la noche, la productora y compositora británica Mica Levi perdió el Oscar a la mejor banda sonora original contra Justin Hurwitz, el compositor de la banda sonora para La La Land. Mientras que algunos se la hubieran jugado por que la actual (y discutiblemente más aventurada) música para la película de Jacqueline Keneddy, Jackie, se llevara la estatuilla dorada a casa, su nominación igual fue sorprendente, teniendo en cuenta la historia de su categoría.

Publicidad

En los 81 años de historia que arrastra la Academia, las compositoras femeninas han sido nominadas solamente ocho veces a la mejor banda sonora original. Tres de esas nominaciones se las llevó Rachel Portman por las bandas sonoras de Emma (1997), The Cider House Rules (2000), y Chocolat (2001). La última mujer que ganó en esta categoría fue Anne Dudley en 1998, por The Full Monty. De las 250 películas que mayor dinero recaudaron en 2016, solamente la música del tres por ciento fue compuesta por las mujeres, de acuerdo con un estudio conducido por The Center for Study of Women in Television & Film. Los hallazgos del año pasado, que examinaron la representación del trabajo femenino delante y detrás de las pantallas en la industria cinematográfica, incluyendo directoras, escritoras, productoras, cineastas y editoras, demuestra que la participación de las mujeres es pobre en un Hollywood dominado por los hombres.

Mientras estas cifras parecen sugerir que las mujeres no han logrado salir con piezas taquilleras, la historia está aquí para demostrar lo contrario. La compositora y creadora de Switched on Bach, Wendy Carlos, fue responsable de la música de las películas de culto de Stanley Kubrick, _A Clockwork Orange _y__ The Shining, y Tron de Walt Disney. Todas tres fueron éxitos de taquilla en su época. Recientemente, tenemos a la compositora y productora Deborah Lurie, cuyos créditos incluyen a Footloose (2011) y a Dear John (2010). Las últimas dos le quitaron el puesto a Avatar de James Cameron, ganando $114 millones de dólares a nivel mundial. Aunque la banda sonora de la compositora canadiense Leslie Barber para Manchester by the Sea fue ingorada por los Oscar, el filme cosechó $60 millones de dólares. Considerando este tremendo esfuerzo, es claro que la falta de interés o de actividad no son la raíz del problema.

Publicidad

Hablamos con algunos de los compositores, supervisores musicales y miembros ejecutivos del Academy of Motion Picture Arts and Sciences, que luchan por restaurar la igualdad de género en la industria cinematográfica, para averiguar qué era lo que estaba creando las barreras y qué se puede hacer para romperlas.

Seguimos siendo la excepción, no la regla

Hace diez años, la compositora americana Suzanne Ciani charló con un agente de talentos de Hollywood acerca de oportunidades para escribir música para películas, pero la propuesta se frenó dado a los avances sexistas del agente. En ese punto de su carrera, la pianista clásica ya se había establecido hacía tiempo en la historia como una pionera del sintetizador modular. No era una extraña en la industria cinematográfica, ella había compuesto previamente el jingle de 1976 para Columbia Pictures, The Incredible Shrinking Woman, y había logrado muchas cosas más.

"Él de verdad me dijo que, con la condición de dormir con el, iba a tener su atención para escribir música para películas. Me reí. Pensé, ¿esto todavía pasa?," le cuenta a THUMP. "Yo pienso que éste tipo de cosas, éste tipo de insinuaciones sexuales, hace sentir muy incómodas a las mujeres porque las deslegitima. Las reduce a una no-entidad".

Con pocas mujeres manejando el poder de las decisiones ejecutivas en el sistema de estudios de Hollywood, se pueden limitar fácilmente las oportunidades para las mujeres, sin importar el punto de su carrera en el que se encuentren.

Publicidad

"Cuando trabajas en un estudio, la persona que dirige el departamento de música cinematográfica no tiene la decisión final. Como todos sabemos, hay películas que tienen un alto riesgo financiero", dice Tracy McKnight, una supervisora de música independiente y la actual cabeza de música cinematográfica de Lionsgate. "Cuando operas en filmes más grandes, hay muchas personas que toman esas decisiones, y lo que queremos es ver más mujeres en esos paneles para asegurarle oportunidades a otras mujeres."

Laura Karpman, compositora que fue la presidenta de la Alianza de mujeres compositoras cinematográficas, se retiró de su posición para convertirse en la gobernadora de la rama musical en la Academia. Es la primera mujer que se gana el titulo. Mientras que McKnight le llama a eso un paso en la dirección correcta, señala que los filmes cuya banda sonora es compuesta por mujeres son "posiblemente los filmes con un presupuesto de $15 millones para abajo."

"Las oportunidades que se le presentan a las mujeres son inusuales y limitadas, y no hay manera de que connoten una tendencia", agrega Ciani. "Seguimos siendo la excepción, no la regla".

Si sales y haces una encuesta, la mayoría de las personas asocian la composición fílmica a los hombres

Cuando se trata de compositores, los hombres son premiados con mejores presupuestos mucho más seguido que las mujeres. Puesto a que ellas no son asociadas con géneros que recaudan grandes cantidades como los de acción o de horror, no se consideran siquiera en el tema y terminan siendo percibidas como un riesgo y no como una ventaja.

Publicidad

Deborah Lurie cree que el mayor reto que encaran las compositoras en la actualidad, es lograr entrar en la arena de las películas populares y mejor pagas. "Aunque las compositoras pueden entrar en la selección de candidatos para esas películas durante las etapas tempranas del proyecto, en el momento de llegar a la música, el estudio ya ha considerado un presupuesto y un horario que los frena a tomar el riesgo." Le dice a THUMP. "El resultado suele parecerme como la decisión menos riesgosa".

Si vamos a remitirnos a estereotipos, es interesante que las mujeres—quienes son frecuentemente asociadas con la emocionalidad—están siendo excluidas de un rol que en realidad podría beneficiarse de ésta sensibilidad.

"Si sales y haces una encuesta, la mayoría de las personas asocian la composición fílmica a los hombres. Los hombres son los héroes en las de acción, y pensamos en ellos en términos masculinos mientras gravitamos a las mujeres hacia las comedias románticas, los dramas, y cosas por el estilo", observa McKnight. "Cuando ves una película de horror o de acción, las mujeres no se piensan dentro de sus términos".

Pero Karpman nos recuerda la forma en la cual las mujeres pueden ofrecer una perspectiva única que se diferencie de sus pares masculinos. "Es bueno contratar a alguien con una apertura diferente, un punto de vista distinto. Una de las cosas que aprendemos es cómo ser buenas compositoras y escribir para una multiplicidad de géneros".

Publicidad

Ciani señala que las mujeres no reciben una meritoria atención por sus logros. "Siempre es una sorpresa", dice ella. "Hay una lista larga de cosas que han contribuido las mujeres, pero es una anomalía, y no se ha generado una crítica masiva de conciencia alrededor de el hecho".

Es como si tuviéramos las manos atadas porque nos toca luchar contra una fuerza invisible

A pesar de la pérdida de Levi el pasado fin de semana y los números inequitativos reportados en los estudios, Hollywood está haciendo progresos lentos hacia la diversidad de género. En la lista de los 638 miembros nuevos en la Academia del 2016, un 45 por ciento fueron mujeres.

Encima de eso, el año pasado—por última vez al parecer— hubo una equidad de géneros en el Sundance Composers Lab, una comunidad en la cual compositores jóvenes aplican para conocer directores emergentes. El programa ofrece conciertos, páneles y otros eventos, además de brindar mentoría de consejeros creativos como McKnight, el blockbuster veterano George S. Clinton, y los diseñadores del Skywalker Sound de George Lucas.

Los participantes del 2016 incluían a la colaboradora de M83, Morgan Kirby, (quien se presenta bajo el alias White Sea), la cabeza orquestal de las series Legion Amie Doherty, la multi-instrumentalista indo-canadiense Amritha Vaz (quien trabajó en la música de 500 Days Of Summer, Pomegranates and Myrrh y Cooking With Stella entre otras), y muchas más.

Publicidad

En otros lados, organizaciones sin ánimo de lucro como la Alianza de mujeres compositoras cinematográficas y Women in Film & TV están siendo advocados para mujeres talentosas que están activas en la industria y que buscan visibilidad. Al final del día dice Cianci, las mujeres deberían tomar acciones por su propia cuenta en vez de andar invadiendo el club de hombres.

"Solo tenemos que hacer nuestros propios clubs, donde tengamos el poder y el apalancamiento para llevar a cabo nuestros proyectos," dice ella. "Después, los hombres van a mirarnos y van a identificarnos con respeto, estoy segura, porque vamos a ser algo memorable."

"Es como si tuviéramos las manos atadas porque nos toca luchar contra una fuerza invisible" añade McKnight. "Colectivamente, entre más voces se unan mayor será la diferencia."

Corinne Przybyslawski está en Twitter.

***

Sigue a THUMP Colombia en Facebook