FYI.

This story is over 5 years old.

FIGHTLAND

Aparece una nueva asociación de peleadores en el momento perfecto

La Professional Fighters Association anuncia su intención de hacer cambios en el mundo del MMA.
12.8.16
Photo by Cooper Neill/Zuffa LLC

La batalla para sindicalizar las artes marciales mixtas dio un enorme paso ayer con la creación de la Professional Fighters Association, un grupo cuya meta es "representar los intereses colectivos de los peleadores empleados por la empresa Ultimate Fighting Championship", según el comunicado de prensa del grupo, mismo que se publicó ayer. El anuncio convierte a la PFA en la entidad más reciente en aparecer, luego de la creación de la Mixed Martial Arts Fighters Association, que fue fundada por Jon Fitch y Nate Quarry el año pasado, además de las quejas de peleadores como el peso completo, Mark Hunt sobre crear una organización después de su derrota en UFC 202 ante Brock Lesnar, quien después dio positivo en sus pruebas antidoping.

Publicidad

Hasta ahora la asociación no ha logrado mucho ya que se ha topado con una serie de obstáculos que van desde el antagonismo de UFC, la liga más grande del deporte, hasta el estatus de sus peleadores como contratistas independientes en lugar de empleados, haciendo que cualquier intento por lograr un cambio sea extremadamente complicado. No se sabe todavía cómo es que la PFA planea abordar estos temas (no recibimos respuesta a nuestras solicitudes), pero según un abogado, la PFA tiene algunas opciones para cambiar el estatus de los peleadores de UFC.

Una comparación de las ganancias de la liga contra las ganancias de los atletas de UFC y NBA. Imagen via profighters.org

Podrían convencer a UFC de cambiar su estatus voluntariamente, cosa que parece poco probable debido a la postura de la promotora con respecto a los sindicatos. Pero quién sabe, ahora que la liga fue vendida por Zuffa a WME | IMG, tal vez los nuevos dueños al ver las demás organizaciones de atletas como la de la NFL y NBA, podrían ver la unión de sus peleadores como un paso más hacia la legitimidad y alcanzar el estatus de deporte importante, como parte de los 4 deportes más grandes de los Estados Unidos. Pero si eso no ocurre, la PFA podría pedir que la National Labor Relations Board clasifique a UFC como empleador, cosa que la junta haría si se determina que la liga tiene el control de los peleadores. La asociación tendría que hacer una solicitud y los peleadores votarían para entrar a la PFA y darles derechos de negociación.

La PFA es liderada por Jeff Boris, que representó a Barry Bonds y José Canseco; Callie Mendenhall, administradora de la unión de réferis de la NBA; Andrew Zimbalist, experto en economía y personalidad y por el abogado Lucas Zimbalist, que como el hombre que ayudó a Nick Diaz a liberarse de la absurda suspensión de cinco años que le imputaron primero, es un héroe tanto para los fans del MMA como para los trabajadores. Piensen que sin Zimbalist, no podríamos ver a Nick Diaz durante cinco años en la jaula. Por esa razón el hombre merece nuestra atención, y una calle nombrada en su honor en Stockton.

Declarando que "el MMA es un negocio de millones de dólares en la que los peleadores, incluso aquellos que están en el top, reciben sólo una fracción de lo que merecen", dice el sitio web de la PFA dice que las ganancias entre la UFC y sus atletas es muy diferente, especialmente cuando se comparan con la ganancia que obtienen los atletas en los cuatro deportes más importantes y sus ligas, NBA, NFL, MLB y NHL, mismas que tienen sindicatos para sus jugadores. Según los estimados de la PFA, los jugadores de la NBA y la liga dividen las ganancias en un 50 por ciento, mientras que UFC se queda con el 85 por ciento de las ganancias, dejándole sólo e 15 por ciento a los peleadores.

Se debe destacar que al ser una compañía privada, UFC no tiene por qué compartir su información financiera. Aun así, según la PFA, "las escalas se han inclinado a favor del UFC durante mucho tiempo, así que es hora de que los peleadores —los responsables del éxito de la compañía… reciban pagas justas e iguales".

Además de los derechos de negociación, el grupo solicita nuevos beneficios para los peleadores que incluyen pensiones, garantías, seguro por incapacidad y acciones por licencias, mercancía y ganancias de la empresa.

Está por verse si la PFA logra el apoyo necesario de la mayoría de los peleadores de UFC, pero el grupo parece tener a su lado a los sindicatos de otros deportes, como el futbol. Así que, quién sabe, con el cambio de directivos en UFC, y el movimiento que está en marcha para convertir al MMA en uno de los deportes más grandes, puede haber llegado la hora de que suceda un cambio.