Champions League

A Buffon le falta una copa y la quiere a como dé lugar

El argentino puso los goles, pero en su partido 100 de Champions, Buffon fue un muro
3.5.17

Higuaín apareció en un partido importante y eso es noticia porque no marcaba en duelos de eliminación en Champions League desde que vestía la camiseta del Real Madrid en 2013, hoy lo hizo con doblete. El partido de Alves fue perfecto y seguramente en Barcelona miran con recelo al que le abrieron las puertas sin más. Y Dybala participó en ambas jugadas derrochando magia sin modestia. Pero es necesario hablar todavía más del arquero italiano, el que hoy cumplió 100 partidos en Champions y al que nadie le ha marcado desde hace 619 minutos. El último que encajó en la competencia fue de Nico Pareja, defensa central del Sevilla, en noviembre del año pasado.

Publicidad

Gianluigi Buffon sonríe con la diferencia de edad, no le preocupa. Se enfrentó a la sensación francesa, Kylian Mbappé -nacido en 1998, cuando él ya había debutado en el marco italiano- y al menos en la primera noche no pudo marcarle. "He conectado con prácticamente tres generaciones: solía jugar con futbolistas nacidos entre los años 50 y 60 y acabaré haciéndolo con los que han nacido más allá de 2000", dijo previo al partido entrevista para la UEFA.

Cuando el marcador todavía no se movía, Dirar sirvió, Mbappé llegó para matar y se topó con los reflejos de Buffon. La noche pudo ser distinta desde el 15' y cuatro minutos después, cuando Falcao lo intentó y Gigi desvió. Con dos goles en la bolsa y a un minuto del final del regular, un cabezazo de Germain puso a temblar a la defensa, pero el italiano desvió a la esquina. Todo seguro, ahí estuvo el que los ha defendido desde su debut en 2001.

"En cada juego quiero mostrar que merezco jugar a este nivel a pesar de mi edad. El día en que me retire, quiero que la gente se entristezca", declaró después de esta gran noche bajo el marco. Ese día está cerca, Buffon tiene 39 años, su contrato termina en 2018, jugará el Mundial y luego se quitará los guantes. La única copa que le falta es la Orejona y su equipo ha dado un paso importante hacia Cardiff. ¿Será este su año?