FYI.

This story is over 5 years old.

Un fin de semana en el Electric Planet

Toluca fue sede de un festival de música electrónica, para mexicanos.
17.3.14

Hacía ya unos meses que no volvía al Centro Dinámico Pegaso, desde aquél fin de semana que Ceremonia se realizó ahí entre la lluvia y el pantano que se hizo, yo me había quedado algo ciscado por el lugar. El lugar es bonito por todos los árboles y el paisaje que tiene de fondo con los cerros; es único como venue.

Llegué a partir de las 6:30 p.m. del viernes, leí que había un retraso en el montaje del evento y que mucha gente seguía esperando a que abrieran puertas, por lo que opté en sólo esperar un rato más mientras cruzaba los dedos de que el tráfico hacia Toluca no fuera a ser una monserga. Para nuestra fortuna, no lo fue, estuvo bastante tranquilo y alcanzamos lugar en el estacionamiento. No lo recordaba así cuando fue Ceremonia (pues ahí se me había atascado el coche en el lodo y me sentía más en el Señor de los Anillos mientras trataba de escapar de Sauron), había muchísimo espacio, por lo que nunca entendí por qué el lugar ya no dejó entrar a más coches en el primer día.

Me sorprendí mucho del comportamiento de la gente en general, aún sabiendo que por cuestiones ajenas a los promotores, el audio, iluminación y pantallas tardaron mucho en instalar, jamás escuché una rechifla (sólo cuando una chava decidió a salir a gritar Viva México después de que tocó Tiësto). Es poco usual que veas a más de 20 mil personas comportándose en un evento que saben ya va de retraso y no estaba precisamente muy cerca de todos.

Publicidad

Icona Pop no fueron tan buenas como esperaba. Salieron muy efusivas pero se sabía que el acto posiblemente no sería lo mejor de ellas. Son un par de chicas que son muy famosas por un par de canciones y un show completo a veces suena innecesario. Claro, tampoco son los VMA para tenerlas con un solo acto, pero este tipo de proyectos no suelen funcionar muy bien en vivo. Eso sí, Steve Aoki demostró por qué es quien es en vivo.

He visto a Steve Aoki unas seis veces pero jamás lo había visto con tanta energía y buen rollo como el viernes. No hubo nadie que no estuviera bailando o siquiera moviendo el pie a ritmo de sus canciones. Tocó como cuatro nuevas canciones, un par que recuerdo dijo que había recién terminado de hacer junto a Afrojack, una de ellas, de nombre, Afroki (al fin algo para este proyecto que no sabemos cuándo se volverá a fusionar). Entre pasteles, sidra y las balsas, la gente vitoreó la presencia de Steve Aoki en el escenario, quien no dejó de saltar, bailar, gritar, mezclar y pastelear.

El frío hizo de las suyas muy cabrón. La última vez que me había parado en Toluca fue para tocar en un evento y recuerdo que terminé usando una cobija mientras estaba en las tornamesas, bueno, en esta ocasión no necesite ello porque el calor humano te protegía un poco si te metías al baile. Lo que sí no entiendo es a los YOLOescuincles que aguantaron semi desnudos todo el evento. Deberían decirnos el secreto de cómo soportar las bajas temperaturas, o si se trata de algún tipo de mediatción shao lin. Por suerte, teníamos chelas para animar el cuerpo al baile desde la carpa de Bud Light, donde la fiesta era genial. Los ganadores del concurso que llegaron desde el Norte del país, eran las personas más felices que había visto desde hace mucho tiempo. Todos se llevaban muy bien y se grababan mientras bailaban. Tenían los ojos llenos de brillo de que en verdad, la fiesta era para ellos.

La sorpresa de la noche fue Tiësto, y no porque fuera un acto no anunciado, pocas veces se le ve regresar un poco al pasado, y parece ser que en México le ha quedado claro que es la tierra donde debe hacerlo. Comenzó con 15 minutos de putazos, puro hit de Beatport, pero cuando vio que la gente no estaba respondiendo del todo bien, aplicó su vasta experiencia como DJ para regresar al Trance. Esto es algo atípico en países como Estados Unidos, donde si llega a estar tocando, normalmente su bloque de clásicas lo guarda para después de la hora y media. Qué bueno que siga conservando ese espíritu de conocer a su gente y dónde está gran parte de su fanbase.

El sábado se resolvieron muchos de los problemas de logística y técnicos, aunque la gente tardó un poco más en llegar, el ánimo era un poco más soso en un principio pero poco a poco se fueron aclimatando mientras algunos artistas mexicanos se fueron presentando en el escenario principal. Hacía mucho tiempo que no veía a Maya Karunna presentarse, pero no lo hizo nada mal, para mi sorpresa y lágrimas noventeras.

Cuando la noche amarró y todos aplicamos el operativo pingüino, Empire of the Sun salió a dar un gran show, y eso que aún no había taaanta gente como lo hubo el día anterior. Los atuendos de todos los integrantes y bailarinas es muy bueno, nunca he entendido del todo cuál es el concepto que transmiten en el todo, pero entre el misticismo, magia y sonidos, bien podría uno sentirse en La historia sin fin.

Jamás me ha dejado de sorprender la capacidad de convocatoria que tiene David Guetta. Alguna vez vi un documental sobre cómo es la vida de algunos DJs en Ibiza y te explicaban que obviamente, la forma en que reciben sus miles de dólares, se traduce en cuánta gente pueden convocar en un venue. El Centro Dinámico Pegaso se vio en un lleno de generación espontánea. Aún no terminaba Empire of the Sun y parece que el boca a boca del show de Guetta había funcionado como magia. Si hubieran grabado su próximo video clip para demostrar el éxito que tiene en el escenario, haberlo hecho en este lugar hubiera sido un hitazo.

Tan criticado que es por ser comercial, y tan ignorantes algunos de pensar que eso es malo para él; David Guetta es la representación del DJ más vendido y comercial que podemos encontrar, porque es justo un sueño que él tenía, hecho realidad. Es muy parecida la forma en la que él y Tiësto se desenvuelven en el escenario, ambos pertenecen a una generación de DJs que eso son, DJs, no tanto productores. Pasaron varios años antes de que ellos siquiera tocaran un sintetizador o se sentaran dentro de un estudio.

Guetta es un loquillo, las caras que hace, los movimientos, los gritos tan acertados gritos que hace siempre para convocar al desmadre, todo es una fiesta eterna en su persona y la verdad, es que cada vez mezcla mejor. Yo en lo personal me quedé con un poco más de ganas de que no se viera tan YOLO y revelara aún más canciones nuevas pero, seguro todo lo está guardando para Miami, la ciudad donde todos esperan que sea finales de marzo para soltar todos sus tracks inéditos.

La salida ya no fue tan tormentosa como el sábado, pudimos irnos rápido en coche, pues sí habíamos conseguido lugar en el estacionamiento y no sobre la carretera como muchos querían seguir aplicándola. La caminata era algo maratónica dentro del lugar, todavía echarte unos dos kilómetros hubieran sido mortal (o benéficos para la lonja).

En general tuvo muchos contrastes esta primera edición de Electric Planet, y de repetirse, habrán aprendido muchas cosas  que mejorarán el siguiente año. No es fácil comenzar un proyecto de este tipo, pero también hacerlo con artistas internacionales y una gran cartera de DJs nacionales, fue todo un reto (más el hecho de que no era en el DF). Yo sigo sorprendido de que dos festivales un mismo fin de semana hayan convocado a miles de personas en dos lugares alternos. México sí es el siguiente gran lugar.

Fotografías: Claudia Ochoa