Hablamos con la arista que arregla grietas en las calles con oro
arte urbano

Hablamos con la arista que arregla grietas en las calles con oro

La serie ‘Sidewalk Kintsukuroi’, de Rachel Sussman, aplica una práctica tradicional japonesa a las calles.
3.3.17

En la primavera del 2014, después de pasar una década trabajando en su libro fotográfico, The Oldest Living Things in the World, la artista Rachel Sussman se encontró con una imagen en internet: un tazón quebrado que había sido reparado utilizando oro en polvo y pegamento. El tratamiento al tazón fue producto de una práctica tradicional japonesa llamada kinstsukuroi, que se traduce a 'reparación dorada' y que busca arreglar cerámica con un barniz mezclado con pigmento de color en polvo. Después de conocer esta técnica, Sussman tuvo la idea de llevar esta práctica a las calles –literalmente usándola para reparar las grietas en las banquetas. Este concepto se convirtió en la base para su serie Sidewalk Kintsukuroi , una adaptación contemporánea de esta práctica artística tradicional.

Williamsburg, Obras en papel.

El tiempo ha sido la cuestión central del trabajo artístico de Sussman en los últimos años. Durante The Oldest Living Things in the World, Sussman ya estaba comprometida con la filosofía estética japonesa del wabi-sabi cuando comenzó a trabajar en Sidewalk Kintsukuroi.

Publicidad

Wabi-Sabi es un ideal que reconoce una cierta apreciación sobre cómo las cosas envejecen y una sabiduría en el ciclo de vida natural de las cosas, "sin importar que sea una vida humana, la vida de un árbol, o incluso un objeto hecho por el hombre," Sussman cuenta a Creators. Cuando comenzó, le encantó esta idea de que algo es más bonito cuando se rompe, y quiso crear trabajos que hicieran conexión entre el tiempo personal y el tiempo cósmico. Comenzó con una selección de trabajos en papel en los que tomaba fotos a grietas interesantes y después "pintaba directamente en la imagen de 8.5x11' con esmalte y oro en polvo."

Imagen de instalación en el MOCA. Crédito: Denise Markonish

Poco después, Sussman hizo su primera instalación en un museo como parte de la exhibición The Space Between en MASS MoCA. La instalación captó el ojo de la curadora Laura Burkhalter, que en ese tiempo estaba montando el show Alchemy: Transformations in Gold, en el Centro de Arte Des Moines. Sussman cuenta que la exhibición no sólo encajaba con el aspecto 'de oro' de su trabajo, sino que también retaba la idea contemporánea de América como un lugar donde las calles están pavimentadas con oro, una idea en la que siempre ha estado muy interesada en seguir. "Bueno, las calles no están pavimentadas con oro. Pero al repararlas con oro, algo tan común como una calle o una banqueta, o en este caso el piso de un museo, puede ser transformado en algo que puede conectar con nosotros es una escala de tiempo profunda que está fuera de lo que observamos a simple vista," Sussman comenta a Creators. La artista siente que al usar oro para reparar algo que se encuentra con fallas constantes, como una grieta en concreto, puede replantearlo como algo con valor que honra el proceso natural que nos trajo a donde estamos ahora.

Publicidad

Alguien puede argumentar que los sentimientos expuestos en el trabajo de Sussman confrontan la cultura acelerada, híper-conectada, y muy estimulada de nuestra sociedad. Sussman cree que cuando conectamos con estas formas artísticas diferentes, nos conectamos con un tiempo más profundo que en el que estábamos hace cinco minutos, cinco minutos de la mentalidad en la que vivimos. "Nos hemos vuelto más ciegos y hemos dejado de ver toda la imagen. Mi idea es que al conectar con escalas de tiempo diferentes, es el primer paso para comprometernos un pensamiento duradero, y para mí con una cuestión moral," explica. "Aunque sea una justicia social y problemas ambientales, imagina si todos nos comprometiéramos a un pensamiento a largo plazo como una oposición a las ideas de una mente estrecha."