El Niño podría destruir las granjas de camarón de Ecuador
Shrimp ceviche is a popular meal in Bahía de Caráquez, Ecuador. Photos by Ada Kulesza.

FYI.

This story is over 5 years old.

El Niño podría destruir las granjas de camarón de Ecuador

El cultivo de camarón es, por mucho, el mayor impulsor de la actividad económica en el estuario del Río Chone, en la costa de Ecuador, sin embargo está peligrando.
13.1.16

Un trabajador gira con gracia una red sobre el canal. La red se despliega a medida que cae, aterrizando desplegada en un amplio círculo en el agua. El hombre la saca de nuevo a la orilla y sacude su captura: algunos cangrejos pequeños y peces, y alrededor de una docena de camarones de tamaño mediano, rebotando a varios metros del suelo en estado de pánico. Tal vez saben por instinto que están destinados a ser vendidos como alimento, en el mercado local o en todo el mundo.

Publicidad

El cultivo de camarón es, por mucho, el mayor impulsor de la actividad económica en el estuario del Río Chone, en la costa de Ecuador. Es también una fuente importante de degradación ambiental a través de la eliminación de bosques de manglares y otros factores. Ahora, en lo que fue la zona más afectada en América del Sur durante el último fuerte Niño en 1997-98, la industria camaronera está una vez más en riesgo por y es colaboradora de la destrucción potencial de un inminente Niño.

elnino_Gonzalo

El granjero de camarón Gonzalo Rodrigueznos enseñó uno de sus pantanos cerca de la costa de Ecuador. Todas las fotos de Ada Kulesza. Las larvas de camarón son vendidas a millones de laboratorios de producción.

En los años setenta y ochenta, las granjas camaroneras prosperaron en la región, trayendo consigo el dinero y empleo que tanto se necesitaba. No obstante, el auge también causó grandes problemas para el ecosistema local, lo que resultó en la destrucción de hasta un 90 por ciento de los manglares en el estuario. Eso significaba hábitats más pequeños para la vida marina salvaje, y más vulnerabilidad a las tormentas.

Efectivamente, cuando El Niño trajo lluvias excesivamente pesadas en 1998, quedaban muy pocos árboles para evitar la erosión y deslizamientos de tierra masivos golpearon la región. Muchas granjas camaroneras fueron arrasadas, junto con casas, caminos y vidas humanas. Ahora, casi dos décadas después, la industria y las comunidades se han recuperado muy bien, justo a tiempo para una temporada de lluvias que se prevé que sea tan fuerte como el evento de 1998.

Mientras tanto, el negocio continúa como de costumbre. "Estoy preocupado, pero no dejo que me afecte", dice Gonzalo Rodríguez, uno de los productores de camarones locales. "Lo que va a pasar va a pasar, no importa nada más".

Publicidad

Rodríguez, de 49 años, creció en Bahía de Caráquez, la ciudad costera en la desembocadura del Río Chone, admirando a los padres de sus amigos que operaban granjas camaroneras. Sin embargo, su familia tomó una ruta diferente al mudarse a Brooklyn para que pudiera asistir a la escuela en los Estados Unidos. Cuando terminó sus estudios, comenzó una compañía de camiones en Nueva Jersey, pero nunca renunció a sus sueños camaroneros. "Lo que ganaba, lo ahorraba, para poder regresar", dice.

elnino_shrimp market

Algunos de los camarones terminan en el mercado local, mientras otros son exportados y vendidos por todo el mundo. Un trabajador en granja de camarones tira su red sobre el canal.

A mediados de la década de 1990, Rodríguez compró su primera granja de 20 hectáreas cerca de Bahía. Poco después, la industria fue casi aniquilada por el virus de la mancha blanca. "Todo murió. No se podía cultivar nada", dice. Fue capaz de aprovechar la crisis para comprar más fincas a un precio reducido, y actualmente posee cerca de 200 hectáreas.

Además de sus granjas, el empresario también es propietario de un laboratorio en la costa, donde cultiva larvas de camarón para utilizar en sus propios estanques y vender a otros operadores. En el edificio de concreto hay seis tanques grandes forrados de plástico, con bombas que suministran oxígeno constantemente, donde las diminutas larvas crecen durante unos 20 días antes de que sean lo suficientemente grandes como para moverlas a los estanques. Rodríguez los vende por millones, a alrededor de $mil 600 o $mil 700 dólares por lote.

Cuando está listo para sembrar sus propias larvas, se lleva consigo alrededor de 3 millones en el camino accidentado y torcido a 21 kilómetros río arriba de donde se encuentra su propiedad. A lo largo del camino, decenas de piscinas camaroneras rectangulares bordean el agua.

Publicidad

En su granja, Rodríguez conduce más allá de un gran motor que bombea el agua del río en un canal. El canal rodea numerosos estanques grandes, algunos llenos de agua, algunos temporalmente vacíos con fondos llenos de lodo. Los trabajadores pueden permitir que el agua entre o salga de los estanques del canal a través de una serie de compuertas. Una vez que libera las larvas en un estanque, dice Rodríguez, crecen durante dos meses. Luego los empleados vacían el estanque en el canal, capturando a los camarones jóvenes en cubetas para moverlos a otros estanques en grupos de alrededor de 300 mil. Después de dos meses, están listos para la cosecha y venta. Los precios varían; el año pasado, vendió su captura a $2.60 dólares por medio kilógramo, pero este año bajó a $1.40 dólares.

elnino_packing plant

Trabajadores en una planta de empaque, separan los camarones por tamaño y los preparan para el mercado local.

Rodríguez y otros agricultores venden algunas de sus capturas a nivel internacional; se proyecta que Ecuador exporte unas 350 mil toneladas métricas de camarón este año, pero también hay un mercado local fuerte. Cinco kilómetros río abajo, los barcos se detienen en un puerto de ladrillo para descargar una cosecha, y las mujeres separan las capturas por tamaño, y luego desvenan, pelan y limpian los camarones antes de ponerlos en hielo. El producto se vende en toda la provincia, y termina en ceviches y otros platillos de mariscos.

El camarón puede ser un gran generador de dinero, pero el éxito puede ser frágil. Rodríguez señala una bandada de pájaros blancos encaramados en un árbol cerca de uno de sus estanques. "Ellos vienen cuando hay camarones enfermos", dice. "Flotadores".

Publicidad

Cuando los camarones sucumben a una enfermedad, los trabajadores agregan más agua al estanque para meter más oxígeno. Afortunadamente para los productores, no ha habido una repetición de la epidemia de la mancha blanca, que casi torpedeó todo el sector en la década de 1990 mientras que los operadores intentaban detenerla inútilmente. "Todos seguimos todas las estupideces que te puedas imaginar", dice Rodríguez.

elnino_shrimp

La industria del camarón es la economía más grande del río Chone en Ecuador.

Con el tiempo, los camarones sobrevivientes crearon resistencia, y la industria adaptó sus prácticas para un mejor uso de filtración de agua, menos antibióticos, y más comida natural para reducir las posibilidades de más enfermedades.

El Niño podría ser aún más destructivo que una epidemia. En el camino de regreso a la ciudad, Rodríguez señala un muro de concreto irregular al borde del camino, todo lo que queda de una planta de empaque de gran tamaño que fue derribada por los deslizamientos de tierra en las tormentas de 1998. Con los manglares todavía cercanos a niveles históricamente bajos, toda la región es vulnerable a desastres.

Un productor vecino ha replantado manglares alrededor de sus estanques para tratar de frenar el daño y restaurar parte del ecosistema, pero pocos operadores se molestan en hacerlo. "A la mayoría de los productores de camarón solo les importa el dinero", dice Rodríguez.

En preparación para las lluvias, ha levantado las crestas de algunos de sus estanques, y puede llevar su captura en barco en lugar de en un vehículo si los caminos se deslavan de nuevo. Sin embargo, en este momento hay poco más que los agricultores puedan hacer si las tormentas llegan tan fuertemente como se predijo.

"Eres rico hoy, pero mañana no tienes nada", dice. "Se acabó todo. Adiós".