FYI.

This story is over 5 years old.

Comer con tus amigos gordos te está haciendo engordar

Un estudio de Cornell University sugiere que la gente delgada cambia sus hábitos alimenticios cuando come con una persona con sobrepeso.

La ciencia le ha hecho nuevamente un gran favor al mundo al traer a nuestra atención que la gente con sobrepeso nos hace comer más comida. Gracias, ciencia.

En un estudio, los investigadores de la Universidad Cornell intentaron averiguar si la gente saludable cambia sus hábitos cuando comen con alguien que tiene sobrepeso, en comparación con las veces que lo hacen con alguien físicamente en buena forma. Tomaron la idea de Hollywood: pusieron a una actriz en un disfraz de gorda y reunieron a 82 estudiantes universitarios en un almuerzo donde sólo había pasta y ensalada. Los estudiantes fueron separados en cuatro grupos, cada uno en un escenario distinto con la actriz.

Publicidad

En un escenario, la actriz "gorda" comió más ensalada que pasta. Luego hizo lo mismo pero sin el disfraz. Finalmente, repitió los dos escenarios —con y sin el disfraz— pero esta vez comiendo más pasta que ensalada. Resultó que, cuando la actriz usó el disfraz de gorda, los comensales se servían porciones más grandes. Cuando no tenía puesto el disfraz, los comensales comían menos pasta y más ensalada, pero en general, consumían menos comida.

LEER MÁS: Por qué una mala relación hace que te atragantes con comida

El laboratorio de comida de Cornell escribió: "Los investigadores descubrieron que cuando la actriz usaba la prótesis, y parecía con sobrepeso, los otros participantes se servían y comían un 31.6 por ciento más de pasta sin importar si ella se servía más pasta o ensalada. Cuando usaba la prótesis y se servía más ensalada, los otros participantes se servían y comían 43.5 por ciento menos de ensalada". De nada.

LEER MÁS: Soñar despierto te hace engordar

El estudio, sin embargo, hace parecer como si el darte el gusto con la comida deliciosamente insana es algo malo. Diablos. Hablamos con uno de los investigadores principales del estudio, Mitsuru Shimizu, quién me aseguró que este estudio no tenía la intención de avergonzar a los gordos.

"La gente con sobrepeso puede estar enviando a la gente a su alrededor un mensaje oculto que los hace menos sanos", dijo. "Pero por favor asegúrate de que el estudio no suene como que es anti-gordos". Shimizu y su equipo solo quiere expandir la voz, de esta manera la gente puede estar consciente de lo que están haciendo sus mentes, y hagan mejores y más saludables elecciones. Shimizu recomienda que antes de ir a comer a un restaurante pensemos qué vamos a comer. Así, lo que coman nuestros compañeros no afectará nuestra elección.

Publicidad

Este estudio sólo busca descubrir cómo la gente de tamaño normal reacciona al comer con gente con sobrepeso. No hay ninguna sugerencia acerca de cómo la gente con sobrepeso puede cambiar sus hábitos alimenticios cuando comen con otras personas con sobrepeso. Shimzu sí especificó, sin embargo, que cuando se come con una persona obesa, la conclusión puede ser diferente. "Si el compañero de mesa es obeso en vez de con sobrepeso, los resultados pueden ser los opuestos —comer porciones más pequeñas de pasta y más grandes de ensalada— porque nuestro compañero obeso en realidad activa nuestra meta de comer más sanamente".

Miren, no tenemos la intención de socavar este estudio; pero sí estamos un poco escépticos.

Bueno, es demasiado para dar marcha atrás. Los resultados ya están y el mundo lo sabe: comer con gente con sobrepeso hará que comas más y menos saludablemente. No importa cuánto Shimizu y su equipo quieran clarificar que este no es un estudio "anti-gente con sobrepeso", aún así hay algo sobre los resultados que deja un sabor agrio. Amigos con sobrepeso, no se sientan mal por sus amigos flacos.

LEER MÁS: Por qué comes más cuando estás triste o estresado

Sentimos que necesitamos recordar el viejo lema de: "Nunca confíes en un chef flaco". Hay una razón por la que este dicho está en millones de imanes para refrigeradores en las casas de las abuelas alrededor del mundo. A los chefs gordos les gusta la comida.

A los flacos, también, seguro, pero seguramente creemos que la comida cocinada por un chef gordo sabe mejor. ¿Qué preferirías: comer una comida cocinada por un chef flaco o la que fue hecha por un chef gordo? Cornell, ¿puedes hacer de esto tu próximo estudio?

Este artículo fue publicado originalmente en julio de 2015.