Publicidad
El planeta de los simios

El Récord Guinness y la estrafalaria historia de los 'atletas-mono'

El libro Guinness de los Récords cumple 60 años. Para conmemorar su aniversario, hemos buscado una de sus historias más locas: la plusmarca de los corredores de 100 metros lisos... a cuatro patas.

por Andrés Corona
01 Septiembre 2015, 9:25am

Imagen vía AFP / Getty

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Para muchos, el Libro Guinness de los Récords es un absurdo total donde se documentan las absurdidades más excéntricas del mundo, un paraíso para gente ociosa que no tiene absolutamente nada productivo que hacer en sus vidas. No querría yo contradecir a nadie, pues en muchos casos —la inmensísima mayoría, diría yo—, quienes piensan esto tienen toda la razón del mundo.

Más deportes: El extravagante mundo del culturismo natural francés

Uno llega a enterarse de historias sumamente irreales que son documentadas mediante récords que ninguna persona se atrevería a lograr. En otros casos, hay situaciones físicas que por su anormalidad crean algún tema gracioso o polémico, como el caso del mexicano que tiene el pene más grande del mundo y que no puede trabajar por ello. Ouch.

Como a nosotros lo que nos atañe son los deportes, cabe recordar que en 2015 se celebró el 60 aniversario de la aparición del libro Guinness de los Récords. Para conmemorar tan egregio capítulo de la Historia humana, en VICE Sports nos hemos dedicado a buscar el récord deportivo más raruno posible... y hemos encontrado la historia del velocista que rompió por primer vez el récord de los 100 metros —corriendo a cuatro patas.

Este ser extraordinario es japonés, se llama Kenichi Ito y actualmente tiene 32 años, pero ingresó en el Récord Guinness cuando tenía 29. Ahora que Nuestro Señor Glorioso Usain Bolt está tan de moda, analizamos a su análogo de cuatro patas. El caso es bastante increíble.

Resulta que el bueno de Kenichi recorrió 100 metros en el escabroso tiempo de 16,87 segundos, lo cual es una barbaridad si consideramos que, muy probablemente, nuestros cuerpos no podrían ni siquiera hacerlo en menos de 20 segundos corriendo con los pies.

¿A santo de qué ha logrado ser tan veloz a cuatro patas un tipo japonés 'random'? Pues bien, Kenichi Ito no solo hace 'running' a cuatro patas, sino que vive su vida con los pies y las manos pegadas al suelo con el objetivo de perfeccionar su estilo. Esto significa que en realidad estamos frente al primer 'hombre-mono' auténtico del planeta.

Ya sabéis que mi cara y mi cuerpo parecen los de un mono. Desde muy muy pequeño la gente bromea conmigo gritándome 'mono, mono'. En realidad no me molesta; es más, me gusta. En un lugar dentro de mí tuve la ambición de adoptar sus características.

Kenichi Ito va al súper, al banco, a la farmacia y a todos lados a cuatro patas. Además, es tan fan de los monos y de su estilo de vida que se le ocurrió trasladarse al bosque para tener más cerca a estos animales. ¿Problemas? Al parecer, un día un cazador lo confundió con un mono de verdad y le disparó (sin hacerle daño, por suerte), por lo que tuvo que regresar a casa para volver a convivir con los seres humanos.

Lo tenía, era suyo, y lo dejó ir. Un día tienes el Récord Guinness, y al otro, por muy increíble que sea tu historia, lo pierdes. Foto de Kim Kyung-Hoon, Reuters.

El deportista japonés tiene una visión particular de las carreras de atletismo. Ito está convencido de que en unos cuantos siglos todos los atletas participarán en competiciones oficiales corriendo así, a cuatro patas. Sería ciertamente una inversión del proceso evolutivo, pero eh, lo dice un tío con el Récord Guinness, así que debe ser verdad (?).

Sin duda, correr a cuatro patas no es un deporte olímpico. Sin embargo, mi predicción es que dentro de 500 años todos los atletas de pista van a correr así.

Ah, pero esperad. El tema no termina ahí. Cuando pensamos que nadie podría vencer jamás a Kenichi Ito, apareció otro competidor, también japonés, que le levantó el Récord Guinness de los 100 metros. Y aquí es donde entra lo bonito de esta historia, pues cuando crees que nadie más podría superar tu marca extra-raruna, sale otro personaje igual o más excéntrico que tú y te adelanta por la derecha.

Su nombre es Katsumi Tamakoshi, tiene 19 años y recorrió los 100 metros lisos en 15,86 segundos para obtener el Récord Guinness. Para hacernos una idea, el récord de los 100 metros de Usain Bolt está en 9,58 segundos. No está tan mal.

Ahora que el Mundial de Beijing nos ha dejado grandes historias (deportivas o no), quizás es un buen momento para pararse a reflexionar. Tal vez estemos presenciando los últimos tiempos de las dos piernas. Tal vez en 500 años todos los velocistas corran a cuatro patas. Tal vez lo de Charlton Heston fuese un aviso a la Humanidad.

Bueno, o tal vez no.