La Foto: el maillot amarillo corriendo en el Mont Ventoux
corre chris corre

La Foto: el maillot amarillo corriendo en el Mont Ventoux

En sus más de cien años de historia, el Tour de Francia jamás había visto a su líder abandonar su bicicleta para hacer parte del recorrido a pie... hasta que ocurrió precisamente esto en el Mont Ventoux.
22.7.16

Seguimos con nuestra serie La Foto, que repasa las mejores instantáneas de la historia del deporte. Esta vez no necesitamos tirar de hemeroteca, ya que hace poco más de una semana el ganador del Tour de Francia Chris Froome protagonizó una imagen eterna en la mítica cumbre del Mont Ventoux.

***

Chris Froome se ha llevado su tercera corona en los Campos Elíseos de París, aunque esta edición de la ronda ciclista por excelencia no va a pasar a la historia precisamente por los resultados.

La imagen que permanecerá con el paso de los años no será la de un podio, sino otra mucho más potente: la inverosímil huida a pie del maillot amarillo en la mítica cumbre del Mont Ventoux. Lo nunca visto.

Jean-Paul Pelissier, fotógrafo francés de Reuters, estaba retratando al grupo de líderes cuando se desató la locura. El viento forzó a la organización a acortar la etapa, de modo que el publico descendió los últimos kilómetros hacia la nueva meta sin dar tiempo a los comisarios a reubicar las vallas. El resultado fue que la carretera pronto estuvo atestada de gente.

El pasillo para los corredores se estrechó tanto que Richie Porte, que iba escapado junto a Froome y Bauke Mollema del grupito de favoritos, no pudo esquivar una moto que se había visto obligada a frenar en seco y chocó frontalmente contra ella. Los tres ciclistas cayeron de bruces uno tras otro: para más inri, la moto que venía detrás 'atropelló' la bici de Froome y la dejó inservible.

Con el sobresalto de la caída en el cuerpo, y al ver que su montura había quedado inutilizada, el líder del Tour decidió escapar a pie y correr montaña arriba para defender su liderato. Era una locura, era ilegal —aunque los comisarios decidieron obviar las reglas y Froome siguió vestido de amarillo— y sobre todo era lo nunca visto… pero el pánico se apoderó del momento y nos brindó una imagen única que dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos.

Cuando finalice la trayectoria profesional de Froome, probablemente esta sea la instantánea más célebre del ciclista británico.

La fotografía original fue tomada por Jean-Paul Pelissier el 14 de julio de 2016 en el Mont Ventoux, una montaña situada en la región de Provenza al sureste de Francia.