FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Los otros 'Podemos': el auge de los partidos del descontento

Repasamos el mapa europeo de las nuevas fuerzas políticas alternativas a los partidos tradicionales.
20.1.15

Alexis Tsipras de Syriza. Imagen vía.

La crisis económica, el paro y los recortes han favorecido la aparición o el crecimiento de una gran cantidad de partidos políticos en toda Europa. Podemos, Syriza, Ukip, Movimiento Cinco Estrellas o Juntos Podemos son muy diferentes entre sí, aunque todos tienen algo en común: se han convertido en una opción mayoritaria en sus respectivos países agrupando a personas descontentas con los partidos tradicionales y el sistema establecido. Esta es una guía para conocer quienes son y qué propone cada uno de ellos.

Podemos, el partido que nació entre los indignados

Publicidad

Origen. El partido de moda en España, primero en intención de voto según ya algunas encuestas, tiene su origen en el 15-M y los llamados indignados. Pablo Iglesias, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid y vinculado en el pasado con Izquierda Unida (fue su asesor en las elecciones de 2011), es un buen ejemplo del origen de la mayoría de los líderes de Podemos: la universidad y la izquierda española. Pese a ello, el partido ha tratado de evitar posicionarse entre derecha o izquierda y prefiere hablar de casta (PP y PSOE) y sociedad.

¿Qué propone? Acabar con la política de recortes, un mayor control sobre la banca, auditar la deuda contraída durante la crisis y no pagar la que sea ilegítima, subir los impuestos entre las clases altas o aumentar el gasto social son algunas de las propuestas que ha realizado el partido de Pablo Iglesias. En definitiva, aboga por una mayor intervención del estado en la economía para redistribuir la riqueza, aunque haya tenido que matizar o dar marcha atrás en algunas de sus propuestas más polémicas, como establecer una renta básica universal.

Objetivo. Después de unas europeas donde Podemos obtuvo cinco eurodiputados, el partido ha decidido jugarse su futuro en las próximas elecciones generales. La meta es nada menos que gobernar en España y para evitar posibles problemas a la hora de alcanzar ese objetivo Podemos decidió no comparecer bajo su marca (sí apoyará otras) a las municipales y autonómicas de primavera.

Publicidad

Syriza, el enemigo de la troika

Origen. A diferencia de Podemos, Syriza no es un fenómeno nuevo. Aunque sus orígenes pueden encontrarse mucho antes, no se estableció como partido hasta el año 2004, merced a una coalición de varios grupos de izquierda formada por socialistas, comunistas o ecologistas, entre otros. Su líder, Alexis Tsipras, perteneció a las Juventudes Comunistas, una ideología que no esconde: su hijo mayor se llama Ernesto en honor al Che Guevara.

¿Qué propone? A diferencia de Podemos, Syriza no tiene problemas en situarse en la izquierda. Pese a ello sí tiene algo en común con el partido español: articula parte de su discurso como oposición a los dos partidos que han gobernado Grecia tradicionalmente: Nueva Democracia y Pasok. La política de ambos partidos, con ocultación de cuentas incluida (el déficit era del 12,7% cuando se decía que alcanzaba el 3,7%), llevó a Grecia a una crisis financiera que se ha traducido hasta la fecha en dos rescates, un cúmulo de recortes sin precedentes y una deuda que será imposible de pagar. El gran enemigo de Grecia para Syriza es por tanto la troika (FMI, BCE y UE), lo que explica parte de sus propuestas: realizar una quita de su deuda y restructurar su pago, el fin de la austeridad o nacionalizar sectores como el agua y la luz. Entre sus críticos, se usa un argumento que también se ha utilizado con Podemos: que sus propuestas no son realistas y será imposible de llevarlas a la práctica.

Publicidad

Objetivo. Syriza encabeza las encuestas de cara a las elecciones que se celebrarán en Grecia el próximo domingo. Su objetivo es gobernar, aunque parece una meta complicada si no es capaz de alcanzar acuerdos con algunos de los partidos que han sido blanco de sus críticas. Dicho eso, si logra ganar las elecciones, será un ejemplo de que este tipo de partidos nacidos del descontento puede llegar a convertirse en una alternativa real de Gobierno.

El Movimiento Cinco Estrellas se ha desinflado en Italia

Origen. Autodefinido como una "libre asociación de ciudadanos", el partido fue fundado en 2009 por el cómico Beppe Grillo, su actual líder, y Gianroberto Casaleggio. El Movimiento Cinco Estrellas es fruto del descontento de la sociedad italiana con su clase política, lo que le llevó a crecer rápidamente desde las elecciones regionales de 2010 hasta las generales de 2013, cuando obtuvo más de 8,6 millones de votos.

¿Qué propone? El acceso libre a internet, la democracia directa, el euroescepticismo o el ecologismo son algunas de sus principales posiciones ideológicas. Una de sus propuestas más llamativas fue la de convocar un referéndum en Italia para consultar a la sociedad sobre una posible salida del país del euro.

Objetivo. Si el Movimiento Cinco Estrellas creció como la espuma entre 2010 y 2013, desde entonces no ha hecho más que desinflarse. Problemas internos y la dificultad para encontrar un espacio político propio han sido claves para esta caída. En las elecciones europeas de 2014 el partido recibió 5,8 millones de votos (3 millones menos que un año antes) y sigue cayendo en las encuestas. Sus detractores afirman que ha sido víctima de su propio populismo, detrás del cual no había nada.

Publicidad

UKIP, antieuropeo y radical en lo migratorio

El líder de UKIP, Nigel Farage

Origen. El Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) se fundó en 1993 aunque ha sido en los últimos años cuando ha saltado a las páginas de los periódicos. Liderado por Nigel Farage, se define como liberal, aunque tiene un importante componente conservador y, en algunos casos, incluso radical.

¿Qué propone? UKIP apuesta por minimizar al máximo la actuación del estado en la economía, lo que supone bajar impuestos y reducir las estructuras nacionales, aunque su mayor granero de votos reside en su euroescepticismo. Farage quiere sacar al Reino Unido de la UE y volver a establecer lazos más fuertes con los países que integran la Commonwealth, además de establecer una política de control migratorio mucho más estricta con propuestas como expulsar a sus países a los inmigrantes en paro.

Objetivo. El discurso de Reino Unido para los británicos ha llevado a UKIP a crecer como la espuma. Si en las elecciones generales de 2010 obtuvo un 3,1% de los votos, en las elecciones europeas de 2014 se convirtió en la fuerza más votada, con un 29,2% de los sufragios. El partido de Farage es un quebradero de cabeza para los conservadores, especialmente de cara a las elecciones generales que se celebrarán en Reino Unido este año.

El Frente Nacional o el populismo de derechas

Marine Le Pen. Imagen vía.

Origen. Este partido francés fue fundado en 1972 por Jean-Marie Le Pen, que lo presidió hasta 2011 cuando cedió el testigo a su hija Marine. Se trata de una formación de extrema derecha que defiende un nacionalismo casi extinto en Europa y que abandera políticas claramente xenófobas.

¿Qué propone? La batería de medidas que ha propuesto el Frente Nacional son populistas y extremas: concentrar en campos a los gitanos, prohibir el pañuelo musulmán, restaurar la pena de muerte en el país, salir del euro y cerrar las fronteras del país cancelando el espacio Schengen, entre otras. Además, Le Pen suele llamar a un patriotismo francés tanto en lo social como en lo económico, lo que implica ayudar a las compañías nacionales y establecer medidas proteccionistas.

Publicidad

Objetivo. Es difícil saber dónde está el techo del Frente Nacional, aunque lo cierto es que los sondeos hacen ver el futuro con optimismo a Le Pen. En las europeas de 2014, el Frente Nacional se convirtió en el primer partido de Francia tras obtener un 25% de los votos y las encuestas le dan alrededor de un 28% en intención de voto de cara a las regionales de marzo. Los recientes atentados de París han contribuido a alimentar su discurso nacional, autoritario y contra los inmigrantes, lo que hace prever que seguirá creciendo en apoyos entre la sociedad gala.

Juntos Podemos quiere reeditar en Portugal el fenómeno español

Origen. Se trata de un movimiento ciudadano que se presentó el pasado noviembre y que busca ahora constituirse como partido político. Aunque aseguran que "no somos una franquicia de Podemos", dicen que colaborarán estrechamente con el partido de Pablo Iglesias, del que quieren "aprender de su experiencia". Está liderado por la psicóloga Joana Amaral Freitas.

¿Qué propone? En palabras de su líder, este movimiento no es "ni de izquierdas ni de derechas", sino republicano y democrático, y pretende aglutinar en torno a él a los abstencionistas y a quienes han dejado de creer en el bipartidismo. Rechazan cualquier tipo de acuerdo con otros partidos portugueses y defienden la mayoría de las posiciones de Podemos en España, lo que les ha valido el calificativo de su "alumno".

Publicidad

Objetivo. El primero es constituirse como partido político y a partir de ahí crecer en adhesiones de cara a las elecciones legislativas de octubre en el país luso. El éxito o fracaso de Podemos en España será importante para el futuro de este partido, una vez que los portugueses vean hasta dónde puede llegar este movimiento en su país vecino.

Otros movimientos que crecen

La Alianza de los Ciudadanos Descontentos (República Checa), fundado por Andrej Babis, uno de los hombres más ricos del país; Gente Corriente (Eslovaquia), del populista Igor Matovic; los democristianos de Alternativa para Alemania, que quieren acabar con el euro, o el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (Países Bajos), que bien puede ser calificado como xenófobo y antimusulmán, son otros de los partidos que han crecido al calor del descontento ciudadano. Prácticamente no hay país europeo donde no haya una nueva formación el alza.

La crisis económica más grande desde hace décadas en el Viejo Continente ha sido clave para ello. De hecho, algo que une a todos estos partidos son sus críticas al papel que ha jugado la Unión Europea durante los últimos años: mientras que unos abogan por refundar la UE para lograr una Europa más social otros apuestan directamente por dinamitarla y acabar con el euro.

Más allá de eso, pocas cosas en común. Desde la extrema derecha a la extrema izquierda, desde políticas económicas liberales a otras más intervencionistas y desde posiciones muy restrictivas en lo migratorio a otras que proponen más ayudas para la integración de los extranjeros con menos recursos, los 'otros Podemos' solo tienen en común que han sido capaces de canalizar el descontento ciudadano de cada país.

Su futuro es ahora una incógnita y en muchos casos dependerá de su capacidad para establecer políticas que permitan superar su discurso de la frustración por otro en el que cobren peso las propuestas. De lo que no cabe duda es de que Europa vive un tsunami político sin precedentes que cambiará los equilibrios de poder.