Health

Por qué se nos desencaja la mandíbula cuando tomamos MDMA

"Los movimientos mandibulares causados por el éxtasis no son perjudiciales en sí mismo, aunque a algunos dentistas les preocupa la prolongada sequedad de boca que causa".
29 Agosto 2016, 3:00am
MDMA

QUE CONSTE QUE NADIE DICE QUE ESTE TÍO HAYA TOMADO MDMA, pero esta es más o menos la cara que se te queda (captura de pantalla vía)

Los movimientos de mandíbula son un efecto inevitable del consumo de MDMA, aunque hay personas a las que se les nota más que a otras. Una búsqueda en YouTube revela una retahíla de vídeos de gente haciendo las contorsiones faciales más extravagantes que hayas visto en tu vida. Pero la verdad es que es un síntoma que afecta a todo el que prueba éxtasis.

¿Qué causa estos movimientos?

"Se producen como resultado del bruxismo, es decir, el efecto de apretar las mandíbulas durante un periodo de tiempo prolongado", explica Harry Sumnall, especialista en Consumo de sustancias en el Instituto de Salud Pública del Reino Unido. "Y también del trismo, una contracción muscular que impide la correcta apertura de la boca. Estos efectos pueden provocar movimientos de mandíbula y entrechocar de dientes que el sujeto no es capaz de controlar".

El bruxismo es un problema que suele afectar a la gente durante el sueño, y según el Servicio Nacional de Salud, se atribuye a altos niveles de estrés o ansiedad, en el 70 por ciento de los casos. El síntoma más común es el entrechocar de dientes, y en el peor de los casos puede llevar al desgaste prematuro de la dentadura.

Los movimientos mandibulares causados por el éxtasis no son perjudiciales en sí mismo, aunque a algunos dentistas les preocupa la prolongada sequedad de boca que causa

"Los efectos orofaciales probablemente se deban a la liberación de serotonina y, en menor medida, de dopamina y noradrenalina. Estudios realizados en roedores han demostrado que la liberación de serotonina tras el consumo de MDMA inhibe los reflejos protectores de apertura de la mandíbula, que normalmente evitan que se produzca el rechinar de dientes y la contracción de los músculos de la mandíbula. Con varias dosis de MDMA entran en juego distintos sistemas neurotransmisores y se agudiza el efecto inhibidor de la noradrenalina", explica Sumnall.

Sin embargo, no existen demasiadas pruebas tangibles de esta relación en los humanos. "Siempre es complicado extrapolar los estudios en roedores al consumo en humanos, pero no por ello estas investigaciones dejan de ser plausibles ni de coincidir con lo que ya sabemos del bruxismo, en general", añade.

Entonces, ¿deberíamos preocuparnos por los posibles efectos negativos del bruxismo, aparte de la patética estampa que dejamos cuando aparecemos con la mandíbula desencajada en redes sociales, perdiendo de inmediato la dignidad y, de paso, la oportunidad de conseguir ese ansiado trabajo para el que presentamos una solicitud?

"Los movimientos mandibulares causados por el éxtasis no son perjudiciales en sí mismo, aunque a algunos dentistas les preocupa la prolongada sequedad de boca que causa", afirma Sumnall, y añade que este efecto puede durar hasta 48 horas. "Si a esto le añades el bruxismo, que en muchos consumidores se prolonga hasta 24 horas, la deshidratación causada por el baile y el más que probable consumo de bebidas ácidas, las posibilidades de sufrir daños en los dientes son elevadas".

Otro de los síntomas de los que se suelen quejar los consumidores de éxtasis es el dolor de mandíbulas, debido al sobreesfuerzo al que se somete la articulación temporomaxilar, la "bisagra" que une la mandíbula a los huesos temporales del cráneo.

Un viejo truco que funciona bastante bien es el de mascar chicles sin azúcar

Respecto a los tratamientos preventivos, la Asociación del Bruxismo recomienda el uso de férulas o protectores dentales, aunque no resultan una opción muy práctica, a no ser que te apetezca salir de marcha pareciendo un jugador de rugby.

Un viejo truco que funciona bastante bien es el de mascar chicles sin azúcar. Harry afirma que "los dentistas recomiendan el uso de enjuague bucal con flúor para evitar la sequedad de boca, en lugar de tomar refrescos", aunque tampoco me imagino a la gente intentando colar botellas de Listerine en el club de turno.

Un paseo por Reddit revela que muchas personas recurren a las pastillas de magnesio, cuya carencia se suele asociar a la aparición de bruxismo. Al parecer, la carencia de este mineral es muy común, por lo que un extra siempre viene bien y además puede evitar esos molestos movimientos maxilares. Sin embargo, no hay muchos datos que respalden esta teoría.

Otro dato que me interesa es la relación que puede haber entre la potencia de una droga y la intensidad con la que se producen estos movimientos de mandíbula. Actualmente, en el Reino Unido hay una oleada de MDMA de gran potencia. En 2014 se recabaron datos que indican que las pastillas actuales contienen 108 mg de MDMA, que contrastan con los 80 mg que contenían las pastillas en la década de 1990.

La respuesta a mi duda, como cabía esperar, es que, probablemente, sí haya una relación directa entre la dosis y la intensidad de los efectos. "Es más probable que las pastillas con dosis más altas provoquen estos efectos, aunque también podría deberse al consumo prolongado de dosis menores".

¿Y qué hay de la edad? ¿Cómo afecta esta a la intensidad del bruxismo? "Podría apreciarse cierta diferencia entre un consumidor de 21 años y uno de 50, pero seguramente no habría diferencia alguna entre uno de 21 y uno de 35. Por lo general, los jóvenes suelen tener un patrón de consumo más frecuente, mientras que los de más edad toman pastillas más esporádicamente, por lo que es más probable que experimenten estos efectos".

Al margen de la edad que tengas, si no quieres que la mandíbula vaya a su bola, ya sabes: llévate una férula cuando salgas de fiesta.

@Gobshout