Publicidad
Cultura

La extraña vida de la gente que es capaz de controlar sus propios sueños

Los sueños lúcidos te dan el poder de volar, visitar visitar a tus familiares muertos o follar con famosos mientras estás durmiendo. Hablamos con el escritor Jared Zeizel sobre cómo poder vivir con esa capacidad.

por Roc Morin
10 Febrero 2015, 6:00am
"Una vez estuve en una orgía con Angelina Jolie, Beyoncé y Marilyn Monroe", confesó John. "Brad Pitt también estaba, pero él se dedicaba a grabarlo todo."

La primera vez que hablé con este profesor de mediana edad fue en Nueva Orleans, con motivo de un proyecto que llevo entre manos, que consiste en recopilar sueños de todo el mundo. John no era como el resto: desde muy temprana edad ha sido capaz de "despertar" en sus sueños y controlar su contenido como si se tratara de un dios omnipotente. Además del sexo, sus actividades favoritas son volar, luchar contra terroristas y hablar con su padre, que lleva varios años muerto. Asegura que su vida de vigilia, asistiendo a clases, "no tiene punto de comparación".

Estudios recientes han demostrado que este fenómeno, denominado sueño lúcido, lo han experimentado al menos una vez entre el 47 y el 82 por ciento de la población. La mayoría de estas personas, esos momentos de lucidez son raros y muy fugaces, aunque el psicólogo Joe Green asegura que no tiene por qué ser así. Según afirma Green, la lucidez es una habilidad que puede desarrollarse y perfeccionarse y que él mismo lleva décadas utilizando en sus terapias con resultados satisfactorios. "Con la motivación adecuada", me explicó en una entrevista, "casi cualquiera puede tener sueños lúcidos".

Dispuesto a experimentarlo en mis carnes, compré el libro A Field Guide to Lucid Dreaming (Guía de campo sobre los sueños lúcidos), un compendio de técnicas para mejorar la lucidez. Una semana después, experimenté el primer sueño lúcido de mi vida, una vivencia de iluminación budista que trascendió por completo la realidad.

Al cabo de un mes me encontraba sentado frente al autor del libro, Jared Zeizel, en una cafetería de Hollywood, movido por curiosidad por saber cómo podía aprender a dominar mi nuevo poder. Cómo no, empezamos la entrevista tocándonos las manos y agachado la cabeza en una sencilla prueba para determinar si estábamos soñando o no.

VICE: ¿Cómo se puede aprender a tener sueños lúcidos?

Jared Zeizel: Lo primero que le digo a la gente es que hay que empezar escribiendo todo lo que sueñas cada mañana. Después de un tiempo, empiezas a darte cuenta de que se repiten ciertos patrones. Por ejemplo, quizá sueñas con relojes a menudo. En ese caso, lo que deberías hacer cada vez que ves un reloj en el mundo de la vigilia es preguntarte si estás soñando. Es una comprobación de realidad que, realizada con regularidad, ayuda a preparar la mente. Finalmente, llegará un momento en que te hagas esa misma pregunta en el mundo onírico y pasarás a estar lúcido.

¿Qué comprobaciones de realidad haces?

Hago varias. En el instituto soñaba mucho con zombis, así que durante el día reproducía esos sueños en mi mente, de forma que si veía algún zombi, lo más probable es que estuviera soñando.

¿Qué otras comprobaciones haces?

Juego mucho con las ubicaciones, también. Mucha gente sueña frecuentemente con su casa, sobre todo la de la infancia, así que cada vez que entro en casa, me pregunto, "¿Estoy soñando?". Se ha convertido en el resorte más habitual. Además, siempre que veo entornos posapocalípticos también hago una comprobación de realidad inmediatamente.

Uno de los problemas que tengo es que, una vez entro en estado de lucidez, me emociono demasiado y acabo despertándome. ¿Algún consejo a ese respecto?

Hemos descubierto que, por alguna razón, girar sobre uno mismo ayuda a afianzarte en el sueño. Otra cosa que me gusta hacer es buscar algo tangible y concentrarme en la sensación que produce su tacto. A menudo uso las manos. Presiono un dedo contra la palma de la mano y siento cómo atraviesa la carne y sale por el otro lado. Es una sensación muy extraña. Pero en general se trata de hacer lo posible por contener la excitación, como centrarte en la respiración o contar hasta diez.

Jared Zeizel en el mundo real

Una vez estabilizada tu presencia en el sueño, ¿qué otras cosas te gusta hacer?

A veces invoco a mi alter ego malvado, Dark Jared para conversar con él. Me encanta volar o practicar sexo. A menudo continúo la trama de sueños que ya están en desarrollo, como si fuera un videojuego. También disfruto buscando un huerto en el que crezcan árboles con los frutos oníricos más dulces y sabrosos que haya probado en mi vida.

Es sorprendente la capacidad de nuestra mente para generar placer y perfección más allá de lo que conocemos en el mundo real.

Es una forma fantástica de verlo.

El sexo onírico sería otro ejemplo. ¿Podrías contarme un poco cómo funciona?

En primer lugar, debo decir que no conozco a ningún soñador lúcido que no haya mantenido relaciones sexuales con un personaje onírico. Las experiencias sexuales y de vuelo son las más comunes. No creo que haya motivo para avergonzarse de ello, pero también hay que señalar que estos personajes oníricos no dejan de ser representaciones de uno mismo.

¿Y eso qué implicaciones tiene, en tu caso?

Bueno, a mí me gusta charlar un rato con el personaje onírico antes o después de la relación sexual.

¿Cómo suelen ser esas conversaciones?

Me he dado cuenta de que muchas veces estos personajes están muy abiertos al sexo, aunque otras su actitud es muy distante. Si les pides sexo se limitan a encogerse de hombros y a decir, "Vale", pero en ocasiones no les apetece. Esto suscita la pregunta de si está bien violar a tu personaje onírico. Creo que hay un argumento que, como todo está en tu mente, realmente no estás haciendo daño a nadie. Sin embargo, yo creo que si estás usando el sueño lúcido para explorar tu interior, quizá deberías replantearte si deseas hacer daño a tu psique.

Entonces ¿cómo se explican todas esas personas conocidas y famosas que no has visto nunca antes?

Las celebridades son comunes, la gente fantasea con estar con ellas. Además, creo que su presencia en nuestro subconsciente es una representación de nuestras aspiraciones o nuestra autoestima. En el mundo de la vigilia, la única manera de estar con un personaje famoso es cosechando mucho éxito, razonamiento que explicaría su aparición en el mundo onírico.

¿Has vivido algún episodio con famosos digno de mención?

Mis relaciones más memorables con personajes del mundo de los sueños han sido con guías oníricos, pero no eran de carácter sexual. Por ejemplo, he tenido sueños en los que Dark Jared intentaba convencerme de que me acostara con mi guía onírica, pero a mí me parece una falta de respeto.

¿Quién era tu guía?

Una mujer de mediana edad a la que siento como una amiga de hace años o de otra vida, quizá. Viste a la moda de la década de 1970 y siempre aparece para ayudarme con consejos crípticos.

¿Qué otros guías tienes?

Últimamente veo mucho a un oso gigante muy viejo, con el pelaje canoso y con reflejos púrpura. Suele aparecer en momentos de caos. Siempre que lo veo voy tras él y me lleva a un lugar más tranquilo.

Está claro que eres capaz de entablar relaciones de amistad con personajes oníricos. ¿Alguna vez te has enamorado de uno de ellos?

Suelo enamorarme de alguien o algo presente en mis sueños varias veces al año, probablemente. Lo noto porque al despertar sigo sintiendo todas las emociones que experimentaba en el mundo onírico.

Jared Zeizel cogiendo frutos oníricos

Eso también me ha ocurrido unas cuantas veces, y lo que me fascina es que, a fin de cuentas, te has enamorado de una parte de ti mismo, ¿no? Es como si esto diera a entender que somos seres completos, capaces de generar todo el amor que necesitamos. Sin embargo, por algún defecto de creación, no somos capaces de acceder a ese amor sin intermediarios.

Me encanta el concepto de que los sueños sean como un espejo en el que nos vemos a nosotros mismos. Cuando miras la superficie, todo parece distante, pero en realidad lo que ves es a ti mismo. En cualquier caso, el acto de establecer una separación puede ser beneficioso para lograr cambios positivos en tu persona. Al menos es lo que me ha pasado con Dark Jared: él asume mis rasgos oscuros y me permite convertirme en Light Jared, el Jared de la luz. Percibo muy bien esa diferencia entre nosotros.

Eso trae a colación otra pregunta interesante En muchos de los sueños que he estado coleccionando, la gente parece tener un sentido de la moralidad convencional mucho menos marcado. ¿Te sientes la misma persona en sueños y en estado de vigilia?

Sí. Cuando pienso en los actos horribles o negativos que he cometido en sueños, es cierto que no los considero tan malos como si los hubiera perpetrado en este mundo. Recuerdo un sueño en el que un tipo nos atacaba a mi novia y a mí. Era un hombre enorme, de unos dos metros y medio. El caso es que entré en estado de lucidez y, al ser un sueño, pude darle un puñetazo con mucha más fuerza y derribarlo. El hombretón acabó llorando en el suelo. Cuando me desperté me sentí muy mal por lo que había hecho, lo cual es muy interesante porque nos estaba agrediendo y en el sueño no sentía esos remordimientos. Él se lo había buscado.

Si todos los personajes de tus sueños son reflejos de ti mismo, quizá estuvieras sintiendo la tristeza de ese tipo.

Exacto, y cuando volví a este mundo, en lugar de dos seres independientes, volvimos a ser una persona.

¿Hay algo que aún no hayas hecho en un sueño lúcido y que siempre has querido probar?

Uno de los otros autores del libro, Thomas Peisel, siempre se transforma en varios animales, como en un jaguar o un lobo. Siente cómo pasa de caminar con dos piernas a correr a toda velocidad con cuatro patas. Le encanta. Y también transformarse en pájaros. Me gustaría experimentar en ese campo.

Desde que investigo las sustancias psicodélicas, me siento fascinado por los estados de conciencia místicos. Algunos aseguran haber fumado cigarrillos en sueños y tener la misma sensación que en la vida real. Me pregunto si ocurrirá lo mismo con las drogas. ¿Has tenido alguna experiencia con ellas?

Una vez fumé maría en un sueño lúcido. Estaba con Thomas y ambos flotábamos sobre unas nubes, tocando las copas de los árboles y pasándonos el porro. Fue muy relajante. También he oído que hay gente que medita en sus sueños lúcidos. Hay maestros que meditan en un sueño y acaban en otro mundo, en el que vuelven a meditar y van adentrándose cada vez más en otros mundos.

También se me ha pasado por la cabeza si se podría reproducir en sueños una experiencia cercana a la muerte, con el túnel de luz, las visiones de los ángeles o, como en el Libro tibetano de los muertos, esos horribles monstruos que representan la iluminación. ¿Qué pasaría si crearas el concepto de Dios en tu mente y te fundieras con él?

Eso sería muy interesante. ¿Qué pasa cuando te fundes con otra entidad? Partiendo del supuesto de que existen otros seres en el universo y que hay un dios o varios dioses, creo que si existe algún modo de comunicarnos con ellos, es mediante los sueños.

Parece que tu libro se inscribe en una tendencia generalizada a tomar más en serio los sueños. ¿Cómo ves el futuro?

Sí, es verdad que en los últimos años ha ganado popularidad, seguramente gracias a Origen y Despertando a la vida. Twitter también ha contribuido de un modo extraño. Es sorprendente la cantidad de adolescentes que hablan sobre sueños y sobre el sueño lúcido. Hace milenios que se habla de ello. Las culturas indígenas sabían mucho del tema. Luego fue desapareciendo lentamente de la cultura occidental y ahora la gente suele ignorar por completo sus sueños. De pequeños, cuando teníamos pesadillas, nuestros padres siempre nos decían, "No te preocupes, es solo un sueño".

¿Qué dirías tú en lugar de eso?

Yo diría, "Es parte de ti". Los sueños pueden ser un canal de comunicación con el subconsciente y con tu yo interior. A veces son solo tonterías, pero otras son muy importantes, sobre todo si son pesadillas, ya que suelen ser una manifestación de miedos o inquietudes muy arraigados. Puedes seguir explorando o ignorarlos, pero van a seguir ahí. Yo probablemente le diría a un niño que lo que está viendo está todo en su cabeza y que debe aprender a controlar sus sueños pero también a escucharlos porque puede que le estén diciendo algo que deba saber.

Sigue el último proyecto de Roc en World Dream Atlas.