Cultură

Un estudio proyecta que los coches sin conductores llevarán a más sexo en las calles

Prostitución, drogas y sexo. ¿Qué esperaban?
29.11.18
9854855005_1896d6402f_o
Todos nosotros. Fotografía vía Flickr por Michael Coghlan.

Artículo publicado por VICE México.

Cada día nos acercamos un poco más a cosas que creíamos únicamente posibles en películas de ciencia ficción. Una de ellas, por supuesto, son los coches que se manejan por sí solos. La pregunta aquí es: ¿estamos listos para este tipo de avances disponibles al público general? La respuesta es inconclusa.

En la investigación titulada Vehículos autónomos y el futuro del turismo urbano, los investigadores enumeran una serie de cuestiones sobre el tipo de impacto social y económico que tendrán los automóviles. Entre otras cosas, cómo el turismo podría cambiar radicalmente en las ciudades, cómo las personas locales podrían vivir lejos de los centros citadinos, teniendo mayor poder adquisitivo en bienes raíces fuera de la ciudad y cómo sería relocalizar a las personas que hoy en día usan la transportación como medio de subsistencia.

Acorde al estudio académico publicado en los Anales de Investigación de Turismo, para el 2025 este tipo de transportación será abundante en las calles. Según las proyecciones de los investigadores Scott Cohen de la Universidad de Surrey y Debbie Hopkins de la Universidad de Oxford, especialistas en transportación y medio ambiente, respectivamente, hasta el 90% de los accidentes de tráfico podrían llegar a ser evitados por completo. Sin embargo, no ha habido mucha investigación sobre cómo los coches sin conductor podrían cambiar, a su vez, la relación entre la movilidad y la vida nocturna de las ciudades.

“El uso de vehículos autónomos (CAV’s) en ciudades afectará hoteles, eventos, restaurantes y bares en maneras aún no consideradas por las industrias de turismo, eventos y hospitalidad, o la academia”, detallan los investigadores, haciendo énfasis en la esfera nocturna y criminal de las ciudades: “El turismo en las noches urbanas está íntimamente conectado con la industria hospitalaria. Al mismo tiempo, crímenes violentos y comportamientos antisociales seguido toman lugar en áreas con mucho movimiento nocturno, por lo tanto, la intersección entre mobilidad automatizada y vida nocturna demanda análisis sistemáticos y continuos”.

Esto, naturalmente, los lleva a preguntarse sobre cómo se podría desarrollar el uso de CAV’s para actividades ilícitas o, al menos, de terreno gris. “Esto puede incluir preguntas sobre cómo la prostitución, y sexo más generalmente, en vehículos de este tipo en movimiento, se hace un fenómeno más común”, escriben. “Por ejemplo, ‘hoteles por la hora’, probablemente serán reemplazados por CAV’s, y esto tendrá implicaciones para el turismo urbano, ya que el sexo juega un rol central en muchas experiencias de turismo (e.g. Carr, 2016). Mientras los CAV’s probablemente serán monitoreados para evitar precisamente que las personas tengan sexo o usen drogas en ellos, este tipo de vigilancia podría ser fácilmente superada, deshabilitada o removida. Aún más, CAV’s personales probablemente serán inmunes a dicho tipo de vigilancia. Esos CAV’s personales podrán ser usados comercialmente, y es un pequeño brinco pensar en el Distrito Rojo de Ámsterdam en movimiento”.

Una serie de problemas que, según, para el 2025 deberían estar resueltas. Esperemos que no sea así, porque la verdad todo eso que temen suena súper divertido.


Sergio sueña con tener un hotel en movimiento en Instagram.