No pasa nada por volver a liarte con tu ex

Los líos entre exparejas son mucho más comunes de lo que creemos, según un reciente estudio.
14.11.18
Man with tattooed hand kissing a woman
Yura Shevchenko/Stocksy

La sabiduría popular dice que no deberías acostarte con tu ex. Artículo tras artículo, se argumenta por qué es una mala idea: no solo será más difícil pasar página, sino que también podría resultar emocionalmente agotador y traumático. Pero, ¿es eso cierto? Puede que no, según un nuevo estudio sobre el tema, que sugiere que practicar sexo con tu ex puede ser más beneficioso que perjudicial.

Antes de adentrarnos en los efectos de practicar sexo con un ex, puede que te sorprenda saber que es algo bastante común. Por ejemplo, según un estudio de matrimonios adultos que se han separado recientemente, uno de cada cuatro personas afirmaba haberse acostado con su excónyuge.

Publicidad

Otros estudios demostraron que el índice de sexo entre exparejas es aún mayor entre adultos que acaban de salir de relaciones no matrimoniales.


MIRA:


En cuanto a los efectos, un estudio preliminar publicado en 2012 de 137 parejas separadas reveló que el sexo con un ex no producía ningún daño psicológico. De hecho, tanto si se había superado la ruptura como si no, volver a liarse tras la ruptura no estaba vinculado a índices más altos de sufrimiento emocional. Es más, entre los que aún no habían superado la ruptura, este tipo de relaciones estaba vinculada a niveles de sufrimiento emocional más bajos, y no al contrario.

Una nueva serie de estudios se basa en estos resultados y encuentra argumentos que apoyan la idea de que mantener relaciones con quien fue tu pareja no es inherentemente traumático. Uno de esos estudios se centró en datos de 113 personas de entre 18 y 55 años. Todos empezaron el estudio cuando tenían una relación. Los investigadores siguieron semanalmente a los participantes y a los que sufrieron una ruptura se les ofreció rellenar un par de cuestionarios sobre su experiencia. Estos incluían información sobre la actividad sexual que podrían haber tenido con sus ex, su estado emocional en ese momento, lo apegados que se sentían a esas personas y cómo de angustiados se sentían por la ruptura en sí.

Cerca de un cuarto de los participantes (24,8 por ciento) afirmaron haber buscado acostarse con su ex en algún momento. Puede que no sorprenda que los que lo hicieron se sentían más apegados a sus exparejas, pero es importante destacar que aun así el sexo con exparejas no tiene relación con sentirse más angustiado por la ruptura.

De hecho, se ha demostrado que acostarse con un ex es más beneficioso que dañino: la gente aseguró sentir más emociones positivas que negativas los días que buscaban practicar sexo con su ex. Además, se demostró que practicar sexo con un ex no conllevaba sentirse angustiado el día siguiente. Es más, el sexo con un ex tampoco ayudó ni dificultó el proceso de desvincularse de él o de ella.

Publicidad

Como era de esperar, los que buscaban sexo con sus ex fueron los que afirmaron tener más problemas en superar la relación. Pero incluso así, no parecía tener efectos negativos sobre ellos.

Un segundo estudio, con 372 personas de entre 18 y 65 años, tenía un objetivo muy concreto: centrarse en si la gente que buscaba practicar sexo con sus ex lo conseguía. Cuando lo intentaban, eran más las veces que funcionaba que las que no. De hecho, nueve de cada diez veces lo conseguían.

Los resultados de estos estudios son limitados, ya que no nos indican qué motiva a la gente a querer acostarse con sus ex. Puede haber varias razones, como la satisfacción, la comodidad y la seguridad sexual, un cierre emocional o porque buscan en secreto (o no tan en secreto) recuperar a su ex. Necesitamos más estudios para conocer qué razones son más o menos comunes o si las diversas razones están vinculadas a resultados diferentes.

Dicho esto, estos hallazgos son importantes por varios motivos. Primero: nos dicen que las rupturas no siempre son tan limpias y que no es raro que las parejas tengan algún tipo de encuentro sexual después. Y lo que es más importante, estos estudios ponen a prueba la creencia popular de que el sexo con un ex es algo que hay que evitar sí o sí, teniendo en cuenta que no hay pruebas de que produzca daño emocional, más bien al contrario, por regla general, el sexo entre ex parece ser beneficioso.

Esto no quiere decir que el sexo con un ex siempre sea una buena idea o que no pueda tener efectos negativos. Las experiencias de la gente respecto al sexo, pueden variar por sus personalidades únicas y su historial de relaciones, lo que quiere decir que es posible que para algunos sea más beneficioso que para otros.

Justin Lehmiller es investigador del Instituto Kinsey y autor del blog Sex and Psycology. Su último libro es Tell Me What You Want: The Science of Sexual Desire and How It Can Help You Improve Your Sex Life (Dime lo que quieres: la ciencia del deseo sexual y cómo puede ayudarte a mejorar tu vida sexual). Síguelo en Twitter @JustinLehmiller o en Instagram @JustinJLehmiller.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.