Mira la única presentación oficial de ‘Amor Amarillo’ de Gustavo Cerati

A 25 años del lanzamiento del primer disco solista del genio argentino, desempolvamos la vez que le tocó completo en una radio local.
2.11.18
Gustavo Cerati, guitarra. Amor Amarillo

1993 fue un año distinto para Gustavo Cerati. Acababa de salir de una gira de unos tres meses en los que presentó Dynamo -tal vez el disco más experimental y vanguardista en la carrera de Soda Stereo- y algo cansado de la locura de vivir en una banda de esa magnitud. Parecía el momento preciso para explorar nuevos caminos, no solo artísticos sino en su día a día. Un desgaste que se juntó con la noticia de que su mujer, la chilena Cecilia Amenábar, estaba esperando su primer hijo, lo que fue el detonante definitivo para que dejara todo por un tiempo y se fuera a vivir a Chile.

Publicidad

Así, sin pensarlo demasiado, Cerati suspendió la gran vida de rockstar que tenía en Buenos Aires y con una consola de ocho canales, su inseparable máquina de ritmos AKAI MPC60, una guitarra Paul Reed Smith y algunos discos, comenzó las grabaciones de su primer álbum solista desde la sala de su apartamento en Santiago. En ese nuevo hogar en la comuna de Providencia, Cerati le dio forma a lo que sería Amor Amarillo. Trabajando hasta altas horas de la madrugada, sampleó los latidos de Benito -su hijo próximo a llegar- para el demo de “Pulsar” y Amenábar le ayudó con los coros, tocó el bajo en “A Merced” y coescribió la letra de “Ahora es Nunca”.

Un proceso orgánico y con un ambiente familiar que lo extrajo por primera vez de la dinámica de funcionar grupalmente. Con los demos listos, regresó a Buenos Aires y con la colaboración de sus viejos escuderos, lo terminó de sacar adelante. Zeta Bosio colaboró en teclados, percusión y bajo, Tweety González se encargó de que el audio quedará pulido y Adrián Taverna ayudó con la ingeniería en el estudio. El disco se publicó el 1 de noviembre de 1993, exactamente 25 días antes del nacimiento de Benito y demostró a un Cerati completamente entregado a sus gustos personales, con una obra transversal a lo acústico, lo electrónico y lo meramente psicodélico y experimental.

“Fue algo que surgió casi impulsivamente, no había una idea preconcebida del disco antes y yo creo que dos meses antes ni siquiera tenía la idea de hacer un disco solista”, dijo Cerati en una entrevista de 1994 paralela a la presentación del disco en Much Music de FM100, una emisora de Buenos Aires. Un show íntimo que hizo junto a Zeta Bosio y que pasaría a la historia por ser la única vez en la que Amor Amarillo se tocó de comienzo a fin, en el bache que se dio antes de la publicación de Sueño Stereo, el último álbum de Soda, en 1995.

Un documento histórico que a 25 años del lanzamiento de Amor Amarillo, les dejamos aquí abajo.