Cinco preguntas sobre el vídeo del profesor que pone porno en clase sin querer

El terror de cuando se te dispara en clase el vídeo con el que te masturbaste la noche anterior.

|
nov. 8 2018, 7:00am

Foto de portada vía Twitter

A un tipo le ha saltado una proyección de un vídeo porno en la pizarra mientras daba una clase a unos chavales de unos 15 años. Ha sucedido, no sé exactamente dónde, pero ha sucedido. Miradlo.

Vayamos al grano, ahí van las preguntas que todos nos estamos haciendo.

¿POR QUÉ DIABLOS TARDA TANTO EN QUITAR EL VÍDEO?

El vídeo grabado por un alumno empieza con el porno ya reproduciéndose en la proyección de la pizarra por lo que no podemos saber cuántos segundos previos a la grabación llevaba proyectándose porno en esa clase. Igualmente, una vez empezado el vídeo, el profesor tarda unos 17 segundos en aparecer corriendo y apagar el asunto. ¿Qué estaba haciendo durante esos fatídicos 17 segundos? ¿Qué es más importante que quitar el vídeo porno que te bajaste para masturbarte y se está reproduciendo sin que tú quieras en el aula donde das clase a niños de 15 años? Nada. Nada es más importante que detener eso.

Probablemente el pobre tipo estaría fuera de clase, charlando con algún compañero, cuando ha empezado a escuchar los gritos de sus alumnos. Quizás en ese momento ha pensado que alguien se había sacado una pistola y estaba amenazando al resto, quizás por eso ha ido con cautela. Pero no deja de ser extraño que el tipo TARDE TANTO en aparecer cuando esos chavales llevan gritando —evidenciando que algo raro pasa— tanto rato.

profesor porno en clase

¿CÓMO SE LE HA DISPARADO EL VÍDEO?

Los reproductores de vídeo de los buenos pajeros (como el VLC) no conservan la biblioteca de vídeos en lista una vez cierras el programa, pero los programas que existen por defecto en el Windows y otras plataformas sí. Seguramente el tipo se pajeó la noche anterior con este vídeo y esa mañana reprodujo el vídeo de “Las grandes mentiras sobre la batalla de Pearl harbor” o lo que fuera que quisiera enseñar en su clase de yo-qué-sé-qué, sin saber que detrás estaban en cola los 17 vídeos porno que utiliza normalmente para pajearse. En fin, el pobre diablo está enseñando a todos sus alumnos el vídeo con el que se masturbó la noche anterior.

Nota adicional: El tipo se masturba descargándose vídeos en locutorios y transportándolos a su casa en un USB llamado “Contabilidad”; nunca lo hace por streaming porque considera que es menos seguro. Las putas cookies , internet, los datos, todo eso; tiene claro que si mira porno online lo van a descubrir. Toda la precaución ha generado la peor de sus pesadillas. ¿Captáis la moraleja?

¿ES UN VÍDEO CASERO DEL TIPO?

Lo primero que me ha venido a la mente, viendo las imágenes con las que empieza el vídeo, es que se trata de un vídeo sexual casero del profesor. Un buen vídeo caserillo de esos que se graban para pensar (equivocadamente) que tu pareja se está pajeando contigo y no con vídeos mejores de internet.

Pero un vistazo más detallado sobre la película porno parece indicarnos que se trata de uno de esos fakes que pretenden emular un vídeo casero. La iluminación y la puesta en escena se escapan de los cánones de lo amateur y el nivel de estabilidad de la cámara en el POV denota que ahí hay expertos detrás, un cámara profesional sujetando la cámara delante del actor. No hay duda, no es un vídeo del profesor follando.

profesor porno clase

¿ESTE POBRE DIABLO IRÁ A LA CÁRCEL?

La pregunta ya no es si perderá el curro, que, evidentemente, lo perderá, aquí la pregunta es si el tipo terminará entre rejas. El tema es que la mezcla de “menores de edad” + “pornografía” normalmente no encaja muy bien. Realmente, este “divertido” vídeo es uno de los peores dramas de la década, al menos para el protagonista.

Muy probablemente al tipo le caiga una multa y también es probable que se pase unos años en la cárcel. En un futuro, el tipo no podrá volver a enseñar a niños y tendrá que contentarse con ser un profesor expresidiario que solo podrá dar clases entre rejas, enseñando a pervertidos y pedófilos que no está nada bien mezclar los conceptos de “menores de edad” + “pornografía”.

Nota adicional: Hay que tener en cuenta que el miserable tiene la gran suerte de que una notificación haya aparecido en el punto justo para tapar la penetración. Puede que este detalle sea lo que separe la libertad del cautiverio. Jodido por la tecnología pero, a la vez, salvado por ella. Menudo embrollo. ¿Es esto lo que nos espera a los humanos con la inteligencia artificial?

profesor porno clase

¿QUÉ ESTABA PASANDO POR SU CABEZA DURANTE ESE MOMENTO EN EL QUE QUITA EL VÍDEO Y SE QUEDA PARADO UN RATO MIRANDO EL ESCRITORIO?

El momento del error, el momento en el que se da cuenta de que la ha cagado completamente. Montañas derrumbándose y destruyendo aldeas repletas de niños que juegan inocentemente con pelotas de caucho. No sabe dar explicaciones, no quiere estar pasando por esto, quiere hacer “control+z” con su vida. El tipo no puede pensar nada, ni tan siquiera en excusas como que “ha sido un virus”, “alguien me está controlando remotamente el portátil”, “un alumno me ha puesto una peli porno en la lista de reproducción sin que yo lo sepa” o “tengo este vídeo para hacer un montaje con imágenes del Holocasuto y presentarlo a un festival de cine de autor”, lo que sea.

No puede ni intenta fingir que todo esto no ha tenido nada que ver con él. No puede pensar en nada, solo ve la cagada y la acepta. Acepta el despido. Acepta que quizás incluso lo metan en el trullo. Acepta que su vida ya está rota. Intenta alargar ese momento, ese único momento de paz que tendrá antes de que todo estalle y su vida arda. Parado, mirando los iconos del escritorio como quien mira el horizonte o toca un tallo de hierba. Es la despedida de una vida digna, la constatación de que a partir de ahora todo irá a peor.

Sigue al autor en @rodellaroficial.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Más VICE
Canales de VICE