medioambiente

En imágenes: la base aérea abandonada que está contaminando Groenlandia

El gobierno de Estados Unidos tiene la tristemente célebre costumbre de abandonar sus bases militares cuando ya no las necesita, pero la base Bluie East Two de Groenlandia es sin duda una de las áreas más impresionantes que jamás haya abandonado.
6.5.16
Imagen por Ken Bower
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard.

El gobierno de Estados Unidos tiene la tristemente célebre costumbre de abandonar sus bases militares cuando ya no las necesita, pero la base Bluie East Two de Groenlandia es sin duda una de las áreas más locas que jamás haya abandonado.

EEUU estableció "Bluie" — nombre en clave para Groenlandia — como una base aérea en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, para defender a Groenlandia de una posible invasión alemana. En 1947 fue abandonada, dejando tras de sí miles de barriles llenos de combustible y estructuras de amianto.

Publicidad

Desde entonces, los restos de la base han estado contaminando uno de los ambientes más prístinos y remotos en el mundo.

Ken Bower, fotógrafo con base en Nueva York viajó allí el año pasado para capturar el daño. Hasta la fecha, no se han iniciado esfuerzos para limpiar la zona, cuenta Bower, aunque la Guardia Costera de Estados Unidos estuvo en la región en 2013 para buscar un avión que desapareció durante la guerra, hace 70 años.

El fotógrafo habló con Motherboard para relatar su experiencia.

Motherboard: ¿Cómo te enteraste que existía Bluie East Two? ¿Habías estado alguna vez en Groenlandia antes?
Ken Bower: Descubrí Bluie East Two a través de una investigación que hice acerca de la regiones subárticas y del Ártico. Siempre estoy investigando proyectos en esas regiones. Estuve en Groenlandia en dos ocasiones; en 2014 y 2015. Pasé tres y cuatro semanas respectivamente en cada viaje.

¿De donde proviene el origen del apodo de base, "Flores de América"?
Uno de los residentes del pueblo [Kulusuk] me lo explicó. Los barriles oxidados, vistos desde la distancia y cuando el sol brilla sobre ellos, parecen maceteros de flores.

¿Qué se siente al estar allí? ¿Cómo es la ubicación? ¿Quién te ayudo?
La base es un lugar extraño, triste. Groenlandia es un ambiente prístino y es bastante chocante ver un paisaje tan hermoso con unos 10.000 barriles de combustible y otros restos oxidados.

Es una zona muy remota. Un amigo mío que vive en Kulusuk me llevó hasta allí en barco. En el 2015 apuré mi viaje para llegar aún con los resabios del invierno así que todavía había nieve en el suelo.

Publicidad

Yo quería un poco de nieve en mis fotos con el fin de proporcionar un contraste entre la tierra y los restos oxidados. También había una gran cantidad de hielo en los fiordos. Tuvimos que hacer tres intentos durante seis días para conseguir serpentear el hielo con el barco y alcanzar la base. En nuestro segundo intento estuvimos unas casi ocho horas tratando de llegar y fracasamos.

¿Cuanto tiempo estuviste acampando allí?
Acampé durante dos días en 2014. Planeaba quedarme en la base durante cinco días en el año 2015, sin embargo, debido a las condiciones climáticas — eufemismo para describir la enorme cantidad de hielo — no pudieron recogerme hasta el octavo día. Los fiordos quedaron tapados por el hielo el quinto día y supe que no iba a ser recogido. Ni siquiera me molesté en empacar mis cosas. Asumí que pasarían probablemente al menos un par de días hasta que alguien pudiera ir a buscarme.

Tenía comida como para resistir alrededor de dos semanas y estaba preparado para permanecer mucho más tiempo si hubiera sido necesario. No es difícil encontrar alimento allí; durante la época de marea baja se pueden recoger mejillones y pescar. Y el agua es provista por un río glacial.

Al octavo día oí dos barcos que se acercaban desde el norte. Uno atracó en tierra y el capitán no sabía hablar Inglés, pero sabía mi nombre y me saludó con la mano. Después me mostró un mensaje de texto en su teléfono celular que provenía de mi amigo y decía: "Ken hemos tratado de recogerte durante unos días pero hay demasiado hielo. Viaja con mi tío que te llevará al sur". Me subí al barco y me trasladó hacia el sur, donde me reuní con mi amigo en el medio de los fiordos estrangulados por el hielo. Luego continué camino en el barco de mi amigo y así regresé a la aldea Kulusuk.

¿Algo en la región te sorprendió especialmente?
Poco después de comenzar a hacer las primeras fotos, el cielo se despejó y la temperatura aumentó rápidamente. Resultó ser uno de los días más cálidos de mi viaje; aproximadamente 15 grados centígrados. Unos 30 o 45 minutos después, oí un ritmo de batería que se repitió cada pocos minutos. El combustible en los barriles se expandía y el sonido provenía de las tapas de los barriles que saltaban por la presión. Esto me hizo notar que muchos más barriles de los que yo pensaba están aún llenos.

También me sorprendió ver tantas tejas y aislamiento de tuberías de asbesto. El asbesto era un material muy común para la construcción de viviendas en aquel momento. Ahora está apilado junto a los escombros del edificio derrumbado que alguna vez albergó militares.

¿El cambio climático afectó la antigua base militar?
El cambio climático no ha afectado a la base en sí. Sin embargo, los locales han informado que notaron cambios en la región. Su temporada de caza en el hielo se ha reducido debido al cambio climático. Los productos importados son limitados, a parte de ser muy caros, por lo que los habitantes de la región dependen de la caza y la pesca.

¿Por qué querías retratar este lugar? ¿Qué otros lugares has fotografiado?
Siempre me he sentido atraído por los lugares remotos del extremo septentrional del planeta, donde la luz, la tierra y el mar se unen. Sin embargo, yo quería encontrar un proyecto con algún condimento extra. Cuando me enteré de la existencia de Bluie East Two me sorprendió bastante que no estuviera ya retratada en alguna publicación importante. Al avanzar con la investigación, más me daba cuenta que tenía que llegar hasta allí y fotografiarlo.

La mayoría de mis proyectos fotográficos han sido en el Ártico, el subártico, y las regiones nórdicas. En septiembre estaré en una residencia para artistas durante cinco semanas para continuar un proyecto sobre la cultura nórdica.

Todas las imágenes por Ken Bower.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs