Drake, hasta escondiendo a un hijo, se sale con la suya

El video de Drake para "I'm Upset" sobre 'Degrassi', es la falta de respuesta a Pusha-T que necesitaba para salir ileso.
20.6.18
Captura de pantalla de "I'm Upset"

Este artículo fue publicado originalmente por Noisey Estados Unidos. Léelo en inglés.

Todo lo que tiene que ver con Drake, desde su música hasta su marca, está cuidadosamente pensado, elaborado y presentado. Durante años, nada tomó a Drake por sorpresa porque —por el bien de su marca—, él y su poderoso equipo estaban preparados. Por eso "The Story of Adidon" de Pusha-T —el terremoto de canción que soltó el rapero de Virginia hace unas semanas— es tan impactante: por primera vez en su carrera, las acusaciones contra Drake fueron tan brutales que se vio obligado a hacer un comunicado/disculpa en Instagram. En 2015, Meek Mill probó suerte contra Drake poniendo en duda su credibilidad rapper, pero el rap es una fracción de lo que hace que Drake sea Drake. La diferencia acá es que la canción de Pusha-T amenazó a la figura de Drake como estrella pop. De repente pareció como si su imagen se vería afectada para siempre, como si su foto haciendo blackface y las afirmaciones de que es un padre ausente, lo fueran a perseguir de por vida. Pero no, aquí estamos a unos días del lanzamiento del nuevo álbum de Drake Scorpion y básicamente la gente ya se olvidó de lo que pasó a principios de mes. ¿Cómo se salió con la suya el 6 God otra vez?

Publicidad

Primero, afortunadamente para Drake, apenas comenzaba su relación con la directora Karena Evans; en la cual, al parecer, el objetivo de cada video que hicieron juntos ("God’s Plan" y "Nice For What”), era crear algo cada vez más gigante e increíble. Y juntos usaron su último sencillo, "I'm Upset", como una estrategia para desviar la conversación del supuesto hijo que Drake ha mantenido oculto, hacia la reunión de la única telenovela juvenil canadiense que conoces.

En el tiempo transcurrido entre "The Story of Adidon" y el video de "I'm Upset", la presencia en Internet de Drake se volvió prácticamente nula. Todos nos quedamos con la sensación de que este silencio significaba que no tenía claro cuál sería su next move. Esa sensación fue reforzada por el involucramiento de J Prince en la trama. J Prince es un empresario de Houston, Texas, CEO de Rap-A-Lot Records (y uno de los hombres más temidos en la industria del hip hop), y aprovechó su gira de prensa para promover su nuevo libro y validar el silencio de Drake; todo lo cual, dejó un aroma a derrota en el ambiente. Hasta que una noche de la semana pasada Drake rompió el silencio y publicó en su Instagram la portada de su nuevo álbum, como si no hubiera pasado nada, junto a una fecha de lanzamiento y una imagen de la secundaria Degrassi, con la leyenda “link en mi bio”. Y en el momento en que Shane Kippel (interpretado por Spinner Mason) atraviesa la cortina con una sonrisa y los brazos abiertos; el hijo escondido, la cara pintada de negro y lo que en otro momento hubiera sido un pleito para el resto del verano, súbitamente desapareció.

Publicidad

Una vez más, Drake con el timing de los dioses. El lanzamiento del video para "I’m Upset" llegó en el momento perfecto, porque la gente todavía tenía la esperanza de que respondiera. Pero Drake, como buena estrella del pop que hace su tarea, se aprovechó del momento y justo como lo ha hecho a lo largo de su carrera —con videos como "Hotline Bling" y "Started From the Bottom"— se hizo viral con apenas tronar los dedos. Drake utilizó el video de "I’m Upset" para buscar una respuesta emocional en sus espectadores: justo como lo hizo con "God’s Plan" (apelando al corazón de las personas), y luego en "Nice For What" (ofreciendo una sensación de empoderamiento); esta vez, optó por la nostalgia.

La nostalgia es poderosa. Familias enteras viven de ella. Con pasar un día en el mágico mundo de las redes sociales, te encuentras cientos de videos de telenovelas, artistas y modas cuyo fin es apelar al sentimiento de nostalgia que te provoca pensar en otro momento de tu vida. A diferencia de la mayoría de los dramas adolescentes, Degrassi es raro porque sigue y se ha tenido que adaptar a los tiempos. La toma de Drake caminando al lado de su mejor amigo en la pantalla a través de los pasillos de la escuela, habría sido suficiente para despertar la sensación de nostalgia que le estaba tratando de sacar a sus fans. Pero Drake insistió aún más, al darse cuenta de que si esto apaciguaba las acusaciones de Pusha, el momento tenía que ser trascendental. Entonces hizo lo único que podría hacer una estrella de pop responsable: resucitó a todo el elenco para recitar sus letras en el gimnasio de la escuela. Gente que no sabías que extrañabas, la música original del tema que no sabías que recordabas, y la subsecuente descarga de fotos en Instagram de la grabación del video que, por alguna razón, te hicieron sentir como si también tú hubieras estado ahí. Drake como marca siempre llega a un nivel en el que es difícil imaginar cómo podría mejorar. Siempre logra emitir la sensación de que tiene el control.

El video es efectivo en todo. A pesar de que "I'm Upset" inicialmente generó un interés promedio (para ser un single de Drake) —debutando en el número 19 en las listas de Billboard antes de caer al número 32, versus "God's Plan" y "Nice For What", que ambas debutaron y se mantuvieron en el número uno—, Drake cambió el diálogo con su video. Las conversaciones en Internet pasaron del niño secreto de Drake y una muy controvertida foto suya haciendo blackface, a una época desaparecida de Degrassi y a personas compartiendo sus momentos favoritos de la historia del programa. La cobertura incluso llegó a sitios como CNN y Fox News. En seis minutos, Drake hizo que la narrativa que se estaba formando sobre su derrota, pareciera humo. Todas las acusaciones de Pusha fueron borradas con la reunión de una secundaria imaginaria en un video musical.

Pusha-T lastimó a Drake de un modo en el que muchos raperos antes de él no pudieron, pero el problema aquí es que nadie comprende la influencia y la carrera de Drake, como él mismo. Durante años, cada vez que la opinión pública acerca de Drake ha virado a lo negativo, él maniobra para salir avante en la mejor posición. El dominio de Drake sobre su marca es tan fuerte como versátil, y se nota en que, esta ocasión, de una manera completamente opuesta a lo que hizo con Meek Mill en 2015, reaccionó con éxito y se salió con la suya de nuevo. El video de "I'm Upset" salvaguardó la imagen de Drake en la cultura pop y, aunque la comunidad del rap nunca olvidará su falta de respuesta, Scorpion llegará y será la epopeya cultural que Drake quiere que sea –sin importar si es bueno o malo. Porque ese, amigos, es el poder de Drake.

Conéctate con Noisey en Instagram.