Actualidad

Facebook quiere ser el nuevo Tinder y eso no tiene ningún sentido

Zuckerberg ha anunciado la creación de un Tinder integrado en la red social y sospechamos que se parecerá mucho al programa de emparejar jubilados de Juan y Medio.
AC
ilustración de Aina Carrillo

Facebook quiere que encuentres el amor. Y quiere que lo encuentres en Facebook, claro. Tras el escándalo de Cambridge Analytica, por el cual Mark Zuckerberg tuvo que comparecer en el Congreso de Estados Unidos y comparecerá próximamente ante el Parlamento Europeo, la compañía ha anunciado que está trabajando en Facebook Dating, una plataforma integrada en la red social y diseñada para que sus usuarios encuentren no solo el amor sino el amor verdadero.

Publicidad

"Esto va a ser para construir relaciones reales a largo plazo, no solo aventuras", declaró Zuckerberg en la conferencia anual de desarrolladores de la empresa. No explicó el modus operandi, no expuso cómo conseguirá que no sea una red solo para "aventuras", pero sí que habló, como no podía ser de otra manera, sobre la privacidad. Sobre las medidas que está preparando y tomando Facebook a raíz de la polémica de la filtración de datos, como la aplicación del nuevo reglamento general de protección de datos (RGPD) a los europeos.


LEE:


Pero volvamos al amor verdadero. Dejemos para otro momento la reflexión sobre la pertinencia y los riesgos de que Facebook tenga también información sobre la manera en la que tiramos fichas —información que, por otra parte, seguramente tiene desde hace tiempo porque todos hemos usado Facebook Messenger para ligar—. El caso es que Zuckerberg se ha dado cuenta de que lleva 14 años connecting people, como Nokia, pero no había caído en hacerlo con fines románticos.

No es que haya visto que otras mentes despiertas —los creadores de Tinder, Grindr, Lovoo, Meetic— llevan años sacado tajada del amor y el sexo y sobre todo de nuestra incapacidad para buscarlo en el mundo real. No es que la casa sea experta en "inspirarse" en otras aplicaciones para crear e implementar sus nuevas funciones, qué va. Es, simplemente, que Mark quiere que confíes en él y en Facebook no solo para meter el pizarrín, para cumplir con el mandato de Dios, para jugar al teto, sino para encontrar a tu contrario/a, que diría Quequé en La Vida Moderna. A la persona que te acompañará de por vida.

Publicidad

El número de usuarios entre los 12 y los 25 años es cada vez menor, lo que genera que la red social más usada del mundo sea también la más percibida como anticuada por los jóvenes

La novedad que presenta Facebook Dating respecto a otras aplicaciones e instrumentos digitales para ligar es que no podrás llevarte el susto de encontrarte a tus colegas, exnovios o a familiares. La aplicación no mostrará el perfil público de quien la use a amigos en la red social. El chat será privado y no estará conectado con Facebook Messenger. Hasta ahí todo bien. Todo fenomenal. Esta característica ahorrará más de un disgusto, de hecho.

Sin embargo, ¿qué sentido tiene Facebook Dating en 2018? A los jóvenes ya no les interesa Facebook. El número de usuarios entre los 12 y los 25 años es cada vez menor, lo que genera que la red social más usada del mundo sea también la más percibida como anticuada por los jóvenes. ¿Es esta nueva función un —otro— intento por rejuvenecer su imagen? Puede. ¿Corre el peligro Facebook Dating de convertirse en el programa de emparejar jubilados que conduce Juan y Medio en Canal Sur en versión online? También puede.

En la presentación de esta nueva funcionalidad, Zuckerberg aludió a los "200 millones de personas en Facebook que se identifican como solteras". 200 millones de personas que, por el perfil de usuario al que se va quedando reducido la red social, nos hacen imaginar una aplicación de ligues para tíos abuelos y vecinas de toda la vida mayores de 50. Y eso no es malo, no se trata de gerontofobia. Pero, joder, es cuanto menos curioso.

Publicidad

Resulta inevitable pensar en Facebook Dating como uno piensa en su muro en 2018

Tras el anuncio de su implantación en los próximos meses, resulta inevitable pensar en Facebook Dating como uno piensa en su muro en 2018: que si padres que ponen mensajes privados en sus estados pensando que se los están enviando a personas por privado y luego se contestan a sí mismos "mehe quivocado jjjjj", que si memes de persona mayor con frases motivacionales y dibujos psicodélicos, que si opiniones sobre la casa de Pablo e Irene, que si peticiones de Change.org para que las enfermedades raras tengan la asignación de dinero público que merecen…

Facebook nació tras la creación por parte de su CEO de Facemash, una plataforma ilegal y misógina en la que Zuckerberg, por aquel entonces estudiante de Harvard, colgó fotos de chicas de distintos campus de la universidad para que los usuarios de la página puntuaran cuál de ellas estaba más buena. Fue acusado entonces de traspasar la seguridad y violar la privacidad individual.


MIRA:


Quince años después la historia se repite y Mark, que ya no es un joven universitario sino la quinta persona más rica del mundo, tuvo que rendir cuentas recientemente en el Congreso de EE. UU. sobre la laxitud que le otorga al concepto y al tratamiento de la privacidad.

Sin embargo, en esta ocasión la aplicación basada en el amor y el sexo surge para limpiar esta imagen, para contrarrestar estas acusaciones y no al contrario. Y su función no es la de elegir cuál es la tía más buena del campus sino la de encontrar el amor para siempre. A veces la vida hace giros de guion raros, incluso si uno se llama Mark Zuckerberg.