Jamming Festival 2018: Porros, revolución y amor
Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Jamming Festival 2018: Porros, revolución y amor

Así vivimos una de las fiestas más grandes del reggae, hip hop y dancehall en Colombia.

Mientras una intermitente nube espesa de aroma dulzona se dispersaba por el ambiente y se hacía más grande, miles de personas se iban congregando para ser testigos de la séptima edición del Jamming Festival, uno de los eventos que en los últimos años se ha convertido en el espacio vital para los amantes del hip hop, el reggae y el dancehall en Colombia.

Durante más de 12 horas, entre porros, siestas en el pasto, gritos potentes y beligerantes a ritmo de rap, bailes lentos a ritmo de reggae y peligrosos a ritmo de dancehall, se reunieron miles de personas a recibir desde muy temprano, bandas de culto dentro del underground colombiano como 1280 Almas o Los Elefantes, quienes a ritmo de rocksito y ska vieja guardia, calentarían el ambiente para Movimiento Original, Green Valley, De Bruces a Mí, Fidel Nadal, Bahiano, el vocalista original de Los Pericos y Spice, con su dancehall violento, con quienes la tarde fue acercándose al climax y cuyas canciones parecían el tracklist de un compilado con lo mejor de ayer y de hoy.

Publicidad

De Bruces a Mí. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Luego vendría uno de los personajes más relevantes del hip hop hispanoamericano, una leyenda del rap español y una de las figuras más alucinantes de los últimos tiempos: Kase.O. Con el puto amo del rap en el micrófono y R de Rumba en las tornas, la tarde fue cayendo entre temas clásicos de Violadores del Verso como “Cantando”, “Ballantines”, “Pura droga sin cortar”, “Ninguna chavala tiene dueño”, “Vivir para contarlo” y canciones de su último disco El Círculo como “Mitad y mitad”, “Yemen”, “Esto no para” y “Pavos reales”. Pero sin duda lo más placentero no fueron las canciones de su setlist, sino el mensaje que de cuando en cuando fue soltando entre canciones, un llamado a la paz interior, al respeto por las mujeres y una invitación a ser los mejores y dejar de ser uno del montón, para poder cumplir los sueños.

Kase.O Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Después vendría Orishas, quienes celebraron su regreso con una fina selección de las canciones que los inmortalizaron como uno de los grupos más importantes de Cuba en toda su historia. Temas como “A lo cubano”, “Yo nací Orishas”, “537 C.U.B.A” , “El Kilo” y otras de su nueva producción que verá la luz este año como “Sastre de tu amor” y “Bembé”, recibieron la noche para luego darle paso a Residente, en una presentación marcada, como siempre, por lo político, la crítica a la industria musical, el llamado a la movilización estudiantil, la libertad de expresión y Puerto Rico libre. Un discurso que esta vez vino acompañado de canciones de su primer disco en solitario, con una orquesta de músicos de varias nacionalidades y canciones que iban de lo contestatario como “El baile de los pobres”, “El aguante”, “Latinoamerica” y “Calma pueblo”, a la explosión de la fiesta con temas como “Atrévete te te”, “Cumbia de los aburridos” o “Vamo’a portarnos mal”, que se convirtieron en los pasantes para poder digerir el mensaje crudo del puertoriqueño.

Publicidad

Orishas. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Residente. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Mientras la noche iba despidiéndose llegarían dos de las presentaciones más importantes y esperadas, no solo por la calidad de quienes se subieron a la tarima, sino por lo que representó verlos juntos por primera vez en Latinoamérica. Y sí, estamos hablando de Stephen y Damian Marley, quienes, como es costumbre, le rindieron homenaje a su padre, el legendario Bob Marley, y nos pusieron a viajar entre el roots más armonioso y espiritual y el hip hop-ragga más contundente e incendiario en una presentación marcada por la fuerza de un Damian en quién se ve reflejada una actitud de querer dejar su huella no solo por ser descendiente de la dinastía Marley.

Stephen Marley Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Damian Marley Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

El día fue llegando a su fin y la madrugada del domingo 18 de febrero recibiría su bienvenida con Los Fabulosos Cadillacs, que aunque tuvieron severos problemas de sonido, dejaron claro por qué son una de las bandas activas más importantes de latinoamérica.

Así vivimos una de las ediciones más especiales del evento más grande para la cultura reggae, dancehall y hip hop de latinoamérica.

***

Loa Fabulosos Cadillacs. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Kase.O Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Damian Marley. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Orishas. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Spice. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Residente. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Orishas. Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Damian Marley Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Damian Marley Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Los Fabulosos Cadillacs Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

Los Fabulosos Cadillacs Foto por: Sebastián Comba |Noisey en Español

***