'El Steve Jobs mexicano' no logra lavar su imagen
Ilustración por Mauricio Santos.
elecciones méxico 2018

'El Steve Jobs mexicano' no logra lavar su imagen

Ricardo Anaya cuenta con una imagen de político hábil y moderno, pero no logra sacudirse los escándalos de enriquecimiento ilícito. Aun así, consultores le ven chance de vencer a AMLO.
25.5.18

Los candidatos a la presidencia para la elección de 2018 tienen un conjunto de asesores que delinean sus estrategias de campaña, y de quienes depende, en gran medida, el éxito o el fracaso de sus ambiciones. En esta serie llamada ‘X el voto’ entrevistamos a operadores políticos de varias consultoras, quienes nos cuentan cuáles creen que han sido los aciertos y los errores emanados de los 'Cuartos de guerra' de los contendientes.

Publicidad

“El joven maravilla”, como lo llaman algunos articulistas, está en el segundo lugar en las preferencias electorales rumbo la contienda presidencial del 1 de julio, lo que lo coloca como “el único candidato que realmente puede darle la batalla a (Andrés Manuel) López Obrador, si éste se confía”, opinan los expertos consultados por VICE.

El político queretano —25 años menor que “ya sabes quién”— ha librado fuertes rencillas al interior del Partido Acción Nacional (PAN) y ha tenido que ganarse el respaldo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y de Movimiento Ciudadano (MC). Luego de meses de diálogo, Ricardo Anaya logró que la izquierda y la derecha política formalizaran "Por México al frente", la coalición que respalda su candidatura presidencial.

“Es un político muy hábil”, dice Anna Laura Montiel, directora de Comunicación e Imagen, una agencia de consultoría que asesora a candidatos en campañas electorales, particularmente en imagen y discurso.

“Lo que proyecta es la concepción de un candidato joven, alejado de los políticos a los que estamos acostumbrados, pero ser tan ‘nuevo’ es un arma de doble filo”, dice la experta. “Eso también lo aleja de una buena proporción del electorado que no tiene acceso a las tecnologías de las que tanto presume (Anaya), y que no se siente identificado con un chico ‘bien’ de universidad privada, que poco ha recorrido el país”, añade Montiel. Daniela Valencia, de Abella & Valencia, otra consultora que asesora políticos mexicanos y españoles, coincide con Montiel. “Anaya es el nuevo Steve Jobs, se vende en la modernidad y eso puede ser atractivo para un sector de los votantes, para otros puede ser pretencioso”.


México 2018: el 'Disneylandia' de los consultores políticos.


Una de sus principales ventajas, por lo menos en lo que va de la campaña, explica Montiel, es su dominio del discurso. “Es una persona segura en un estrado, en una entrevista, hablándole a las cámaras. Tiene un gran uso de lenguaje y sus consultores han explotado muy bien eso”.

Sus asesores “han sabido sacarle provecho a los detalles de su candidato, al hecho de que hable idiomas y a su gran dominio en las redes sociales”, señala Alberto Solbes, director de Politics Media, una agencia que ha ganado varios premios Reed, reconocimientos otorgados a los mejores asesores políticos de Latinoamérica. Durante los debates presidenciales, el candidato se ha mostrado “preparado, sereno y contundente en sus ataques”, frente a Andrés Manuel López Obrador, candidato de la colación Juntos Haremos Historia (Morena, PES, PT), coinciden los expertos. Aunque también le critican la falta de propuestas claras en materia de seguridad.

Los problemas del candidato del futuro

La estrategia para que Anaya llegue a la presidencia, está a cargo de Roberto Trad, un consultor joven, pero con 10 años de experiencia en el mundo del marketing político.

Trad es director del Instituto Artes y Oficios para la Comunicación Estratégica junto a su socio, José Adolfo Ibinarriaga. Ambos son autores del libro El arte de la guerra electoral, publicado en 2012, donde hablan de sus estrategias de campaña, asesorando al expresidente Felipe Calderón, al exgobernador de Michoacán, Leonel Godoy, y al exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira.

Publicidad

También realizaron las campañas políticas de Norman Quijano, alcalde de San Salvador, y del tres veces electo Rafael Correa, expresidente de Ecuador. Trad ideó la campaña “Diles que voten”, una estrategia de marketing y redes sociales para incentivar el voto latino en Estados Unidos.

Trad ha promovido la imagen de Anaya, como la de un joven empático con las nuevas generaciones. El spot con el que inició su campaña el 20 de marzo hace énfasis en ello:

“Qué tipo de cambio quieres, el de Andrés Manuel, a mi parecer con una visión ya anticuada de México y del mundo, o el del Frente, con una nueva manera de gobernar, un verdadero plan que utilice todos los recursos y las tecnologías para resolver nuestros problemas hoy y llevar a México a un futuro mejor”, dice Anaya mientras aparecen gráficos que aluden a las redes y los avances en tecnología.

Hay un sector de la población que no quiere a López Obrador ni al PRI, dice Valencia. “La estrategia que está llevando Trad está dirigida a obtener el voto útil. Los mensajes que ha lanzado están dirigidos a atacar al viejo PRI, representado por José Antonio Meade, pero también a AMLO, quien estuvo en las filas de ese partido cuando inició su carrera política”.

Lo mejor que le puede pasar a Anaya es “seguir con una campaña a dos, donde el PRI quede totalmente desinflado y crezca la percepción de que esto será una carrera a dos, para así obtener el voto de los que no quieren a AMLO”, agrega.

Publicidad

José Manuel Urquije, otro de los especialistas consultados por VICE a lo largo de esta serie, señala que los recientes “escándalos” en los que Anaya se ha visto involucrado pueden dañar su carrera electoral, y señala que sus asesores se han equivocado en poner al candidato a defender esos señalamientos ante los medios de comunicación.


Ricardo Anaya: el 'niño bien' que corre tras los pasos de 'ya sabes quién'.


Antes de iniciar la campaña electoral, se hizo pública una denuncia en contra de Anaya por presunto lavado de dinero. Diversos medios ha publicado que Ricardo Anaya —a través de su empresa Juniserra— compró un lote en 10 millones de pesos, que posteriormente habría vendido como nave industrial en 54 millones de pesos, a una empresa fantasma que habría tramado un esquema de lavado de dinero.

Urquije cree que “el queretano se ha concentrado más en defenderse que en proponer, cuando esa tarea deberían de hacerla sus voceros, para eso los tiene. Él tiene que concentrarse en convencer a los ciudadanos de que alguien tan joven como él, tiene las mejores soluciones a los problemas del país”. Otra de las desventajas, considera Alberto Solbes, es lo fracturado que quedó el PAN luego de la renuncia de Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón, quien primero se lanzó como candidata independiente, para finalmente declinar sus aspiraciones. El daño de esa y otras rupturas han minado el potencial de Anaya.

Publicidad

El costo de su ambición “ha sido alto para el partido de derecha”, señala Alberto Solbes, director de Politics Media. “Las pugnas solo han dejado ver la falta de liderazgo de Anaya, las diferencias al interior de un partido que creíamos trabajaban al unísono, han desdibujado las propuestas del chico fresco que quiere proyectar ser Anaya”, señala Solbes.

Y es que además de Zavala, su esposo el expresidente Felipe Calderón, los senadores Roberto Gil y Ernesto Cordero le dieron la espalda a Ricardo Anaya. Otros más, incluso saltaron al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador, como es el caso de la exdiputada Gabriela Cuevas y del expresidente de Acción Nacional, Germán Martínez, ambos fuertes críticos del tabasqueño en el pasado.

Todo ello, dicen los expertos, parecen señales de que “el joven maravilla” no es tan maravilloso para todos.

Sigue a Melissa del Pozo en Twitter:** @melissadps**

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs