Abuso-S-hombres_@pacobullicio_1920x1080px
Ilustración de @pacobullicio
Identidad

Así viven los hombres víctimas de violencia y abuso sexual

Se habla poco de esto, pero los hombres también pueden ser víctimas de sus parejas o de personas en las que confían.
29.7.21

Vivimos en una época en la que, desgraciadamente, hay violencia en casi todas partes. Es algo tan común que con el transcurso del tiempo la hemos normalizado e invisibilizado. Una de las violencias más comunes en nuestra actualidad es la que se da entre las parejas heterosexuales. Esta se puede dividir en:

  • Violencia de género, la cual se enfoca en las agresiones que las mujeres reciben por parte de los hombres. 
  • Violencia basada en el género, la cual está basada en relaciones donde hay desigualdad entre los dos géneros y estereotipos, afecta principalmente a las mujeres pero también existe la posibilidad de que afecte a los hombres. 
  • Violencia doméstica, que se basa en el control de otros y donde hay abusos que causan miedo e intimidación. Esta puede ser de hombres hacia mujeres (la más común) o de mujeres a hombres.
  • Violencia hacia la pareja, que puede ser cualquier tipo de conducta que cause un daño físico, psicológico o sexual que haya pasado en relaciones íntimas actuales o del pasado. Esto le puede pasar a cualquier persona involucrada en la relación sin importar su género. 

Es muy cierto que la violencia de género es una de las situaciones más preocupantes y, por lo mismo, es a la que se le ha dedicado mayor esfuerzo por disolver, visibilizar y concientizar. Según Agüero, J.M. en su estudio “La violencia de género en América Latina: diagnóstico, determinantes y opciones de política”   en América Latina el 33% de las mujeres ha sufrido de violencia pero solo el 13% de estas ha hecho un reporte formal en alguna institución. De igual forma, en El Salvador y en Honduras hay 10 feminicidios por cada 100,000 mujeres y en México mueren al menos 10 mujeres al día.

La violencia de género es un tema importante por el cual hay que preocuparnos, pues aunque hoy en día haya más información para detectar este tipo de comportamientos y salir a tiempo de una relación tóxica, muchas mujeres siguen encerradas con sus agresores. Poco a poco, Latinoamérica está logrando que más personas se informen sobre la violencia de pareja, ¿pero esta información también se asimila de la misma forma para los hombres?

Publicidad

Según los estudios que realizó el Dr. Arun Kumar Acharya en el 2010, tanto hombres como mujeres pueden llegar a ejercer violencia dentro de una relación, por lo que hay hombres que son víctimas, aunque estas situaciones sean una minoría en la problemática actual. La violencia en pareja en una relación puede ser física, psicológica y sexual. Aunque, según el estudio “La violencia hacia los hombres en la pareja heterosexual: una revisión de revisiones”, la violencia psicológica es la que más afecta a los hombres, pues causa “un impacto negativo que recae significativamente en sus emociones y su conducta”.

A la mayoría de los hombres que sufren algún tipo de violencia les cuesta reconocerla como tal y, por lo tanto, casi nunca la hablan o la tratan. El sistema binario en el que vivimos impide que los hombres se cuestionen si podrían estar siendo violentados por una mujer, ya que en nuestra sociedad persiguen una figura impuesta de dominantes social, económica y políticamente sobre las mujeres. Es por estas razones que es difícil que un hombre acepte que  fue abusado, de alguna forma, por una mujer, pues esto le puede causar culpabilidad, vergüenza y miedo a que su masculinidad sea puesta en duda. 

Según De Machos a Hombres, las agresiones suceden antes de los 18 años y las víctimas conocen a sus atacantes. También nos informan que los hombres llegan a sufrir los mismos síntomas que las mujeres después de un abuso sexual, como miedo a la soledad, problemas para dormir, pesadillas, depresión, impacto traumático a la sexualidad, agresión, ansiedad y pensamientos suicidas.

Publicidad

La Secretaría de Gobernación en México reporta que el 46% de los hombres de 15 a 24 años en una relación de noviazgo ha sufrido violencia física y solo la mitad buscó ayuda. En Colombia, 6898 casos de violencia son denunciados por hombres, y esto solo fue en 2016.   

Por otro lado, se ha normalizado hacer bromas sobre este problema, causando que los abusos no sean tomados en serio y esto genere depresión, aislamiento y baja autoestima. La mayoría de los hombres no se da cuenta de que está sufriendo violencia en su relación hasta que decide acudir a terapia. “Me di cuenta hablando con la psicóloga. Fue de inmediato cuando supe que las palabras de mi pareja me estaban lastimando, más que beneficiarme. Esto no lo asimilaba como un tipo de violencia, solo sabía que no me gustaba. Dos meses después de terminar con mi novia tuve muchos desbalances emocionales, después tomé ayuda psicológica y psiquiátrica. Cuando estaba más estable y platicaba con otras personas me di cuenta de que eso había sido abuso. Realmente fue seis meses después de terminar con ella que me di cuenta de que ejercía violencia de pareja hacia mí”, me dice M, víctima de este tipo de violencia.

Las agresiones ejercidas de mujeres a hombres en una relación heterosexual no solo pueden  ser psicológicas, sino también físicas y sexuales. “Se quejaba de que no le ponía atención y de que no podía cumplir sus necesidades básicas de una forma agresiva y me comparaba con otros hombres. Cuando tomaba era más agresiva y me llegó a golpear. Esto lo hacía solo cuando estaba borracha, incluso frente a los demás. Tampoco respetó el consentimiento de que yo quería usar condón, esto fue al inicio de la relación. Nos estábamos besando cuando de la nada ya estaba arriba de mí, le dije que no traía condón y ella dijo que no importaba. Yo nunca quise hacerlo así”, comenta M.

Uno de los mayores impedimentos que hay para que los hombres no hablen de esto de forma abierta es el miedo a no tener credibilidad. Como hay muchos más casos de violencia de género la atención se enfoca en esta. Lo cual está bien porque es un problema importante, pero en Latinoamérica escasean los lugares seguros para que los hombres agredidos vayan a sanar sus traumas y puedan compartir sus experiencias para que no se repita la misma situación. Estados Unidos, Reino Unido y Canadá cuentan con “centros de refugio exclusivos para proteger a los hombres víctimas de violencia, en donde se les brinda ayuda, tanto de manera presencial como por medios electrónicos” nos dice Cheung, Doctora y Licenciada Clínica Social graduada de la Universidad de Houston en su artículo “Asian Male Domestic Violence Victims: Services Exclusive for Men”.

Hacer conciencia de que este es un problema presente al cual no se le está haciendo caso es necesario, la apertura al diálogo y el autodescubrimiento de los sentimientos son de suma importancia para poder detener la violencia sexual, psicológica y física hacia hombres, jóvenes y niños.

“Si bien en la actualidad hemos estado rodeados de muchos cambios sociales que han influenciado directamente la forma de pensar de hombres y mujeres, el feminismo en este caso nos ha traído muchos beneficios a todos los géneros. Por ejemplo, a los hombres se nos incita a hablar más sobre nuestras emociones y a reflexionar sobre nuestras actitudes del pasado. Creo que eso es algo importante, abrir nuestras emociones para reconocer lo que nos hace daño. Podemos ser dañados por hombres y mujeres, aunque sea muy difícil de aceptarlo. No pretendo ponerme en contra de nadie pero creo que es necesario comenzar a entender que todos podemos terminar dañados por alguien más. A mí me costó mucho hablar de esto porque tuve mucho miedo de que no me creyeran”, nos da como último mensaje M, la víctima entrevistada.