Pilotos de aerolíneas siguen reportando ovnis en Canadá

En uno de los incidentes, “varios aviones reportaron un objeto muy grande con una pequeña luz blanca en medio, rodeado por un halo”.
29.4.21
Un avión de Porter Airlines despegando
Un avión de Porter Airlines despega del aeropuerto de la isla de Toronto el 13 de noviembre de 2015. Al año siguiente, dos miembros de la tripulación resultaron heridos cuando un avión de esa misma aerolínea que volaba sobre el lago Ontario se lanzó en picada para evitar una colisión contra un objeto no identificado. Foto de Chris Young/The Canadian Press

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

La mañana del 30 de mayo de 2016, un vuelo de Air Canada Express que viajaba de Montreal a Toronto reportó haberse topado con “un objeto volador no identificado, de forma redonda, volando a una velocidad aproximada de 300 nudos”, o más de 550 kilómetros por hora. En otra ocasión, a casi 2.500 metros sobre el lago Ontario el 14 de noviembre de ese año, dos miembros de la tripulación de un vuelo de Porter Airlines resultaron heridos cuando la aeronave se lanzó en picada para evitar una colisión con un “objeto” que “parecía ser sólido... con forma de anillo o cámara de aire”.

Publicidad

Al revisar miles de reportes en una base de datos del gobierno canadiense sobre incidentes registrados en vuelos, VICE World News ha descubierto decenas de avistamientos recientes de ovnis, registrados por aerolíneas canadienses e internacionales.

En uno de los avistamientos, dos vuelos de WestJet cerca del Valle de Okanagan, en Columbia Británica, supuestamente vieron “una luz blanca brillante y estroboscópica” sobre ellos la noche del 16 de marzo de 2017. Otro encuentro ocurrido en la madrugada del 10 de enero de 2015 en las afueras de Regina, Saskatchewan, describe que “varios aviones reportaron un objeto muy grande con una pequeña luz blanca en medio, rodeado por un halo” que “parecía descender” desde una altura de 12.500 metros.

Los avistamientos provienen del Sistema de Reportes de Incidentes Diarios en la Aviación Civil (CADORS), un archivo digital con capacidad de búsqueda, operado por Transport Canada, el departamento federal que supervisa el transporte terrestre, marítimo, aéreo y por ferrocarril. Con más de tres décadas de recopilación de datos, CADORS contiene casi 300.000 reportes de incidentes de aviación, que van desde fallas mecánicas hasta pasajeros ruidosos y choques con aves. También proporciona un registro fascinante de avistamientos de ovnis reportados por aviadores profesionales en el espacio aéreo canadiense.

“Los pilotos probablemente no reportan el 90 por ciento de las cosas que están viendo, porque saben que podría tener implicaciones profesionales a largo plazo”, contó a VICE World News John “Jock” Williams, expiloto de la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF).

Williams es consultor en la industria de la aviación, comentarista de televisión y piloto civil que pasó 36 años en el ejército canadiense, incluidas más de dos décadas volando aviones de combate. También trabajó como oficial de seguridad de vuelo en Transport Canada durante más de 10 años.

Publicidad

“Para la mayoría de los pilotos, no vale la pena”, dijo Williams. “Por eso creo que cada uno de estos tipos vio lo que reportaron”.

Aunque breves, los casos contenidos en el CADORS resultan enigmáticos, como una entrada de un solo enunciado emitida la mañana del 21 de octubre de 2005, cuando los controladores de tráfico aéreo “recibieron reportes de cuatro (4) tripulaciones de vuelo sobre un brillante objeto plateado sobre Toronto a aproximadamente (9.000 metros de altura), que giró bruscamente y se movió con rapidez hacia el sureste sobre el lago Ontario”. Muchos de los reportes ofrecen pocos detalles, como uno emitido la noche del 12 de noviembre de 2015, cuando un vuelo —cuyos detalles no han sido revelados— a 10.000 metros sobre Saskatchewan reportó “una luz blanca brillante por encima del avión y advirtió que no era un meteorito u otra aeronave”. Muy pocos usan explícitamente términos como “OVNI”, como un vuelo de Qatar Airways al sur de Grande Prairie, Alberta, que “reportó un objeto volador no identificado” a plena luz del día el 18 de diciembre de 2016 en un declaración que no ofrece detalles visuales.

En una declaración a VICE World News, un portavoz de Transport Canada dijo que “no está en posición de discutir las observaciones individuales de los aviadores”.

Publicidad

“Los eventos que se ingresan en el CADORS se incorporan a medida que se reportan a Transport Canada”, dijo el vocero. “Transport Canada se esfuerza por garantizar la precisión e integridad de los datos contenidos en el CADORS. Sin embargo, la información debe tratarse como preliminar, no corroborada y sujeta a cambios”.

Un caso en el que la información cambió drásticamente fue el evento de Porter Airlines de 2016 sobre el lago Ontario. Una entrada inicial en el CADORS, que contenía un único enunciado, indica que el vuelo matutino del 14 de noviembre de Ottawa con rumbo al aeropuerto de la isla al centro de Toronto “reportó que pasó volando junto a un objeto no identificado y probablemente no se trataba de un globo”. El incidente llegó a algunos medios debido a que dos miembros de la tripulación resultaron heridos ese día. También llevó a los investigadores federales de la Junta de Seguridad en el Transporte (TSB) a realizar un análisis más detallado.

El reporte de la TSB subido al CADORS el 29 de noviembre de 2016 describe un objeto parecido a un anillo de “aproximadamente 1,5 a 2,5 metros de diámetro” que estaba posicionado “directamente delante de la trayectoria de vuelo del avión”. Pero en lugar de simplemente “pasar volando a su lado”, la TSB reveló que “el capitán anuló el piloto automático para descender rápidamente la aeronave por debajo del objeto”. Los dos miembros de la tripulación del avión, que “estaban en el proceso de asegurar la cabina para su aterrizaje... recibieron heridas leves cuando fueron arrojados a la estructura de la cabina”. Ninguno de los 54 pasajeros resultó herido.

En ese momento, un portavoz de la TSB declaró: “La descripción y el tamaño del objeto no coinciden con ningún vehículo aéreo no tripulado de tipo comercial o que esté disponible para el consumidor”. En un correo electrónico enviado a VICE World News, un portavoz actual confirmó: “La TSB no pudo identificar positivamente el objeto”. Porter Airlines —así como Air Canada, WestJet y otras aerolíneas— se negó a emitir declaraciones sobre reportes específicos.

Varios aviadores veteranos pudieron explicar algunos de los archivos del CADORS que capturamos en nuestra investigación. En uno de los casos, vuelos separados de Air Canada y Air Canada Jazz sobre Columbia Británica “reportaron haber avistado hasta dos decenas de objetos brillantes, con espacios uniformes entre ellos, formando una hilera y viajando rápidamente a una altitud por encima de su avión” durante la noche del 26 de diciembre de 2019. Aunque parece extraordinario a primera vista —¿podría haber sido Santa regresando a casa?— se identificó rápidamente como un avistamiento de los satélites de internet Starlink de SpaceX, que viajan en grupo en órbitas comparativamente bajas.

Publicidad

Otros resultaron más difíciles de explicar, como un vuelo de carga de Kalitta Charters en un Boeing 747 que reportó “un objeto volando esporádicamente, a una altura estimada de (18.000 a 24.000 metros), moviéndose a velocidad Mach 4”, que equivale a cuatro veces la velocidad del sonido, mientras el avión viajaba sobre los Territorios del Noroeste en su camino de Nueva York a Alaska la madrugada del 30 de abril de 2018. El avión conocido más rápido del mundo, el Lockheed SR-71 Blackbird, alcanzaba una velocidad máxima de poco más de Mach 3.3, pero fue retirado por Estados Unidos en 1999. Se plantearon dudas sobre la capacidad de la tripulación del 747 para medir la velocidad del objeto, pero no hay duda de que vieron algo inusual. Si bien la mayoría de los reportes se ingresan al CADORS a los pocos días de un incidente, este tomó más de un año y medio.

El CADORS también tiene casos sobre luces que flotan, se mueven, parpadean o cambian de forma y color. Por ejemplo, una “luz brillante y sólida” fue detectada por los controladores de tráfico aéreo en Fort McMurray, Alberta, la mañana del 15 de diciembre de 2009, la cual “parecía ir demasiado rápido para ser un avión comercial”, ya que “en un inicio se movió con dirección al sur y luego continuó hacia el este hasta que desapareció en el horizonte”. Un vuelo de Air Canada Jazz incluso “retrasó su salida durante unos cuatro minutos hasta que el objeto estaba completamente alejado de la ruta de salida de la aeronave”.

Publicidad

En otro incidente ocurrido en la madrugada del 6 de enero de 2019, la tripulación del transportador médico Vanguard Air Care afirmó que “una inexplicable luz brillante los siguió... manteniendo la misma altitud y velocidad” cuando el avión se encontraba al norte de Manitoba, “sin que se reportara ningún avión en las inmediaciones”. Un reporte de inteligencia no clasificado sobre el caso, publicado anteriormente por VICE World News, muestra que las Fuerzas Armadas de Canadá reciben alertas cuando los pilotos civiles encuentran objetos voladores y luces que no pueden identificar. De los 11 reportes mencionados en el artículo, los controladores de tráfico aéreo enviaron al menos siete a las fuerzas armadas.

En una declaración a VICE World News, un portavoz de la RCAF reconoció que reciben tales reportes, pero citó a Transport Canada como la “principal autoridad de investigación”. Un portavoz de Transport Canada señaló que “A los reportes de objetos no identificados rara vez se les da seguimiento porque, tal como lo indica su nombre, no están identificados”.

Esto no quiere decir que E.T. está navegando sobre Canadá. Muchos avistamientos de ovnis contemporáneos han sido desacreditados como drones y linternas de papel; algunos incluso argumentan que las historias de ovnis en realidad enmascaran los avances en la tecnología de vigilancia de otros países. La Administración Federal de Aviación (FAA) rastrea observaciones similares en Estados Unidos, pero a menudo las etiqueta como avistamientos de drones.

En un caso reciente de Estados Unidos, la tripulación de un vuelo de American Airlines sobre Nuevo México se comunicó por radio con los controladores de tráfico aéreo después de que vieron “un largo objeto cilíndrico... moviéndose muy rápido sobre nosotros” la tarde del 21 de febrero de 2021. En un comunicado, la FAA dijo que “no vio ningún objeto en en sus radares en la zona”.

Publicidad

Según el investigador y cineasta Matthew Hayes, existe un “grado muy alto de coherencia” entre los reportes hallados en el CADORS y los que analizó para su tesis doctoral de 2019 sobre los registros canadienses de ovnis durante la Guerra Fría.

“Los canadienses han estado reportando el mismo tipo de incidentes, sin interrupción, desde la década de 1940”, dijo Hayes. “Históricamente, también ha sido un desafío increíble lograr que el gobierno canadiense hable sobre el tema. Comparémoslo con Estados Unidos, donde los funcionarios parecen mucho más ansiosos y listos para discutirlo”.

En abril pasado, el Pentágono confirmó la autenticidad de tres videos de ovnis captados por los instrumentos de los aviones de combate de la Marina de Estados Unidos, que se habían filtrado previamente al New York Times: el periódico que también publicó el reportaje sobre el programa de rastreo de ovnis del Pentágono en 2017. Desde entonces, varios políticos prominentes de ese país han hablado con franqueza sobre los fenómenos aéreos no identificados (UAP), incluidos los jefes actuales del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, el senador demócrata Marc Warner de Virginia y el senador republicano Marco Rubio de Florida. En diciembre de 2020, Estados Unidos incluso aprobó un proyecto de ley que requiere que los funcionarios de inteligencia y defensa presenten un reporte sobre las “Amenazas Aéreas Avanzadas" a mediados de este año.

El veterano investigador de ovnis Chris Rutkowski ha recopilado más de 22.000 reportes de ovnis en las últimas tres décadas y durante mucho tiempo ha incluido datos del CADORS en su encuesta anual de ovnis en Canadá.

“El CADORS muestra con claridad que este tipo de incidentes ocurren en el espacio aéreo donde potencialmente viajan miles de pasajeros todos los días”, dijo Rutkowski a VICE World News. “Independientemente de la creencia en los ovnis, es una preocupación desde una perspectiva de seguridad y bienestar público”.

Williams, el expiloto de la RCAF, hace eco de ese sentimiento.

“Cualquier aviador que se tome la molestia de reportar este tipo de incidentes merece que se realice una investigación sobre el asunto”, dijo Williams. “No veo que eso suceda en Canadá”.

Sigue a Daniel Otis en Twitter.