Sexo

Cómo tener sexo en un coche, un clóset o un baño

Cuando el único lugar disponible es un espacio reducido, debes ser estratégico en cuanto a ubicación, tiempo y posiciones.
4.5.21
Una ilustración de dos personas que tienen relaciones sexuales en un automóvil estacionado en una calle lateral
Ilustración Cathryn Virginia  

A veces, por más que los mirones en la calle griten “¡Váyanse a un hotel!”, las parejas simplemente no tienen a dónde ir para tener intimidad. Entonces, cuando el único lugar disponible es un espacio reducido, como un automóvil, un baño o incluso un clóset, vale la pena saber cómo improvisar. Ya sea que lo hagas por necesidad (falta de privacidad) o por cumplir una fantasía, hay ciertas cosas que tienes que tener en cuenta para garantizar la diversión y minimizar la probabilidad de que te atrapen en el acto.

Publicidad

Usar ropa que sea de fácil acceso puede ser útil. Las faldas y los vestidos son clave: los cortos y los largos y sueltos tienen sus propios beneficios. Lo mismo ocurre con los pantalones que se pueden bajar o subir rápidamente, como los que tienen cintura elástica o cremalleras en lugar de botones. (En general, no querrás tener que preocuparte por desabrochar hebillas o nudos complicados).

Ya que tienes puestos tus shorts elásticos más sexys, pasemos al sexo en espacios reducidos, que viene con sus propias y únicas emociones e incomodidades. Más allá de los factores ergonómicos, de accesibilidad y flexibilidad, el único límite es la imaginación.

No importa dónde estés, las pajas, los dedos y cualquier otro tipo de estimulación manual que te guste son formas ideales de tener sexo en un abrir y cerrar de ojos. Puedes hacerlo sin necesidad de quitarte la ropa por completo; son discretos; y funcionan tanto de pie como sentados, con muy poca flexibilidad o movimientos intensos. Tú y tu pareja también pueden dar y recibir al mismo tiempo, algo que ayuda a reducir el tiempo si lo que quieres es un rapidín.

El sexo oral y con penetración requiere un poco más de maniobra y espacio. Analicemos algunos lugares hipotéticos:

Cómo tener sexo en un coche

La ubicación y el momento son importantes. Elige un lugar para estacionarte que ofrezca la mayor privacidad posible, como estacionamientos en parques que sean 24 horas (ya sea por la noche o a una hora tranquila por la tarde, pero ten en cuenta que muchos tienen cámaras así que asegúrate de que las luces de adentro estén apagadas), o vecindarios residenciales tranquilos (¡no te estaciones debajo de un faro!). Si es posible, espera hasta un momento en el que haya pocas personas o, idealmente, ninguna que pueda verte. Por esta razón, las incursiones nocturnas tienden a ser opciones más seguras.

Las posiciones sexuales en el coche dependen de tu flexibilidad, paciencia y cuánto puedes concentrarte en el placer si se te duerme una pierna, pero hay muchas opciones que puedes probar. Las pajas, como te mencionaba, se pueden realizar fácilmente sin llamar mucho la atención. Para tener sexo oral, empuja el asiento del copiloto completamente hacia atrás y arrodíllate o agáchate en el espacio que queda libre entre las piernas del receptor. (El que recibe también puede vigilar).

Publicidad

Para la penetración, piensa en posiciones que te mantengan fuera de la vista inmediata. Por ejemplo, si estás en el asiento trasero, trata de acostarte lo más plano que puedas. Si no te preocupa tanto que te vean, la posición de vaquera, normal o inversa, pueden ser atractivas, accesibles y una de las opciones más cómodas. Incluso puedes apoyarte en el reposacabezas o el volante para mantener el equilibrio, balancearte o rebotar. No importa en qué posición lo intentes, abre un poco las ventanas para evitar la mano estilo Titanic (es decir, empañar las ventanas).

Cómo tener sexo en un espacio reducido con puerta, como un baño, un clóset, un vestidor o una ducha

Cuando se trata de privacidad nada le puede ganar a los baños que tienen puerta con seguro, pero asegúrate de no ocupar el único donde quiera que estés. Es de mala educación y es mucho más probable que te delaten por hacer enojar a las personas que necesitan orinar. Evita los baños que tienen varios compartimentos a menos que las puertas vayan desde el techo hasta el piso.

Los probadores con poca gente que se pueden cerrar con seguro también son buenos para tener sexo oral, aunque es posible que prefieras agacharte en lugar de arrodillarte en el piso. Elige uno que no tenga supervisión. Las tiendas departamentales de varios pisos son excelentes, ya que puedes probar diferentes pisos si uno está demasiado lleno.

Los espacios reducidos verticales también son ideales para hacer posiciones de pie y por detrás. Usa la pared para apoyarte, o si confías en que la barra (en los probadores o en duchas) es segura, agárrate de ella para apoyarte y mantener el equilibrio. Si estás en un clóset, ten cuidado de no manchar la ropa, sobre todo si no es tuya. En cualquier espacio que no sea tuyo, no dejes ningún tipo de rastro. ¡Y cuidado con los ganchos para colgar la ropa!

Publicidad

Cómo tener sexo en un balcón

Los balcones son geniales, ya que su altura, puertas/paredes y muebles a menudo ofrecen mucha privacidad y diferentes formas de acceder. Recuerda apagar las luces para asegurarte de no llamar la atención desde lejos. Si no hay otros muebles, las posiciones de pie desde atrás son discretas, sexys y, en la mayoría de los casos, ofrecen una vista agradable. No te quites la ropa, inclínate y apoya los brazos en la barandilla o la pared, mientras que el otro está detrás de ti, o viceversa.

Si hay sillas en el balcón, prueba con una posición que no parezca sexual, sobre todo a distancia, como la vaquera invertida (que puede parecer que estás sentada o sentado sobre el regazo de la otra persona). Si el balcón es lo suficientemente cómodo como para acostarse (las mantas y las almohadas ayudan), prueba de cucharita; ya que no hay necesidad de estirar las piernas por completo, y también es algo que puede lograrse sin tener que quitarse la ropa.

Dónde NO tener sexo y cuándo tener especial cuidado al respecto

La privacidad puede ser el mayor comodín cuando se trata de sexo en espacios reducidos, especialmente si es sexo improvisado, pero tener una estrategia puede ser muy útil. Lo primero y más importante que debes considerar cuando buscas lugares para follar es si existe la posibilidad de que alguien más te vea o te escuche. Incluso el sexo semiprivado (como en un coche o en un balcón) no está exento de riesgos. No expongas tu vida sexual a una persona que no lo consienta solo porque estás cachondo. Asegúrate de no estar cometiendo un delito.

Algunos lugares son especialmente inadecuados para tener sexo, como los baños de los aviones, que a pesar de ser la fantasía de muchos, es mejor no probar ese territorio: ahora las azafatas o asistentes de vuelo están más al pendiente de este tipo de actividades y tienen el poder de abrir la puerta. Sin embargo, lo más importante es que solo están tratando de pasar sus días laborales sin tener que enterarse de tu vida sexual. No seas un idiota y no hagas que otra persona, que solo está haciendo tu trabajo, tenga que sacarte de ahí o limpiar después de tu travesura. Por último: evita cualquier lugar en donde probablemente haya cámaras de seguridad, como ascensores, transporte público y cruces de tráfico.

En cualquiera de los escenarios anteriores considera lo ruidoso que puedes llegar a ser sin alertar a los demás de lo que está sucediendo. ¿Estás en un lugar donde está bien hacer un poco de ruido, o estás en el clóset de alguien donde es posible que te escuchen con más facilidad? En caso de duda, manten las cosas lo más silenciosas posible y diviértete, sí se puede.

Sigue a Anna Pulley en Twitter.