El MIT predijo en 1972 que la sociedad colapsaría este siglo

Una nueva investigación muestra que la predicción se está cumpliendo.
15.7.21
GettyImages-1189106363
Imagen: Getty

Un nuevo estudio realizado por la directora de una de las firmas contables más grandes del mundo ha descubierto, con base en nuevos datos empíricos, que una famosa y antigua advertencia del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) sobre el riesgo de colapso de la civilización industrial parece estar haciéndose realidad.

Mientras el mundo anhela un repunte del crecimiento económico tras los estragos provocados por la pandemia, la investigación plantea interrogantes apremiantes sobre los riesgos de simplemente intentar volver a la "normalidad" prepandémica.

Publicidad

En 1972, un equipo de científicos del MIT se reunió para estudiar el riesgo de colapso de la civilización. Su modelo de dinámica de sistemas publicado por la organización no gubernamental Club de Roma identificó los inminentes "límites del crecimiento", que apuntaban a que la civilización industrial estaba en camino de colapsar en algún momento del siglo XXI, debido a la sobreexplotación de los recursos planetarios.

El controvertido análisis del MIT generó un acalorado debate y fue ridiculizado ampliamente por expertos que en aquel momento tergiversaron sus hallazgos y métodos. Pero, ahora, el análisis ha sido sorprendentemente reivindicado por el estudio escrito por uno de los directores senior del gigante de servicios profesionales KPMG, una de las cuatro firmas contables más importantes del mundo.

Los límites del crecimiento

El estudio se publicó en el Yale Journal of Industrial Ecology en noviembre de 2020 y está disponible en el sitio web de KPMG. En él se concluye que la trayectoria actual de la civilización mundial, como de costumbre, apunta directo a la caída forzosa del crecimiento económico en la próxima década y, en el peor de los casos, podría desencadenar el colapso social cerca del año 2040.

El estudio representa la primera vez que un analista de primer nivel que trabaja dentro de una entidad corporativa global se toma en serio el modelo de "límites del crecimiento". Su autora, Gaya Herrington, es responsable de Sostenibilidad y análisis de sistemas dinámicos en KPMG en Estados Unidos. Sin embargo, decidió emprender la investigación como un proyecto personal para comprender qué tan bien resistió la prueba del tiempo el modelo del MIT.

Publicidad

El estudio en sí no está afiliado ni fue realizado en nombre de KPMG y no refleja necesariamente las opiniones de KPMG. Herrington realizó la investigación como una extensión de su tesis de maestría en la Universidad de Harvard en su calidad de asesora del Club de Roma. Sin embargo, se la cita explicando su proyecto en el sitio web de KPMG de la siguiente manera:

“Dada la perspectiva poco atractiva de un colapso, tenía curiosidad por ver qué escenarios se alineaban más estrechamente con los datos empíricos actuales. Después de todo, el libro que presentó este modelo mundial fue un éxito de ventas en los años 70, y ahora tenemos varias décadas de datos empíricos que servirían para hacer una comparación significativa. Pero para mi sorpresa, no pude encontrar ningún intento reciente de llevar a cabo tal comparación. Así que decidí hacerla yo misma".

Con el título "Actualización de los límites del crecimiento: una comparación del modelo World3 con los datos empíricos", el estudio intenta evaluar qué tan acertado es el modelo "World3" del MIT en comparación con los datos empíricos actuales. Los estudios anteriores que intentaron hacer esto encontraron que los peores escenarios del modelo reflejaban con precisión los desarrollos del mundo real. Sin embargo, el último estudio de esta naturaleza se completó en 2014.

El riesgo de colapso 

El nuevo análisis de Herrington examina los datos de 10 variables fundamentales, concretamente, población, tasas de fertilidad, tasas de mortalidad, producción industrial, producción de alimentos, servicios, recursos no renovables, contaminación persistente, bienestar humano y huella ecológica. Lo que resultó de esto es que los datos más recientes se alinean estrechamente con dos escenarios en particular, "BAU2" (Negocios del modo habitual) y "CT" (Tecnología integral).

“Los escenarios de BAU2 y CT muestran un estancamiento en el crecimiento dentro de más o menos una década”, concluye el estudio. “Ambos escenarios indican, por tanto, que no es posible continuar con los negocios del modo habitual, es decir, buscando el crecimiento continuo. Incluso cuando se combinan con la adopción de desarrollos tecnológicos sin precedentes, los negocios del modo habitual, según el modelo de Límites del crecimiento, conducirían inevitablemente a reducciones en el capital industrial, la producción agrícola y los niveles de bienestar en este mismo siglo".

Publicidad

La autora del estudio, Gaya Herrington, le dijo a VICE que en los modelos World3 del MIT, el colapso "no significa que la humanidad dejará de existir", sino que "el crecimiento económico e industrial se detendrá y luego disminuirá, lo que perjudicará la producción de alimentos y el nivel de vida... En términos de tiempo, el escenario BAU2 muestra una fuerte disminución del crecimiento económico e industrial para aproximadamente el año 2040".

image3.png

El escenario "Negocios del modo habitual" (Fuente: Herrington, 2021)

¿El fin del crecimiento? 

En el escenario de la Tecnología integral (CT), el declive económico se produce alrededor de la misma fecha con una serie de posibles consecuencias negativas, pero no conduce al colapso social.

image1.png

El escenario de la "Tecnología integral" (Fuente: Herrington, 2021)

Desafortunadamente, el escenario que menos se ajusta a los últimos datos empíricos resulta ser el más optimista. Se conoce como 'SW' (Mundo estabilizado) y es en el que la civilización sigue una trayectoria sostenible y experimenta las menores disminuciones en el crecimiento económico, esto con base en una combinación de innovación tecnológica e inversión generalizada en salud pública y educación.

image2.png

El escenario del 'Mundo estabilizado' (Fuente: Herrington, 2021)

Aunque ambos escenarios, el de Tecnología integral y el de Negocios del modo habitual, apuntan al fin del crecimiento económico en unos 10 años, solo el escenario BAU2 “muestra un patrón de colapso claro, mientras que el de CT sugiere la posibilidad de que los colapsos futuros sean más bien aterrizajes relativamente suaves, al menos para la humanidad en general".

Actualmente, ambos escenarios "parecen alinearse bastante estrechamente no solo con los datos observados", concluye Herrington en su estudio, indicando que el futuro está abierto. 

Una ventana de oportunidad

Si bien enfocarse en la búsqueda de crecimiento económico continuo será inútil, el estudio muestra que el progreso tecnológico y el aumento de la inversión en servicios públicos no solo podrían evitar el riesgo de colapso, sino que también podrían conducir a una nueva civilización estable y próspera que opere de un modo seguro dentro de los límites que permite nuestro planeta. Pero, en realidad, solo tenemos la siguiente década para cambiar de rumbo.

"Por lo tanto, en este punto, los datos se alinean más con los escenarios CT y BAU2 que indican una desaceleración y un final estancamiento del crecimiento dentro de la próxima década, pero el modelo World3 no es definitivo en cuanto a si la posterior desaceleración constituirá un colapso", afirma el estudio. Aunque el escenario del "Mundo estabilizado" "se ajusta en menor medida a los datos empíricos, todavía es posible que la sociedad haga un cambio deliberado de trayectoria, que apunte hacia otro objetivo que no sea el crecimiento". El análisis del modelo de los Límites del crecimiento indica que esta ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente".

En una presentación en el Foro Económico Mundial de 2020, realizada en su calidad de directora de KPMG, Herrington pugnó por el "anti-crecimiento", un enfoque agnóstico del crecimiento que se centra en otras metas y prioridades económicas.

“Cambiar nuestras prioridades sociales no tiene por qué ser una rendición ante una necesidad imperiosa”, dijo. “La actividad humana puede ser regenerativa y nuestras capacidades productivas pueden transformarse. De hecho, estamos viendo ejemplos de ello sucediendo en este momento. Ampliar esos esfuerzos ahora crea un mundo lleno de oportunidades que además es sostenible".

Señaló cómo el desarrollo y la distribución rápidos de vacunas a tasas sin precedentes, en respuesta a la pandemia de COVID-19, demuestra que somos capaces de responder rápida y constructivamente a los desafíos globales si decidimos actuar. Necesitamos exactamente ese tipo de determinación para enfrentar la crisis ambiental.

“Los cambios necesarios no serán fáciles y plantearán desafíos de transición, pero aún es posible un futuro sostenible e inclusivo”, dijo Herrington.

Los datos más precisos disponibles sugieren que lo que decidamos durante los próximos 10 años determinará a largo plazo el destino de la civilización humana. Aunque las probabilidades están en el filo de la navaja, Herrington señaló un "rápido crecimiento" de las prioridades ambientales, sociales y de buen gobierno como base para ser optimistas, ya que esto indica que se está llevando a cabo un cambio de mentalidad tanto en los gobiernos como en las empresas. Me dijo que quizás la implicación más importante de su investigación es que no es demasiado tarde para crear una civilización verdaderamente sostenible que funcione para todos.