FYI.

This story is over 5 years old.

Olvidémonos de los headliners en festivales

OPINIÓN// Las verdaderas sorpresas son los actos menos esperados.

Se acerca la temporada de festivales nacionales e internacionales, y es importante poner este tema sobre la mesa: dejemos de darle tanta importancia a los headliners, a las cabezas del cartel.

Por supuesto, para un promotor que busca asegurar la asistencia a su festival, recurrir a estos nombres grandes es la fórmula eficaz de "ir a la fija". Pero seamos consecuentes, así llevemos un año o una década escuchando esta música, lo que menos nos debería interesar son las elecciones seguras. Parafraseando rápidamente al maestro Jeff Mills, el techno no fue creado para ser música de baile, sino como una declaración futurista. Y es esa declaración la que nos debería impulsar a buscar terrenos más arriesgados, a dejar de optar por lo seguro. Si hubo un momento en el que dijimos "mierda, esta es la música que quiero escuchar por el resto de mi vida", y a partir de ahí nos obsesionamos investigando y descubriendo artistas nuevos todos los días, ¿por qué nos seguimos deslumbrando con los mismos nombres?

Publicidad

Podría hablar de muchos festivales donde los nombres que salían en fuente tamaño 8 en la esquina inferior del flyer, fueron los que terminaron siendo las grandes sorpresas. Sin irnos muy lejos podemos tomar como ejemplo los últimos festivales que se han hecho en el país. En la primera edición de Baum Festival, que tuvo en la cabeza del cartel a artistas como Dubfire, Paul Ritch y Danny Tenaglia, los actos que terminaron sobresaliendo fueron Scuba y Matthias Meyer, nombres que aparecían en la parte inferior del flyer y que ni siquiera estaban programados para tocar después de la medianoche. Scuba, por ejemplo, sin darle importancia a la hora en la que fue programado y sin dejarse sesgar por los artistas que lo antecedían o le seguían, convirtió en cuestión de minutos el stage principal en un verdadero rave technero, diferenciándose de los demás artistas que estaban más interesados en poner los hits del momento. Fue una sesión auténtica, donde puso muchos de sus favoritos personales, como "BX3" de Len Faki.

En el Sónar del mismo año la sorpresa terminó siendo Pional, destacándose por encima de Dixon, el "DJ #1 del mundo". La selección del español, que estaba programado mucho más temprano y que tuvo una pista llena hasta la mitad, fue mucho más memorable que la del jefe de Innervisions, que sólo acostumbra a poner música "unreleased". Desde luego todo esto es muy subjetivo, pero comparando la selección musical de ambos, se puede interpretar entonces que el rótulo de ser "el mejor DJ del mundo" implica jugársela seguro y evitar los riesgos.

Publicidad

En el Freedom de 2016, que tuvo uno de los line ups más coherentes que se han visto en el país, donde cada escenario y su programación eran congruentes con el espacio y el momento, hubo un artista que sobresalió de manera unánime por encima de todos: Eduardo De La Calle, que estaba programado para hacer live, pero por cuestiones logísticas terminó presentándose en formato DJ set, hizo para muchos la mejor sesión de todo el festival, una sesión que ni siquiera fue anunciada. Tal vez fue ese factor de sorpresa el que lo hizo sobresalir, motivándolo a sacar su mejor arsenal, como cuando casi a la mitad de su set soltó el clásico de R&S Records "Outlander - Vamp".

En la primera edición de Baum Park las cosas no fueron distintas. Mientras todos esperaban ver a Dubfire, que nunca pudo llegar a tocar, o a esa camada de Hot Creations que parece tocaran el mismo loop de tech-house durante todo el set, el alemán Konstantin, cofundador del sello Giegling, quién ni siquiera tenía planeado presentarse y fue fichado en reemplazo de Mind Against, terminó haciendo la sesión más interesante y arriesgada de todo el festival. Entre tanto tech-house genérico, el alemán en sólo una hora y quince minutos demostró su versatilidad haciendo una sesión festivalera sin dejar de lado la profundidad y melancolía característica de su sello.

Es importante ver más allá y asimilar que por más cultura "underground" que nos quieran vender, todo esto hace parte de una industria, una que mueve mucho dinero y que no solo emplea DJs, sino que hay agencias, representantes, tour managers, curadores, medios y decenas de personas detrás, que de alguna u otra forma se encargan de trabajar para que determinados artistas estén presentes en todos los festivales del circuito. Problemática que ya fue puesta en evidencia anteriormente, donde se concluía que la gran mayoría de festivales ofrecían el mismo line up estándar.

Publicidad

Resulta increíble que siempre que anuncian el lanzamiento del line up de un festival el público siga pidiendo artistas como Maceo Plex, Solomun o Jamie Jones, que cobran miles de dólares y por su posición privilegiada terminan haciendo sesiones completamente predecibles, sin tomar ningún riesgo. Pero dentro de todo hay esperanza, y si algo podemos resaltar del cartel de la quinta edición de Dekmantel, es que nos muestran que es posible dejar de idolatrar a esos DJs superstars y apostarle a talentos locales y favoritos de la casa. Allá, artistas como Nina Kraviz o Marcel Dettmann, que acá fácilmente serían los headliners soñados para cualquier festival, son los encargados de hacer las sesiones de apertura a la 1 de la tarde.

Por eso, más allá de hacerle un reclamo a los organizadores, que están en todo su derecho de querer ir a la fija ya que es su capital el que está en juego y deben buscar el punto de equilibrio de alguna manera, es una invitación al público para que sea más inconforme. Dejemos de pedir DJs de renombre, sólo porque estuvieron fichados toda la temporada de verano en Ibiza. Comencemos a valorar más a esos talentos que salen en letra pequeña en el flyer, confiemos en ellos, son los que menos tienen que perder y por ende son los que más se pueden arriesgar.

***

A Alejandro lo encuentras por acá. Por aquí encuentras más artículos de opinión de THUMP.

*Este es un espacio de opinión que no compromete la posición de VICE Media Inc.


Sigue a THUMP Colombia en Facebook