FYI.

This story is over 5 years old.

NFL

La historia no se repitió en el Superdome de Nueva Orleans

Los Saints no pudieron recrear el dramático bloqueo de patada de Steve Gleason el lunes por la noche. Pero sí lograron hacer el ridículo.

He ran into his own guy!?! This muffed punt set up the @AtlantaFalcons' first TD. #ATLvsNO https://t.co/7Sr4EtUbn3
— NFL (@NFL) September 27, 2016

Se supone que para los Saints de Nueva Orleans, el partido en casa de lunes por la noche ante los Falcons de Atlanta tenía que ser la conmemoración, tal vez, de la jugada más famosa de los equipos especiales en la historia de la franquicia. Una semana como esta pero de hace diez años y jugando contra el mismo equipo, Steve Gleason bloqueó una patada de despeje de los Falcons, Curtis Deloatch recogió el ovoide y corrió hacia la zona de anotación en lo que terminaría siendo el triunfo de los Saints en su primer partido en Nueva Orleans desde el lamentable paso del huracán Katrina. La jugada cobró tanta importancia para la ciudad de Nueva Orleans que quedó inmortalizada en una estatua a la entrada del estadio Superdome.

Publicidad

El recinto era familiar, pero la cobertura de los Saints para las patadas de despeje estuvo un "poquito" peor esta vez. No sólo fracasaron para bloquear la patada —en esto no hay mayor problema, ya que los bloqueos son extremadamente escasos—, también hicieron el ridículo al momento de "atrapar" el ovoide.

El encargado de regresar la patada, Tommy Lee Lewis, fue arrollado por su compañero De'Vante Harris justo antes de que el ovoide bajara —error vergonzoso pero no fatal—. Para su poca fortuna, Harris creyó, erróneamente, que el ovoide había tocado a su compañero o a él mismo mientras caían. Intentó agarrar el balón al momento de levantarse, pero perdió la posesión cuando recibió la primera tacleada, permitiendo que el linebacker de los Saints, LaRoy Reynolds, se apropiara del balón en la yarda 11 del territorio de los Saints.

Los Falcons, abajo por 7 puntos, anotaron rápidamente y terminarían ganando el partido 45-32.

El recuerdo de la patada de despeje de 2006 sigue presente en el jugador de Atlanta, Jonathan Babineaux, el único que ha podido disputar ambos partidos:

"Lo único que recuerdo es que aquella patada de despeje bloqueada enloqueció a todo el estadio. Durante todo el partido aprovecharon la motivación de aquella jugada. Esta vez nos tocó a nosotros".

[FOX Sports]