FIGHTLAND

Un flashback al Kayfabe: Las técnicas reales de la lucha libre profesional

La lucha libre profesional no sólo fue el punto de partida de toda organización de MMA en Japón, sino que también preservó muchas de las técnicas de lucha catch de inicios del siglo XX.
3.5.16

Ilustración por Grimoire

Las artes marciales mixtas le deben mucho a la lucha libre profesional, mucho más de lo que les gustaría admitir a los fans del MMA. Antonio Inoki, aprendiz de Karl Gotch, tomó varias peleas de alto perfil con la premisa estilo contra estilo en los años 70, una de las cuales fue contra el campeón mundial peso completo, Muhammad Ali. La impresionante pelea entre Masakatsu Funaki y Minoru Suzuki, ambos protegidos de Inoki, dio pie a la fundación de Pancrase —organización que produjo a muchos de los peleadores más completos de los inicios del deporte como Frank y Ken Shamrock, Bas Rutten, Guy Mezger y Matt Hume. Y los talentos de Kazushi Sakuraba y Josh Barnett están arraigados en la tradición japonesa de la lucha libre. Como dijo Sakuraba, que derrotó a cuatro miembros de la familia Gracie cuando todavía eran la familia real de las peleas, "De hecho, la lucha libre profesional está incorrecta".

Publicidad

Aunque la lucha libre profesional ayudó a construir las artes marciales mixtas también ha servido como una cápsula de tiempo para preservar muchas de las técnicas de la lucha catch de la vieja escuela. La lucha catch, diminutivo de catch-as-catch-can era una forma de lucha que prosperó en el norte de Inglaterra y en los carnavales de los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX. La lucha catch-as-catch-can permitía agarres por debajo de la cintura y el uso de lo que Martin "Farmer" Burns denominaba "agarres de castigo", que ahora conocemos como sumisiones. Ya no vemos tantas técnicas de lucha catch de antaño en la lucha libre moderna sino en los agarres y lucha de los estilos antiguos. Esa tradición continuó con los estudiantes de Stu Hart y los luchadores técnicos como Dean Malenko.

Los métodos de la lucha catch-as-catch-can eran mucho más crudos que aquellos del grappling moderno y sus reglas la volvieron significativamente diferente a las peleas no-gi de hoy en día. Como la lucha catch seguía siendo lucha, colocar al oponente con la espalda a la lona era lo más importante. Esto evitó que los luchadores desarrollaran habilidades y que se sintieran cómodos con la espada contra la lona como sucede en el grappling. También significó que el luchador defensivo siempre estaba intentando poner las manos y rodillas en el suelo —alejando los codos de sus costados y exponiéndose a medios Nelson. Pero difícilmente aplicar una técnica en el grappling moderno no significa que los principios de la técnica no son buenos.

Por ejemplo, el hammerlock fue clave en la lucha de antaño y frecuentemente aparece en el llaveo de la lucha profesional. El principio es simple, el brazo del oponente se lleva detrás de su espalda y lastima los músculos de su hombro. En la lucha libre se logra la llave, se suelta y el combate continúa. Tal vez recuerdan haberlo visto en películas de policías cuando ponían a las personas contra la pared.

Noten que en esta aplicación de A Hand Book of Wrestling de Hugh Leonard, el brazo del oponente se quita de su lugar empujándolo con la cabeza desde la posición de juez.

La dificultad de lograrlo en el grappling llega al intentar alejar el brazo del oponente. Los luchadores ya no se colocan en la posición de juez, apoyándose sobre los brazos. El ejemplo de hammerlock más famoso que se ha aplicado en el MMA lo realizó Shinya Aoki cuando fue capaz de realizarlo contra un luchador competente igual que la leyenda del jiu-jitsu brasileño, Mario Sperry —para controlar el brazo del oponente mientras seguía en su guardia y cuando el oponente trataba de usarlo en lugar de preocuparse por mantener ese mismo brazo pegado al cuerpo en todo momento.

Al pasar el brazo de Mizuto Hirota por detrás de su cabeza, Aoki pasó la guardia y se colocó en la montada para después golpear a Hirota en la cabeza, del mismo lado del brazo atrapado. Entonces Hirota se vio obligado a girar de lado, quitando la espalda de la lona y permitiendo que Aoki aplicara el hammerlock.

Hirota luchó para escapar pero Aoki siguió forzando el brazo de Hirota hasta que tronó y el réferi le puso fin a la pelea.

Otro elemento clave del llaveo en la lucha son las tijeras a la cabeza. Es relativamente inocuo en la lucha profesional, porque nadie las utilizaría en una pelea pero las tijeras a la cabeza es un agarre poderoso. Cuando Minoru Suzuki estaba derrotando a sus primeros oponentes en Pancrase, amenazó con lastimar el cuello de Vernon White con esta técnica, obligándolo a rendirse.

Incluso el legendario camel clutch inventado por Gory Guerrero en los 40 ha aparecido mucho más en la lucha y en realidad, es debido a la simplicidad de la técnica. El camel clutch es un agarre doble que ataca el cuello y la espalda con un ataque simultáneo. Uno de los desarrollos más interesantes en el grappling a lo largo de los años es que la actitud de las estrangulaciones y las llaves al cuello se aplican al revés. Aplicar una estrangulación se consideraba una falta en la mayoría de los combates de lucha mientras que tronar el cuello se consideraba legal. En la mayoría de los gimnasios de hoy, es al revés.

Aquí una ilustración de Paulus Kal demostrando el legendario camel clutch contra un jabroni en 1470.

Este movimiento fue adaptado por Iron Sheick. Ve a continuación la aplicación del agarre contra Hulk Hogan:

Claro que la técnica es difícil de encontrar en una era en la que la mayoría de los grapplers evitan terminar boca abajo, y donde estrangular es completamente legal. Aunque a Eddie Bravo le gusta:

Y este es el tema con los clásicos de la lucha profesional, hay un agarre legítimo que sería difícil aplicar contra un luchador experimentado. El cangrejo aparece en textos antiguos de judo y jujutsu pero es difícil realizarlo en un combate, hasta que ves los resultados de un competidor de jiu-jitsu brasileño que no suelta su guardia y mientras su oponente intenta ponerse de pie y deja caer su peso. Es horrible y una de las cosas más peligrosas que he visto.

La lucha libre profesional cumple su propósito como una novela para hombres, pero sigue habiendo algo gratificante al ver a hombres que tienen una pequeña porción de esas habilidades en sus agarres. Y es que por impresionante que sea levantar a un tipo por encima de tus hombros, en verdad no se compara con la acción original en el ring y con la razón por la que se creó la lucha libre profesional en primer lugar: para jugar a las peleas con agarres de verdad.