NFL

¿De qué sirve que Jacksonville haya triunfado en el Draft de la NFL?

Dos de los mejores equipos de la NFL, como Green Bay y Minnesota, obtuvieron las mejores calificaciones de los drafts en los últimos cinco años. ¿Pero en realidad qué nos dicen las calificaciones?
2.5.16
Photo by Kamil Krzaczynski-USA TODAY Sports

El Draft 2016 de la NFL ha terminado, y las calificaciones están aquí. La mayoría de los expertos dicen que los Jaguars de Jacksonville fueron los ganadores —no creo haber visto una calificación menor a un nueve—. Es difícil culpar al censo, ya que Jacksonville terminó quedándose con dos de los mejores diez jugadores: el linebacker Myles Jack y el cornerback Jalen Ramsey. ¿Pero una buena calificación en el draft importa tanto?

Publicidad

Una calificación en el draft es una postal en el tiempo: representa lo que nosotros, los medios, conocen de los jugadores en este momento. Algunos jugadores talentosos se lesionarán y nunca serán los mismos. Algunos chicos de escuelas no prestigiosas que no son observados por los cazatalentos serán mejores de lo que esperamos. No deberías creer que una calificación en el draft es precisa en un nivel microscópico porque los jugadores tienen variabilidad. ¿Pero qué tal en un período de cinco años?

Leer más: De patear pelotas de futbol a balones de futbol americano: La historia de Roberto Aguayo Jr.

Cada temporada, Football Outsiders reúne las calificaciones de varios medios importantes y crea promedios acumulativos para cada equipo en sus boletas de calificaciones del draft. He sido testigo de las boletas en los últimos cinco años para ver qué equipos han mantenido un promedio de 3.00 o mayor, y lo que esto ha significado en el rendimiento dentro del campo. Los Ravens de Baltimore pavimentaron el camino, alcanzando el promedio es sus últimos cinco drafts. Le siguen equipos como Green Bay, Pittsburgh, Minnesota, y St. Louis (ahora Los Ángeles).

Algunos de estos equipos no nos caen de sorpresa. Todo mundo sabe que Green Bay, Pittsburgh, y Baltimore se armaron desde adentro y desarrollaron a buenos jugadores —esta reputación podría tener un efecto de halo sobre sus calificaciones—. Se trata de franquicias modelo de la NFL, y por lo tanto sus calificaciones pueden tener un margen más amplio, igual que una cinta de Steven Spielberg genera más inquietud en torno a los premios Oscar que la mejor película en la carrera de Michael Bay.

Por lo general, los fans de los Ravens no son decepcionados en el draft. Sus problemas están en otra parte. Foto por Jerry Lai-USA TODAY Sports

Baltimore es uno de los equipos más consistentes de la NFL. Si quitamos su incapacidad para correr el balón en 2013 y la lesiones la campaña pasada, Ozzie Newsome siempre es elogiado por su habilidad para encontrar valor en los drafts. Aunque en los años recientes han tenido decepciones —Matt Elam y Arthur Brown nos vienen a la mente, del afamado Draft del 2013—, sus problemas recientes no se han generado de malas selecciones, sino por pagar de más a sus pass rushers y mariscales de campo. Esta estrategia salió mal cuando las partes más importantes del equipo fracasaron al mismo tiempo en 2015, pero no creo que haya quienes se sorprendan al ver a los Ravens en postemporada este año.

Los Packers también son bastante consistentes: con excepción del 2013, cuando Aaron Rodgers se perdió siete juegos, los Packers han ganado 10 partidos en todas las temporadas desde que vencieron a los Steelers en el Super Bowl XLV. Pittsburgh ha sido menos impresionante desde entonces, a pesar de sus altas calificaciones en el draft, terminando como un equipo de .500 en 2012 y 2013. Pittsburgh tuvo problemas arreglando su defensiva porque pasaron los inicios de 2010 intentando arreglar su línea ofensiva. A los expertos les agradó su draft de 2011, aquel de David DeCastro y Mike Adams, porque les importaba cuidar a Roethlisberger. Y aunque los Steelers terminaron quedándose con DeCastro, Le'Veon, y Martavis Bryan, creo que sus jugadores no han estado a la altura de sus calificaciones. Antonio Brown, selección de sexta ronda del 2010 que le dio a los Steelers más valor de lo que la mayoría de los equipos obtienen de un draft completo, ha ayudado a evitar el colapso.

Teddy Bridgewater ayuda a los Vikings a salir del infierno de los quarterback. Foto por Benny Sieu-USA TODAY Sports

Ahora un vistazo a los equipos menos mencionados. Minnesota ha sido el escenario de uno de los giros más impresionantes para un Gerente General. La primera generación de Rick Spielman como GM, en 2011, fue ampliamente criticada —su primera selección fue Christian Ponder— pero aprendió de ello. Ahora cada vez que un jugador no sale a tiempo en primera ronda en contra del censo público, Spielman está ahí listo con una red. Los Vikings llegaron a playoffs en 2012 con todo y que tenían de titular a Ponder, y este año ganaron la NFC Norte con la ayuda de Teddy Bridgewater. Mientras que los Packers seguirán siendo favoritos siempre y cuando esté Aaron Rodgers, los Vikings están pisándoles los talones.

Finalmente, tenemos a los Rams, que forman parte de esta lista por mera circunstancia. Incluso en el pasado, apenas podían alcanzar el promedio: dos de sus drafts tuvieron un promedio exacto de 3.00. Ganar intercambios de draft mejora las calificaciones, y selecciones extra en primera ronda, en particular, ayudaron a los Rams a colarse a la lista.

Que Dios te acompañe, joven Goff. Foto por Kirby Lee-USA TODAY Sports

Como hemos visto con los Browns, aún se puede echar a perder selecciones extra de última ronda si cuentas con ellas todos los años, aunque los Rams han hecho un buen trabajo con su botín, con excepción del tackle Greg Robinson. Sin duda, desde hace tiempo cuentan con una defensiva competitiva, pero se han quedado atorados en la posición de quarterback gracias a la filosofía del entrenador en jefe Jeff Fisher. Haber ido por Jared Goff podría marcar el comienzo de una nueva era, pero para que esto suceda, necesitarán utilizarlo más que como un organizador del partido, y tener cuidado del peligro de su división.

Tal vez creas que esta lista es notable por las omisiones de equipos como Seattle y Nueva Inglaterra, las franquicias más exitosas en años recientes. La carencia de consensos sobre los jugadores prospecto se refleja en las calificaciones, y ambos equipos ganaron, o sólo tuvieron suerte, con jugadores como Rob Gronkowski y Russell Wilson, que muchos vieron como apuestas. También dieron con la mina de oro en las últimas rondas del draft. Nueva Inglaterra tiene constantemente selecciones extra para gastar en intercambios, y los Seahawks han estado un paso adelante en términos de estado atlético al subirse al tren SPARQ. En este sentido, estos equipos son excepcionales.

¿Qué significa todo esto para los Jaguars que terminarán su cuarto año consecutivo con un promedio de 3.00 en el draft? Ganar el juego de las calificaciones no es el boleto dorado hacia el éxito —siempre hay otros factores—. Pero por primera vez, en teoría los Jaguars se vieron prometedores. Este podría ser el inicio de una revelación a la Vikings en la AFC Sur.