Salud

Tener sexo podría ayudarte a sobrevivir la época de frío

Es como un vacuna contra la gripe, ¡pero más divertido!
8.12.16

Imagen vía Getty Images.

Este artículo fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Entre las incómodas conversaciones matutinas y el temor de adquirir una nueva ETS tipo Zika, tiene sentido desconfiar del sexo casual. Sin embargo, tiene su ventajas: orgasmos, el toque humano y la oportunidad de revisar el gabinete de medicinas de alguien mientras está durmiendo. Y luego tenemos este dato: la ciencia respetable ha demostrado que tener sexo refuerza tu sistema inmunológico.

En primer lugar, reduce el estrés, un conocido inmunosupresor. Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Medicina Psicosomática siguió la vida privada de 51 parejas alemanas. El estudio descubrió que los hombres y las mujeres presentaban niveles más bajos de cortisol, una hormona del estrés, en los días que incluían "un largo rato de intimidad", un término políticamente correcto que abarca todo, desde tomarse de la mano hasta coger. Otra investigación sobre estudiantes femeninas encontró que los niveles de estrés antes de un examen eran más bajos entre las chicas que reportaron la mayor satisfacción en una relación (por supuesto) y en la actividad sexual (independientemente del estado de la relación). Pero, para ser justos, la forma en que se llevó a cabo el estudio no aclara si el aumento en la actividad sexual reduce el estrés, o si el estrés naturalmente bajo condujo a una mayor actividad sexual. Cualquiera de estos dos resultados suena como una buena noticia.


Relacionados: ¿Tener sexo casual deprime?


También está el aumento potencial de anticuerpos. Un estudio de la revista Informes Psicológicos descubrió que las personas que reportaron una o dos sesiones semanales de sexo tenían los niveles más altos de inmunoglobulina A, un anticuerpo que protege de las infecciones. De hecho, el estudio lo llama la "primera línea de defensa contra la mayoría de los patógenos invasores". Curiosamente, tener más sexo no proporciona mayores beneficios. Las personas que tienen relaciones sexuales tres o más veces por semana presentaron menos inmunoglobulina A. Los investigadores sugieren que el estrés de organizar un calendario sexual tan activo, posiblemente con muchos compañeros, puede ser la causa.

Si bien la mayor parte de los estudios establecen que el mayor impulso inmunológico se presenta en las parejas, existe un beneficio en la búsqueda de nuevos compañeros: Con cada encuentro sexual casual, entras en contacto con un nuevo conjunto de gérmenes. "Tenemos esta noción de que las bacterias son malas, causan infecciones y cosas malas, y eso es cierto, pero hay muchas más bacterias que viven en nosotros y que son vitales para muchas funciones, incluyendo nuestra respuesta inmune", dijo Alison Morris, directora del Centro de Medicina y Microbioma de la UPMC y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. Ciertas bacterias presentes en tu intestino y nariz son particularmente buenas para combatir la gripe, observa Morris. La exposición a la flora de otros individuos puede ayudar a construir tu ejército de bichos para combatir los patógenos.

La noción de que aislarse de los gérmenes puede ser contraproducente porque perjudica tu sistema inmunológico es lo que los investigadores llaman la hipótesis de la higiene. Para ilustrarla, los investigadores de Harvard hicieron que un grupo de ratones nacieran en un ambiente estéril. (Ya saben que no se puede forzar a los bebés humanos a crecer en un laboratorio). En comparación con los que fueron criados en contacto con los gérmenes del mundo real, los ratones de las comunidades esterilizadas eran más propensos a desarrollar alergias, o incluso morir. Su sistema inmunológico no estaba construido adecuadamente, y la evidencia sugiere que algo similar sucedería si criáramos a los humanos en ambientes esterilizados. La hipótesis de la higiene se aplica más a los niños, pero las nuevas bacterias continúan reforzando tu sistema inmunológico "durante toda tu vida", explica Morris.


Relacionados: Estas son las posturas sexuales que más dañan nuestro cuerpo


Buenas noticias: Hay un gran intercambio de gérmenes en la actividad sexual. Un estudio publicado en la revista Microbiome señala que un simple beso de 10 segundos podría transmitir hasta 80 millones de bacterias.

Si decides empezar a tener sexo para mejorar tu salud, sólo ten en cuenta que hay algunos bichos malos. "Obviamente hay ciertas bacterias y virus que son patógenos a los que no deseas estar expuesto", explica Morris. Piensa en la gonorrea, la clamidia, la sífilis, el VIH… cosas por el estilo. Así que no seas descuidado. Tienes que protegerte contra las ETS.

Pero también tienes que protegerte contra la gripe. Y cómo lo haces es asunto tuyo.