FYI.

This story is over 5 years old.

¿el primer descenso del 'káiser'?

La romántica aventura italiana de Rafa Márquez podría acabar en pesadilla

El ex del Barça Rafa Márquez aterrizó en el Hellas Verona para pasar una apasionante temporada en Italia... pero las cosas se han torcido y el equipo véneto es el peor de la Serie A. ¿Será capaz de revertir la situación?
3.12.15
Foto vía Info7

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Si Hugo Sánchez es el mejor jugador en la historia del fútbol mexicano, Rafael Márquez debe estar apenas uno o dos escalones por debajo… y a varios kilómetros de distancia del tercero en la pirámide. Os lo dice un mexicano, hacedme caso: el 'Kaiser de Michoacán' que tan importante fue en el Barça de Ronaldinho tiene un estatus de semidiós en su país natal.

Publicidad

A sus 36 años, Márquez podría estar disfrutando cómodamente de sus últimos años de carrera rodeado de la tranquilidad y el dinero que un club de Estados Unidos o México podrían darle. El 'Kaiser', sin embargo, tenía otros planes. Hace año y medio, Márquez decidió encarar un nuevo desafío y se marchó a Italia a intentar rescatar un club de media tabla del descenso: el modesto Hellas Verona.

Más fútbol: ¿Cómo ha ganado dos Mundiales un país con tantos habitantes como Madrid?

Desde el punto de vista personal, Verona ofrecía a Márquez un santuario bellísimo; ubicada a orillas del río Adige, justo al límite de la llanura del Po, la villa posee el encanto típico de las ciudades-estado históricas del norte de Italia. Para alguien que jugó Mundiales y Champions League, pasar de las bulliciosas metrópolis de Europa y América a una pequeña ciudad véneta era sin duda un cambio notable. Prometía la oportunidad de vivir la vida a otro ritmo.

Todo muy bonito, sí.

O quizás no tanto.

Para Márquez habría sido cómodo quedarse en México, pero decidió bajar al barro e intentarlo en un modesto club italiano. Foto de Mario Carlini, Iguana Press-Getty Images.

Porque Verona será una ciudad preciosa, pero el estado deportivo del club por el que fichó Márquez dista mucho de ser bucólico. El Hellas vivió grandes épocas en los años 80 —de hecho, estuvo a un paso de ganarle el Scudetto a la todopoderosa Juventus de Michel Platini en 1985—, pero hoy en día se encuentra en un grave aprieto.

La pasada campaña, tras la llegada de Márquez, el Hellas sobrevivió. Rafa superó su tendencia a las lesiones y jugó hasta 29 partidos, 27 de los cuales completos. Junto al histórico Luca Toni —que marcó 22 goles y se convirtió en 'capocannoniere' de la Serie A— y al argentino Javier Saviola —con quien Márquez ya había coincidido en el Barça—, Rafa logró que un equipo justito de calidad se salvara con cierta comodidad. El Hellas acabó la temporada en decimotercer lugar, doce puntos por encima de los puestos de descenso.

Publicidad

Esta campaña, sin embargo, la situación es mucho más complicada… hasta el punto que Márquez quizás haya pensado en volver al Club León de México, donde fue bicampeón y líder del equipo —y cobrado una buena morterada a final de año, añado—. Sin paños calientes, los números del Hellas de esta temporada son un completo desastre. Tras 14 jornadas, el equipo solo ha logrado sumar 6 puntos y ocupa, como era de esperar, la última plaza del campeonato.

El Hellas posee, a día de hoy, el peor ataque de la Serie A —solo ha marcado 10 goles— y la segunda peor defensa —25 tantos encajados; solo el humilde Carpi FC 1909 ha recibido más tantos—. Ocho puntos separan la escuadra veronesa de los puestos de salvación. El propio Márquez es un buen reflejo del mal momento: el mexicano solo ha podido jugar ocho partidos esta campaña… y su nivel quizás sea el más bajo de su longeva carrera.

Piénsatelo bien, Rafa: quizás convenga comprarse una casita en la cercana Toscana y retirarse allí. Imagen vía Posta.com.mx.

Para terminar de pintar el paupérrimo presente del Hellas, hace unos días la directiva del club decidió cesar de su cargo al entrenador, Andrea Mandorlin, y a todo su 'staff' técnico. Una dura derrota por 3-2 frente al modesto Frosinone, rival directo para evitar el descenso, forzó las circunstancias: el veterano Gigi Delneri fue elegido para intentar reconducir los destinos del equipo 'gialloblu'.

Márquez está viviendo una historia que desconoce por completo: el amargo mundo de la derrota. Hasta ahora, el mexicano siempre había vivido en clubes ganadores, y eso inevitablemente había formado su carácter.

Publicidad

Así, en su debut con el Club Atlas de Guadalajara, Rafa vivió el último gran momento dorado de una institución perdedora y compleja como la de los 'rojinegros'. De su mano, el cuadro tapatío alcanzó su última final hasta la fecha.

A su llegada a Europa, Márquez aterrizó en el Mónaco; allí fue campeón de Francia y tuvo la oportunidad de jugar la Champions League. Posteriormente recaló en el Barcelona, donde se convirtió en una referencia global gracias a sus grandes cualidades defensivas y a su exquisito toque de balón.

Posteriormente pasó por los New York Red Bull de la MLS, una liga cerrada donde nadie puede subir ni descender. A su regreso en México con el León, como ya hemos dicho, salió campeón dos veces.

En el vocabulario de Márquez, pues, la palabra 'descenso' jamás había existido… hasta ahora.

La carrera de Rafa Márquez en el Barça coincidió con algunos de los mejores años de la entidad azulgrana. Infográfico vía FC Barcelona.

A día de hoy, la salvación parece más que complicada para el Hellas Verona. De consumarse el desastre, Márquez se encontraría con el fantasma del descenso por primera vez en su carrera; sería una pena que su historia en el fútbol europeo terminara con su equipo en la Serie B… pero a la vez tendría cierto toque romántico, porque así Rafa habría conocido tanto el cielo como el infierno en el Viejo Continente.

El 'Kaiser de Michoacán' nunca ha escondido que su retirada está cerca, pero siempre ha dejado claro que antes de colgar las botas quiere acabar su trayectoria en los Rojinegros del Atlas —su club de toda la vida, una entidad que acumula 64 años sin ser campeón en México.

A Rafa le queda cuerda y fútbol: lo que no le sobra son piernas. A nivel de selección nacional, si las lesiones le respetan, Márquez podría disputar sin problema alguno los partidos de eliminatoria de CONCACAF. A nivel de club, en cambio, la historia es bastante más complicada. El desafío de salvar al Hellas parece titánico a día de hoy.

¿Podrá Márquez darle la vuelta a esta situación? Si no fuera así, la bonita aventura de Rafa en Italia podría transformarse en pesadilla… y la palabra 'descenso' entraría por primera vez en su diccionario. Sería una despedida cruel para un hombre que siempre cosechó éxitos allí donde fue.

Sigue al autor en Twitter: @Andrescorona