Television

Comí como personaje de 'Game of Thrones' por un día entero

Tomé vino y comí tanta carne que podría llenar un supermercado, y por un momento me sentí como una verdadera westerosi.

por Emma van den Berg; traducido por Elvira Rosales
15 Agosto 2017, 5:00pm

All photos by the author

Finalmente llegó el momento. La nueva temporada de Game of Thrones llegó y, si bien no puedo imaginar que lees este artículo si no amas la serie, me gustaría subrayar el hecho de que es un evento muy importante. ¿Por qué? En primera, porque los fans —yo incluida— hemos esperado esta temporada por más de un año. Y en segunda, porque es sorprendente cómo la gente continúa con su vida diaria durante un año entero y luego cae rendida al mundo fantástico de los Siete Reinos durante seis semanas seguidas.

Game of Thrones es el lugar donde la fantasía y las modas se fusionan, donde el sexo es tan cotidiano como el asesinato. Es además el hogar de Hodor Hodor Hodor (nota: si no ves la serie, no vas a entender mis ingeniosas bromas).

Pero un año es demasiado tiempo y necesitamos recapitular. ¿Quién era quién, quién mató a quién, quién está cogiéndose a quién y qué demonios está haciendo Ed Sheeran en el bosque? Todas éstas son preguntas importantes que debes responder mientras avanzas en la séptima temporada. Para estar a tono con los nuevos episodios, decidí combinar mis dos cosas favoritas: comida y un maratón de GoT.

LEE MÁS: Jon Snow de 'Game of Thrones' tuvo una pelea en McDonald's

Cuando miro el programa, no pongo mucha atención en el aspecto culinario. Por lo regular la serie decapita a los personajes principales abiertamente, así que no es precisamente apetitoso. Pero incluso los personajes de Game of Thrones disfrutan su comida; los westerosi, por ejemplo, aman el cerdo y el vino. Entonces, quise prepararme para mirar nuevas batallas, escenas sexuales explícitas y peleas con zombies y dragones, decidí comer como una weterosi en la vida real.

Desayuno

Un trozo de pan, tocino, uvas y leche.

Nadie en Game of Thrones parece ser vegetariano, así que me preparé mentalmente para pasar un día entero de carne. Son las 10:00 AM. Normalmente comería yogurt con rebanadas de plátano o un huevo cocido, pero el menú de hoy consiste en trozos duros de carne salada y delicioso pan. Corto el pan sólo con mis manos y bebo leche como una salvaje. No ordeñé a una vaca real, pero la sensación es la misma si tomo en cuenta el resto de mi desayuno. Me siento lista para pelear una batalla bestial con dragones y otros monstruos, porque este desayuno es pesado. Especialmente el tocino que preparo con fuego valyrio (o, bueno, mi estufa).

De pronto me quedó claro por qué todos en la serie quieren pelear todo el tiempo: estos desayunos salvajes te dejan una sensación de agresividad. Con un poco de tocino entre mis dientes, me pregunto qué otros alimentos comeré el día de hoy.

Comida

Pan con salchichas, leche y vino.

Quizá la imagen te parezca un poco triste, pero no olvides que la carne es muy llenadora. Es por eso que mi sed de batalla desapareció luego de la comida y la reemplacé por el deseo de tomar una siesta. Es el momento perfecto para comenzar el primer episodio y digerir la comida mientras estoy acostada en el sillón. En lugar de leche, decido tomar vino; ninguno de los personajes de Game of Thrones evita el alcohol. Adopto el papel de la reina perezosa que hace que sus sirvientes peleen por ella y la mimen con comida.

¿Estaré completamente sumergida en el mundo de Game of Thrones? Sí, pero más que nada por mi estómago lleno y el inevitable ataque de sueño que la carne provoca. No me levanto del sillón hasta pasada una hora. Culpo al vino de la comida. Quizá el consumo excesivo de alcohol es la razón por la que todos quieren matarse en los Siete Reinos: si tienes que pelear con dragones, es mejor beber antes.

Snack

Un muffin y dátiles.

Lo admito: es un muffin. Sólo estoy contenta por comer algo que no tenga carne. En verdad odio los dátiles, pero no creo que una Khaleesi de la vida real comería una bolsa de papitas, así que debo escoger las pasas enormes. Les retiro la piel, no sólo porque su textura seca me molesta, sino porque me asusta encontrar moscas de fruta ahí. Quizá esto es lo que se siente ver conspiraciones en todas partes: ¿cóm puedes disfrutar tu comida cuando estás bajo la presión constante de que alguien quiere decapitarte? No es un pensamiento tranquilizador y estoy agradecida por tener una pantalla de televisión impenetrable entre los Siete Reinos y yo. Amo la distancia entre mi persona y Hound, Cersei, Littlefinger (tengo terror de que vaya a hacer algo horrible esta temporada), los White Walkers, los dragones y no olvidemos: todas las enfermedades asquerosas.

Cena

Pollo rostizado, pan, uvas y cerveza.

Esta comida es uno de mis mejores trabajos, aunque en realidad no hice nada (compré el pollo preparado). Los microondas no existen en los Siete Reinos, así que no puedo calentar una lasaña. Este pollo rostizado con pan y uvas parece que salió directamente de un castillo de GoT. El ave es deliciosa, las uvas supremas y sigo bebiendo vino y cerveza. No me siento una dama del todo cuando arranco un trozo de pollo con los dientes, pero ya concluí que en el mundo de Game of Thrones, probablemente no hubiera pertenecido a la familia más distinguida. Además, Westeros no me parece que sea un lugar donde haya pollo perfectamente cortado y rebanado. El único inconveniente es que no me gusta masticar huesos.

LEE MÁS: Viajé a Winterfell y disfruté un banquete de 'Game of Thrones'

Pero al final de cuentas no importa porque el pollo y el alcohol se llevan bien. Aunque podría parecer un poco extraño si estás viendo la serie con tus amigos ("¡Hola chicos, traje pollo como botana!"). Pero realmente lo recomiendo si estás solo.

Si tienes mucho tiempo libre o de alguna manera vives en un universo donde nadie ha escuchado hablar de Game of Thrones, lo mejor es ver la serie completa en una sola sesión; todas las temporadas en uno o dos fines de semana. Llénate de carne, barriles de vino y tarros de cerveza, disfruta del maratón. Quizá tendrás que lidiar con el mal del puerco, pero para eso están los sillones. Sólo no vayas a sucumbir a la fatiga y te pierdas los mejores giros argumentales de la historia. ¡Buen provecho!