FYI.

This story is over 5 years old.

guerras y conflictos

Se duplican los combatientes extranjeros que se suman a la causa yihadista en Siria e Irak

Alrededor de la mitad de los combatientes extranjeros proceden de Oriente Medio y del norte de África. Túnez es el país que está contribuyendo con más efectivos a la hora de engrosar las filas de las organizaciones yihadistas en Irak y Siria.
9.12.15
Quatre personnes suspectées de terrorisme arrêtées en Italie le 1er juillet 2015 (Stefano Porta/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Más de 31.000 personas de 86 países distintos han viajado a Siria e Irak para sumarse a las filas de Estado Islámico (EI) y de otros grupos extremistas desde 2011. Así lo han anunciado los investigadores del Soufan Group.

Soufan Group es una consultoría radicada en Nueva York que se dedica a registrar la presencia de individuos radicalizados a nivel global. Según la firma neoyorquina, las cifras se habrían duplicado en el último año. Así lo apuntaban las primeras estadísticas recabadas a principios de verano del año pasado. A pesar de que las últimas cifras confirman holgadamente las estimaciones previas formuladas por Naciones Unidas y Estados Unidos, los datos arrojan ahora con mayor precisión estadísticas basadas en la procedencia de miles de combatientes yihadistas.

Publicidad

Alrededor de la mitad de los combatientes proceden de países de Oriente Medio o del norte de África. De entre todos ellos, ningún país contribuye a la lucha yihadista tanto como Túnez. Se estima que alrededor de 7.000 ciudadanos procedentes del país bañado por el Mediterráneo se han sumado a las filas de distintas organizaciones yihadistas repartidas entre Siria e Irak. Túnez es un país de menos de 11 millones de habitantes, de manera que la cifra resulta ciertamente preocupante. Digamos que si Túnez tuviese la misma población que Estados Unidos estaría aportando a 200.000 combatientes yihadistas.

Europa ha visto como 5.000 de sus habitantes emprendían rumbo a la causa yihadista. De esos 5.000, se estima que 3.700 proceden de cuatro países en particular: Francia, Bélgica, Alemania y Reino Unido. Las autoridades francesas calculan que alrededor de 1.800 yihadistas proceden del país galo. Entre ellos, se contarían los terroristas responsables de la matanza de 131 personas en París el pasado 13 de noviembre.

"El aumento evidencia que los esfuerzos por contener el flujo de extranjeros reclutados por los grupos radicales de Siria e Irak, ha tenido un impacto limitado", ha suscrito el autor del informe.

Hay 3 tipos de combatientes retornados de Estado Islámico — y todos necesitan un trato distinto. Leer más aquí.

Sin embargo, la aplicación de algunas iniciativas estaría empezando a dar sus frutos.

Publicidad

VICE News se ha entrevistado con Patrick Skinner, director de proyectos especiales en el Soufan Group. Según Skinner el momento de mayor afluencia se registró a principios del año pasado, después de que EI se expandiera de manera fulminante por partes del norte de Irak. "Las cotas más altas se alcanzaron en otoño e invierno", cuenta Skinner.

Por otra parte, las autoridades de Estados Unidos han anunciado que las cifras finales de combatientes yihadistas extranjeros rondarán las 30.000 personas. En ellas se incluirá a aquellos combatientes que hayan caído en acción y a aquellos otros que hayan regresado a casa. El departamento de Estado estadounidense estima que desde el arranque de los bombardeos liderados por la coalición estadounidense, son ya más de 10.000 los combatientes yihadistas nacionales y extranjeros que han perecido bajo su fuego. Las cifras de muertos, sin embargo, se han disparado a lo largo de este año, especialmente desde que Francia se sumara a los bombardeos contra Estado Islámico.

"Los yihadistas han padecido muchísimas bajas", asegura Skinner.

El responsable de proyectos especiales relata también que un gran número de los yihadistas que han viajado a Siria e Irak — entre un 20 y un 30 por ciento de estos — habrían vuelto sobre sus pasos y regresado a sus hogares, situados, en su mayoría, en Europa. Si bien estas últimas cifras apunta a que la cantidad de radicales en ambos países habría disminuido sensiblemente, lo cierto es que las mismas resultan, igualmente, inquietantes. A día de hoy, se ignora hasta qué punto las deserciones de los guerrilleros serían consecuencia de un plan de devolverles a sus países de origen para que llevan a cabo acciones armadas una vez hayan regresado.

Publicidad

Según las últimas estimaciones del grupo Soufan, alrededor de 2.500 combatientes procedentes de Arabia Saudí y de 4.700 procedentes de la zona de la antigua Unión Soviética, se habrían sumado a la causa yihadista en Irak y Siria durante 2011.

¿Qué lleva a alguien a matar por religión y cómo afrontarlo sin violencia? Leer más aquí.

Comparado con la aportación de algunos de sus aliados occidentales y saudíes en la lucha contra EI, la cifra de ciudadanos estadounidenses luchando en Irak y Siria es bastante más baja. Según las estimaciones de la inteligencia estadounidense, más de 250 de sus ciudadanos habrían conseguido llegar hasta Siria e Irak. De hecho, un informe publicado por el House Homeland Security Comittee investigó 58 de los 250 casos y concluyó que 12 de los combatientes yihadistas estadounidenses habrían muerto en el campo de batalla — el 20 por ciento de los que se fueron. Según el mismo informe alrededor de 40 ciudadanos estadounidenses habrían regresado ya de su periplo por Siria. Sin embargo, solo "cinco de ellos habrían sido detenidos por las autoridades".

El informe del Soufan Group apunta también a la importancia que juegan las redes sociales a la hora de reclutar a estadounidenses que viven a miles de kilómetros de la zona de conflicto. Pese a todo, los especialistas del grupo consideran que es posible combatir con garantías la formidable capacidad de internet para radicalizar a individuos que ni siquiera están remotamente cerca de la zona de influencia.

"Si bien el poder de las redes sociales de EI es indiscutible, a menudo su influencia no es otra que preparar el terreno para persuadir a los indecisos, más que forzarles a tomar una decisión", concluye el informe.

Mira el documental de VICE News 'Expulsando a Estado Islámico: la batalla por el Kurdistán sirio':

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs