FYI.

This story is over 5 years old.

china

China legaliza a millones de sin papeles nacidos de la violación de la ley del hijo único

Alrededor de 13 millones de habitantes huérfanos, sin techo o aquellos que nacieron en violación de la severa política del hijo único, serán reconocidos oficialmente por el gobierno de China, que ha resuelto legalizarles.
14.12.15
Foto di Rolex dela Pena/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobierno chino ha resuelto distribuir casi 13 millones de formularios para legalizar el estatus de los nacidos durante los años de vigencia de la política del hijo único.

La administración china anunció este miércoles que cambiará su sistema de empadronamiento. La remodelación permitirá que 13 millones de personas que jamás habían existido legalmente, como huérfanos, vagabundos o todos aquellos nacidos en violación de la severa ley de planificación familiar, puedan acceder a servicios como la seguridad social, la salud, y a matricularse en distintas escuelas o universidades. Así lo ha informado la agencia de noticias pública Xinhua.

Publicidad

Todos aquellos que no estén empadronados o que no hayan recibido los formularios para hacerlo, se quedarán como "hukou" o sin papeles, de manera que no les serán reconocidos sus derechos fundamentales ni las posibilidades de viajar, casarse, conseguir un trabajo o, incluso, abrir una cuenta bancaria. El pasado mes de octubre el gobierno chino levantó la prohibición nacional que impedía que ninguna familia tenga más de un hijo. La medida desveló la intención del ejecutivo asiático de dirigirse retroactivamente a los millones de niños que nacieron sin la debida autorización durante la legislatura anterior.

El gobierno se ha comprometido "a resolver la situación de los hukou y de los sin papeles", según anunciaba un comunicado emitido desde el ejecutivo el pasado miércoles. "Se trata de un derecho elemental, los ciudadanos necesitan registrarse…. De tal manera, podrán participar en actividades sociales, ver sus derechos reconocidos y satisfacer todas sus obligaciones".

China fulmina su política del hijo único. Leer más aquí.

La política del hijo único fue instaurada en 1979. Se trató de una medida destinada a paliar el imparable crecimiento de la población. Con los años, la ley se hizo más laxa y permitió determinadas exenciones en determinadas zona del país y a según qué etnias. El Partido Comunista cree haber prevenido alrededor de 400 millones de nacimientos en las últimas tres décadas.

Publicidad

Según estipulaba la ley, aquellas familias que tuvieran uno o más hijos, solo podían registrar al resto de sus descendientes si pagaban la copiosa tarifa contemplada. Muchas familias, especialmente en las zonas más rurales del país, prescindieron de registrar a sus segundos o terceros hijos por problemas de solvencia. A día de hoy, la administración china estima que el número de sin papeles estaría alrededor del 1 por ciento de una población de 1.300 millones de personas.

El gobierno enmendó la ley en distintas ocasiones para facilitar el registro de las familias más castigadas. En 2013, por ejemplo, se decidió permitir a todas aquellas parejas formadas por hijos únicos, ampliarán su descendencia sin coste alguno.

La nueva reforma, la que permitirá que toda familia pueda tener al menos, dos hijos a partir de octubre, se suscribió para combatir el envejecimiento de la población. China ha resuelto acometer un serie de planes quinquenales para paliar el problema. De tal manera, el plan quinquenal inaugurado este año, estará en vigor hasta 2020. El plan, que ha sido aprobado por el cuerpo legislativo chino, se ha propuesto redoblar la innovación y el desarrollo en todo lo relacionado con la ciencia y la tecnología, estimular el crecimiento de la economía media-alta y doblar el PIB hacia el final de la década.

¿Qué consecuencias medioambientales tendrá el fin de la política china del hijo único? Leer más aquí.

El mismo día que China anunció el fin del veto a tener más de un hijo, también aprobó la inauguración de una ambiciosa campaña para fusionar los seguros médicos de los ciudadanos urbanos y rurales, de manera que el acceso a la sanidad pública resulte más equitativo. A día de hoy, la atención primaria en las zonas más remotas de China está a años luz del nivel y los recursos de las grandes ciudades.

El gobierno chino asegura ofrecer un seguro médico para casi todos sus ciudadanos, sin embargo, el sistema actual exige todavía que los pacientes deban desembolsar grandes cantidades de su bolsillo. La actual legislación ha supuesto una losa económica para muchas familias, especialmente para aquellas que tienen que lidiar con enfermedades graves, como el cáncer.

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES