Mil ruidos distintos: Así suena Bizkaia hoy

La música de Euskadi es muy distinta de lo que muchos piensan.

|
nov. 8 2018, 4:15am

Hakima Flissi. Foto cortesía de la artista

Nubes grises, frío y llovizna cayendo encima de edificios industriales. Si pensamos en Bizkaia y Bilbao esta imagen nos viene directo a la cabeza. Localizaciones de cine kinki, chaquetas de cuero, crestas, botas, y guitarras tocando punk todavía perviven en el imaginario colectivo de una zona que, si bien todavía mantiene un nexo de unión muy grande con la contracultura de aquella época, ha cambiado mucho.

La comunidad creativa de Bizkaia ha crecido, se ha diversificado y ha encontrado nuevos espacios para crecer, de internet a locales autogestionados. Artistas como RUCCULLA, Hakima Flissi o Mark Luva son la muestra de cómo la creatividad ha evolucionado en la época digital, haciendo unos sonidos que, si bien tienen puntos de unión con su entorno, germinan de forma libre y sin ligarse a ningún tipo de escena. Por otro lado, bandas como Nazca o Lukiek son la muestra de cómo el sonido de las guitarras ha ido evolucionando y adaptándose a las nuevas formas de narrar y explorar los propios sentimientos. Bandas como estas, más ligadas a grupos y bandas de la escena local, han conseguido mantener la llama viva reconvirtiendo instrumentos clásicos en nuevas sonoridades y emociones. A algunas de ellas las hemos podido ver en concierto últimamente gracias al proyecto Heineken® Volume Up realizado en colaboración con BIME, que ha nacido este año justo en Bilbao con un objetivo claro: dar oportunidades a los talentos emergentes de la región para que tengan más visibilidad y un programa de mentoring personalizado para encaminar su trayectoria profesional.

Hablamos con todas estas bandas para conocer su forma de entender la música, su relación con el entorno en el que han crecido y, sobre todo, para obtener una radiografía del talento emergente de Bizkaia.

RUCCULLA

¿Cómo describirías tu propuesta musical?
Mi música son mundos paralelos construidos artificialmente con sonidos y ambientes que tienen colores y sabores. Solo puedes vivir dentro de ellos si te pones a escuchar las canciones.
Luego, en directo, junto con la electrónica, toco también la batería y la gente se queda loca pensando cómo bailar mis canciones lol.

¿Cómo crees que Bizkaia ha influenciado tu forma de hacer música? ¿Hay una conexión con el sitio donde vives y la música que haces?
La influencia directa que ha tenido “la escena musical de Bizkaia” en mí como producer (tras haber tocado en diferentes bandas locales de Pop Rock), fue querer encerrarme con mi ordenador y hacer mi propia movida. Me considero de la generación World Wide Web y YouTube, aunque yo viva en Barakaldo mi mente musical se ha criado gran parte del tiempo en internet. Con la batería sueno como un pavo de Philly tocando un groove funk y fills de góspel mezclado con los breakbeats rápidos de la escena DnB y jungle de UK. Es lo mismo que cuando produzco música, sueno a muchas cosas, a la evolución de muchos géneros y sitios a la vez. Sueno a internet, que es donde encuentro toda la música que me gusta y que no existe o no se le da cabida en el sitio donde he nacido.

¿Cuáles son tus referentes musicales?
En realidad soy una wannabe de The Mars Volta, solo que pasando por el filtro hip-hop y en vez de instrumentos orgánicos, todo es diseñado con un ordenador. Eso y que yo soy solo una persona haciendo música. Mi cabeza suena como una playlist de Jazz + Aphex Twin + PCmusic + Ryuichi Sakamoto + Brainfeeder + Sharon Jones + muchos grupos underground de math-rock. Amo a gente como Omar Rodriguez Lopez, Thundercat, Sophie y muchos baterías de Jazz.

Bizkaia ha sido siempre un referente contracultural. ¿Cómo explicarías la herencia cultural que hay?
Yeee, ¡eso es guay! No puedo explicar la herencia cultural de la que más se conoce a Bilbao, como es el punk o rock, porque yo no me he interesado mucho por ella, pero es guay que para gente de fuera la margen izquierda sea referente del punk. Me flipa también que en el resto de España Bizkaia se considere una provincia culturalmente rica, no solo musicalmente, sino con el arte en sí.

"Me flipa también que en el resto de España Bizkaia se considere una provincia culturalmente rica, no solo musicalmente, sino con el arte en sí" – RUCCULLA

¿Ha habido bandas locales que destaques de referente?
Referentes directos para mí musicalmente, sinceramente creo que ninguno.

¿Te sientes parte de una escena local? ¿O es todo más disperso?
Yo, desde mi punto de vista, no me siento parte de una escena, es raro. Pero creo que la electrónica tiene potencial para que se cree una escena guay, solo que hace falta poner el foco más en lo local porque hay cosas realmente buenas. Supongo que falta apoyo por parte de los programadores/promotores locales también para que la electrónica se ponga al día en Bilbao, por ejemplo. Aunque también depende de que el público abra su mente a otras tendencias, todo requiere su tiempo.

¿Sientes que hay sonidos que se apoyan más que otros en Vizcaya?
Predominan más los grupos de vertientes indie/pop/rock y por eso se apoyan más. Como las sesiones de DJ de techno/house, que también abundan. Y ahora la escena urbana de trap/reggaeton/dancehall. Siento que hace falta dar más oportunidades a cosas que se salen de esos círculos. Pero a mí todas estas escenas me aportan, las disfruto igualmente :)

¿Qué destacarías de la experiencia con el proyecto Heineken® Volume Up en el que estas participando?
Destacaría la oportunidad para darse a conocer como talento local y agradezco el apoyo para formarse en esta industria.

LUKIEK

¿Cómo describiríais vuestra propuesta musical?
Visceral, directa y con actitud.

¿Cómo crees que Bizkaia ha influenciado vuestra forma de hacer música? ¿Hay una conexión con el sitio donde vives y la música que haces?
Por supuesto. Aparte de influencias extranjeras, nuestro entorno nos impregna en su totalidad: la lluvia, un idioma propio (el de dos de nosotros, que el tercer integrante viene del otro lado del charco), la idiosincrasia vasca y una situación sociopolítica convulsa en el pasado, que evoluciona en el presente. Todo esto nos marca directa o indirectamente. De haber surgido en Hawaii iríamos con chanclas, camisas tropicales y tocando el ukelele.

¿Cuáles son vuestros referentes musicales? ¿Cuáles son vuestras influencias más directas?
Escuchamos multitud de grupos y de estilos, y de manera individual cada integrante tiene sus preferencias. Pero a nivel global, en lo que respecta nuestra forma de hacer música con Lukiek, el rock alternativo de los noventa es lo que más nos influencia. Butthole Surfers, Local H, Flaming Lips, 311 y un larguísimo etc. Después nos ponemos pastelones y lloramos con “In my life” de Lennon y compañía. ¡Nos flipan los Beatles!

Bizkaia ha sido siempre un referente contracultural. ¿Cómo explicarías la herencia cultural que hay?
Es una cuestión de acción y reacción. Si al pueblo se le machaca, no queda otra que defenderse y alzar la voz. En Euskadi siempre ha habido una conciencia de lucha por varios motivos: injusticia, desigualdad, represión, etc. Una de las formas de expresión y de reivindicación que más a mano ha tenido la juventud aquí como en otras partes del mundo ha sido la música. Era inevitable que estilos como el punk y el ska (mayoritariamente) surgieran a raudales en el País Vasco; se dieron las condiciones perfectas para ello. Los mensajes de grupos como Kortatu, Eskorbuto, La Polla, R.I.P., etc., siguen vigentes hoy en día, y las nuevas generaciones mantienen viva esa actitud, aunque en menor medida desafortunadamente.

"En Euskadi siempre ha habido una conciencia de lucha por la injusticia, desigualdad, represión... una de las formas de expresión y de reivindicación que más a mano tenemos es la música" – Lukiek

¿Ha habido bandas locales que destaques de referente?
Dentro del entorno en el que nos movemos, que es Mungia (nuestro pueblo) y Bilbao, hay un germen de grupos llamativo; mierda de la buena. Por ahí andan las Cecilia Payne, los TOC, SUA, Senda, Wicked Wizzard, Purple Vellocet, Vulk, Serpiente, Lester & Eliza y/o los Empty Files. Talento local y de exportación.

¿Te sientes parte de una escena local, o es todo más disperso?
No negamos el aporte musical que ha dado Mungia en los últimos años, pero falta un poco para considerarse una escena como tal. Algunos grupos de la zona van a su bola y otros sí estamos más unidos. Por nuestra parte intentamos darle movimiento al pueblo con eventos como el Nazafest, o colaborando con la chavalería de la Errota Gaztetxea organizando conciertos. Si a esto se le puede llamar escena, entonces sí. Nos consideramos parte del pueblo, nos consideramos parte de Mungia.

¿Hay algunos géneros más predominantes que otros? ¿Sientes que se apoyan más que otros en Bizkaia?
Se apoya lo que está de moda, lo que atrae público, como siempre; y eso puede ser tanto una propuesta indie, como una de trap. Dentro de algunos años quién sabe qué estará sonando. Sea lo que sea, contará con el patrocinio de promotores y gente del negocio. Aun así, no nos podemos quejar de la cantidad de conciertos y de estilos variopintos que actualmente caen en Bilbao, igual es demasiado para lo pequeño que es esto.

¿Qué destacarías de la experiencia con el proyecto Heineken® Volume Up en el que estas participando?
Toda iniciativa que tenga como objetivo visibilizar a los grupos emergentes es bienvenida. A nivel personal, nuestro concierto tuvo bastante repercusión y buena asistencia, por lo que calificamos como positiva la experiencia.

NAZCA

¿Cómo describirías tu propuesta musical?
Actualmente el mejor reflejo de lo que es Nazca es nuestro primer LP “Normalmente no pienso en estas cosas” que hemos sacado hace dos semanas. Es un trabajo ecléctico centrado en el ambiente emocional de cada tema, con el que hemos querido reflejar de manera sincera los dos últimos años de cambios que hemos vivido. Es una propuesta que requiere de cierto tiempo o atención por parte del oyente porque no está pensado para ser un hit instantáneo. Al final las dificultades con las que hemos tenido que lidiar en nuestras vidas han hecho que este disco sea en ocasiones denso y anguloso, otras ligero y vitalista, llegando en momentos muy concretos, a ser intencionalmente desagradable.

En directo tratamos siempre de proyectar todas esas emociones. Especialmente con las canciones de este último trabajo ahondamos en nosotros mismos y lo tratamos de compartir con la gente que nos está viendo. Hay ciertas canciones que en directo tienen otros matices distintos que no están en el disco y que provocan la creación de ambientes realmente especiales. Creemos que el directo es uno de nuestros puntos fuertes ya que nos esforzamos siempre en dejarnos la piel y en no dejar a nadie indiferente.

¿Cómo crees que Bizkaia ha influenciado tu forma de hacer música? ¿Hay una conexión con el sitio donde vives y la música que haces?
Creemos que Bizkaia nos ha afectado más como un paisaje emocional en los temas que tratamos que a nivel musical. Crecer aquí tiene ciertas connotaciones culturales (paisaje post-industrial, contracultura…) con las que hemos convivido durante muchos años. Nuestras canciones están innegablemente impregnadas de toda esa herencia ya que la realidad que dibujamos es la que vivimos. No queremos, ni nos gusta fingir ser alguien que no somos, nos resultaría tremendamente artificial. Ser sinceros con nuestra herencia y nuestra identidad nos permite además ser autocríticos. Trabajamos con nuestros valores, nuestras creencias o aprendizajes, para desmontarlos cuando lo creemos oportuno.

A la hora de componer, a nivel instrumental y de concepto, no nos hemos atado a la música local que habíamos escuchado. Al final para nosotros la música es un lenguaje universal con el que expresar quiénes somos. A medida que encontramos más herramientas y formas de componer sentimos que ganamos libertad.

¿Cuáles son vuestros referentes musicales?
De forma general nos gusta que nos sorprendan y por eso nos gustan mucho grupos que proponen algo distinto y que van cambiando de un disco a otro. Es un poco decepcionante descubrir que un grupo saca permanente el mismo disco una y otra vez.

Por citar un grupo que consideramos todos como referente es Standstill. Nos parece que han sido una de las mejores propuestas musicales tanto nacionales como internacionales y han tenido una evolución discografía única. No son tanto una referencia a nivel instrumental y lírica sino en la forma de entender y de crear música. El crecimiento constante, el sacrificio, el compromiso, la sencillez compleja, han sido cosas que hemos visto en Standstill y con las que nos sentimos identificados.

A parte de eso también hay otros grandes grupos de diferentes estilos que nos han influido como Nick Cave, Radiohead, Shipping News, No somos marineros, Mount Eerie, At the Drive In, The Mars Volta, Lisabö…

"No queremos, ni nos gusta fingir ser alguien que no somos, nos resultaría tremendamente artificial" – Nazka

Bizkaia ha sido siempre un referente contracultural. ¿Cómo explicarías la herencia cultural que hay?
Los proyectos que surgen a nuestro alrededor son un buen ejemplo de la herencia contracultural que tenemos en Bilbao. En nuestro caso hemos estado en contacto directo con proyectos como Spoken Word Bilbao, que son fruto del trabajo y la ilusión de gente muy currante y creativa, que realmente produce eventos de una calidad artística y cultural enorme. Hay espacios en Bilbao que albergan muchos proyectos culturales, algunos de ellos de manera autogestionada, que están en contraposición directa o en una línea completamente distinta a la que se promueve desde instituciones públicas. Por citar algún ejemplo os diremos Los Gaztetxes, ZAWP, Le Larraskitu Kluba, La Morada, Sarean, Shake, Hika Ateneo... La cultura tiene muchas vertientes y maneras de conformarse, y es cierto que en Bilbao y Euskadi, mucho de eso se ha cocido y se cuece a día de hoy en un ámbito reivindicativo, punk, ruidoso, y muchas veces lleno de birra o kalimotxo.

¿Ha habido bandas locales que destaques de referente?
Tanto en Bizkaia como en Euskadi siempre ha habido grandes bandas, por ejemplo de Bilbao nosotros hemos escuchado mucho a Madera (antes Maderacore) y a Señores que nos parecen dos bandazas locales.
Luego yéndonos a Euskadi nos han influido mucho bandas como Lisabö que tienen una propuesta realmente visceral.

¿Te sientes parte de una escena local?
En cierto modo sí que nos sentimos parte de una escena local de grupos que son de nuestra generación y que además con muchos de ellos compartimos amistad. Al final de tanto tocar e ir a conciertos por la zona terminas conociendo a todas las personas involucradas en la escena local. No obstante, sí que es verdad que hay veces que la escena se siente de un modo más disperso y que nos gustaría que hubiese un sentimiento más de grupo.

Haciendo un poco de autocrítica, nosotros ensayamos en Mungia (Moonrock) y pasamos mucho tiempo allí, cosa que nos incomunica bastante respecto a otros grupos que comparten local en Bilbao y que pasan más tiempo juntos. Al final ciertas veces tenemos la sensación de estar compitiendo con otras bandas y que eso impide formar una escena sólida y diversa. Es algo bastante común y extrapolable a otras disciplinas artísticas que en muchos casos debilita y evita colaboraciones o splits que serían una maravilla.

¿Hay algunos géneros más predominantes y con más apoyo que otros?
A día de hoy en Bilbao por ejemplo lleva un tiempo surgiendo un revival de Postpunk y new wave en la onda de Pixies y Sonic-youth, encabezados por Belako. Este movimiento ha hecho crecer a bandas muy interesantes. Por otra parte en Bizkaia siempre ha habido mucha herencia punk y de rock radical vasco que sigue teniendo mucho tirón. Casi todos los chavales cuando empiezan a tocar, nosotros incluidos, versionan alguna canción de grupos como Eskorbuto, La Polla Records, Berri Txarrak, etc.

En cuanto a si se apoyan más unas propuestas que otras, creemos que no es algo que se limite solo a Bizkaia. La música, como casi todo hoy en día, es un producto de consumo, y cuanto más rápido y fácil se consuma, mejor. Nosotros vemos las cosas de otra manera. Creemos en el trabajo constante y en un hacer algo complejo que nos deje huella. Pensamos que cuanto más rica sea la escena musical, mejor, dando espacio a una mayor diversidad. Por lo tanto, sí, a veces se apoyan a unos géneros más que a otros, pero nos parecen cuestiones de la moda del momento.

Para finalizar, nos parece muy importante dar valor a los apoyos que creamos de forma autogestionada entre las bandas, las salas, las productoras, los sellos, para dar a conocer la variedad de propuestas que existen.

¿Qué destacarías de la experiencia con el proyecto Heineken® Volume Up en el que estas participando?
Destacaría muchas cosas, entre ellas la organización y el trato con la gente que ha hecho posible este proyecto. En nuestro caso ha tenido especial relevancia el poder recibir un mentoring sobre la industria musical, combinando la tutorización con María con las charlas personalizadas del BIME PRO. Es una oportunidad realmente única para aprender desde dentro como funciona la industria musical. La verdad es que estamos muy agradecidos a la gente de Heineken® Volume UP por darnos la oportunidad de formar parte de este proyecto tan interesante.

HAKIMA FLISSI

¿Cómo describirías tu propuesta musical?
Me gustaría generar reflexiones positivas. Realizar música con amor, bajo un género musical accesible para todos. Yo, personalmente, no creo que tenga un género definido, está confluyendo entre varios. Con el tiempo ya se definirá lo que está sucediendo.

¿Cómo crees que Bizkaia ha influenciado tu forma de hacer música? ¿Hay una conexión con el sitio donde vives y la música que haces?
Pienso que Bizkaia no ha sido una influencia referente en mi forma de hacer música. Pero mi entorno ha influido en el desarrollo de mis canciones. Me influye más la gente que me rodea, que el sitio en el que he nacido. Desde pequeña me he nutrido de música árabe o de otras partes del mundo.

¿Cuáles son tus referentes musicales?
Me veo influenciada por todo tipo de música. Me gusta mucho investigar los estilos diferentes que cada cultura aporta (sobre todo los ritmos africanos e hindúes). Actualmente tengo muchas referencias de música urbana, sobre todo referentes de RnB, Neo Soul, Reggae, Hip-hop, Baile Funk o Afrobeats. Me gustan mucho artistas como IAMDDB, Willow Smith, Rihanna (sus discos del 2006-2007), Lauryn Hill, 6lack, Oshun, Blu Samu...

¿Hay alguna banda local que destaques de referente?
Mencionaré a Ken Zazpi, Glaukoma y Berri Txarrak aunque, personalmente, no me ha atraído mucho la música que más se ha destacado en Euskal Herria. Todavía predominan estilos de música como el Ska, Rock, Rock vasco, música tradicional, Reggateon, Reggae... A pesar de ello hay mucha variedad y poco a poco empieza a haber más apoyo a música "nueva" y a artistas emergentes.

¿Qué destacarías de la experiencia con el proyecto Heineken® Volume Up en el que estas participando?
Destacaría el despliegue de medios y la expansión del proyecto. Abarcando un gran número de bandas, repartiendo los conciertos en diferentes días y locales, le ha dado al proyecto una gran amplitud. Y si añadimos el mentoring y la actuación en BIME tenemos un proyecto perfecto la verdad. Así que super agradecidos.

MARK LUVA

¿Cómo describirías tu propuesta musical?
Violenta. Agobiante. Vaina Altos Hornos. Electrónica cercana a lo industrial, una postal de más allá del fin del mundo.

¿Cómo crees que Vizcaya ha influenciado tu forma de hacer música? ¿Hay una conexión con el sitio donde vives y la música que haces?
En cierta manera, el clima, los restos de las viejas fábricas de la ría de Bilbao y la remodelación de óxido en HD (vaina Guggenheim, palacio Euskalduna) pueden verse reflejados en mi música. Pero es solo mi paranoia, tampoco veo a nadie de aquí que esté haciendo lo que yo hago.
Aunque viva en Bilbao, vengo de Enkarterri, una de las zonas más rurales de Bizkaia, y ahí hago exactamente la misma música. Y cuando vivía en Barcelona lo mismo.
A gusto en lo outsider.

¿Cuáles son tus referentes musicales?
Oneohtrix Point Never, Three Six Mafia, Timbaland, Steve Reich, araabMUZIK, Arca, Astrosuka, WWWings, Esplendor Geométrico...

Bizkaia ha sido siempre un referente contracultural. ¿Cómo explicarías la herencia cultural que hay?
No estaba ahí cuando Eskorbuto y todo aquello. Y sigo sin estar en la movida que hay ahora del punk aquí (que está poppin off), lo veo desde la barrera. De todas formas, en 2018, la contracultura como tal habría que entrecomillarla mucho. Si acaso podemos decir que sigue existiendo y no que está perfectamente asimilada y controlada.

¿Ha habido bandas locales que destaques de referente?
Directamente en mi música no ha habido nada de aquí que me haya influido a ese nivel, a pesar de que en el terreno experimental ha existido gente muy potente, del palo de Mattin, por ejemplo. La Left Coast Gang en cuanto a lo que han supuesto en el Hip Hop sí que me parecen de referencia, pero a nivel estatal incluso.

¿Te sientes parte de una escena local? ¿O es todo más disperso?
Lo mantengo outsider. No creo que exista una escena local homogénea y centrada en único rollo, sino que esto no deja de ser casi un pueblo y la peña detrás de propuestas tan dispares como Mitto Koronkon, Vulk, RRUCCULLA o Karpatos acabamos hangeando y coincidiendo en los mismos espacios y garitos.

¿Hay algunos géneros más predominantes que otros? ¿Sientes que se apoyan más que otros en Bizkaia?
Stop snitchin.

Más VICE
Canales de VICE