ESPAÑA

Si te han robado el DNI, la mafia podría estar llamando en tu nombre

Las redes criminales que operan en España se valen de diversas estrategias para dificultar el rastreo de sus comunicaciones: el uso de identidades robadas para hacerse con líneas de teléfonos “limpias” es común entre narcos, terroristas y redes de...
8.1.16
Imagen vía Guardia Civil española

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los caminos de las mafias son inescrutables y tu podrías estar apeado en una de sus veredas. Algunos de los métodos, maniobras y herramientas que utilizan las redes del crimen organizado para evitar que sus comunicaciones sean interceptadas por la policía o se conviertan en la punta de lanza de una investigación de las fuerzas de seguridad implican el uso de identidades robadas.

El hampa que opera en España y otros países europeos sabe que la intervención de sus teléfonos móviles es uno de los métodos más empleados por los cuerpos de seguridad destinados a la investigación del crimen organizado.

Por eso, porque ningún delincuente quiere llamar con un móvil, cuenta o tarjeta de prepago que esté a su nombre y sea fácil de interceptar existe un mercado dedicado al robo y a la falsificación de documentos de identidad que provee de teléfonos "limpios" a los narcos, a la mafia dedicada a la trata de personas y a los grupos terroristas. Así, el rastreo de sus mensajes, conexiones y conversaciones se complica sobremanera.

Nueve puntos para entender cómo España combate — y no combate — la trata de personas. Leer más aquí.

Una de las tantas artimañas que utilizan estas redes para no dejar huella es el uso de tarjetas de prepago. De hecho y pese a que la Ley de Conservación de Datos relativos a las Comunicaciones Electrónicas, que exige la identificación del usuario de todas las tarjetas telefónicas de prepago emitidas en España para luchar contra la delincuencia y que se aplicó en su totalidad en 2009, hay atajos que permiten sortear esta regulación: el mercado negro y la posibilidad de comprar este tipo de tarjetas en el extranjero sin necesidad de identificarse.

"Cuando actuaba ETA podían comprar las tarjetas de prepago porque no te pedían el DNI. Entonces, ETA reivindicaba un atentado y eliminaba ese teléfono. Ahora, aunque la ley ha ayudado mucho en la labor policial, se pueden comprar los teléfonos con las tarjetas de prepago en tiendas más o menos clandestinas que se dedican vender estos productos asociados a identidades robadas o falsas. Hay un mercado negro dedicado a esto", explican fuentes de la policía científica consultadas por VICE News.

"Si un DNI está implicado en algún caso vinculado a una red criminal, con la primera persona que los agentes van a ponerse en contacto es con su propietario. Luego se investiga hasta qué punto esta persona tiene algo que ver con el caso", asegura un guardia civil especializado en los delitos cometidos en Internet y otros sistemas de información en una entrevista con VICE News.

Las denuncias por robos de DNI, sigue el agente de la unidad científica, nos permiten controlar todos los movimientos vinculados a ese número de identificación.

Pero la obtención de una línea telefónica con una identidad falsa o robada puede ir más allá de las meras comunicaciones entre miembros de la red. De hecho, en el 11M uno de estos teléfonos con tarjeta de prepago sirvió como temporizador de las bombas que acabaron con la vida de 192 personas en Madrid.

Los largos tentáculos de los mercaderes de las tarjetas ilegales

Un repartidor de una empresa de mensajería que trabaja en Barcelona relata a VICE News como, en un par de ocasiones, ha recibido ofertas para entregar en mano paquetes que contenían tarjetas de prepago e iban dirigidos a diferentes destinatarios a los que se les había robado el DNI a cambio de unos 45 euros por bulto.

"En ambas ocasiones, los dos hombres que me hicieron la oferta me dijeron que lo único que tenía que hacer era quedar con ellos en un lugar determinado y traerles esos paquetes, ellos me firmarían y me darían los documentos necesarios para realizar la entrega de acuerdo con los requisitos de la empresa donde trabajo", relata el mensajero.

Eso significa, además de estampar la firma del comprador, contar con una foto del anverso y del reverso del documento de identidad del destinatario.

El transportista explica que las personas que le hicieron la oferta eran dos hombres, uno que parecía de nacionalidad marroquí y que tenía unos 50 años y otro de Europa del Este que aparentaba más de 35. Este empleado asegura que a otro compañero le contaron un caso similar.

"Saben qué empresas de mensajería trabajan para las compañías telefónicas y también qué repartidores hay en cada una de las zonas de las ciudades", sostiene.

El resto es fácil. Comprar una tarjeta de prepago es una gestión que puede realizarse online en las páginas web de compañías como Pepe Phone o Yoigo con un DNI y una tarjeta de crédito o a través del pago a reembolso. En otras, como Telefónica la compra debe ser presencial.

Las mafias no siempre se valen de identidades robadas. A veces utilizan identidades falsas o bien un nombre real con un número de DNI de otra persona para complicar más aún una hipotética investigación y atribuir a un error de transcripción la usurpación de una identidad ajena, aclaran las fuentes consultadas.

Nuevo caso de la larga y oscura historia de amor entre el fútbol italiano y la mafia. Leer más aquí.

Estas tarjetas también pueden ir vinculadas al nombre de testaferros como inmigrantes que no tienen documentación para permanecer en España pero cuentan con un NIE (Número de Identidad de Extranjero) de carácter provisional e incluso de vagabundos o personas sin recursos que venden sus datos al mejor postor por necesidad y sin saber cuál va a ser el uso de los mismos.

"Los que trapichean con las líneas telefónicas evitan adquirir las tarjetas de prepago o abrir líneas telefónicas de contrato en las grandes compañías como Telefónica o Orange porque éstas cuentan con una base de datos de clientes mucho más amplia y una falsificación o bien un DNI que mezcle el nombre de alguien con el número de identidad de otra persona podría comprometer la compra", explica la fuente de la Guardia Civil especializada en delitos telemáticos.

"Es muy usual que estas mafias utilicen un móvil diferente para contactar con cada uno de los miembros de la organización. Así, minimizan el riesgo y si hay una intervención policial sólo pillan a uno más y no a 20", detalla el agente de la unidad científica.

Con todo, las comunicaciones sólo pueden interceptarse mediante una orden judicial que implica la aportación de indicios criminales. Aunque desde el pasado mes de diciembre, la polémica nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal habilita no sólo al juez sino también al Ministro del Interior para que pueda ordenar a las fuerzas de seguridad intervenir las comunicaciones privadas "en caso de urgencia" y en el supuesto de que "las investigaciones se realicen para la averiguación de delitos relacionados con la actuación de bandas armadas o elementos terroristas".

Comunicaciones encriptadas

Sin embargo, este agente asegura que la tarjeta de prepago es sólo uno entre diversos métodos utilizados por las mafias de categoría media. "Las grandes bandas de narcos colombianos obtienen el móvil que quieren y de dónde sea y no les hace falta utilizar una tarjeta de prepago. Estos operan con los mejores móviles y mecanismos más seguros y avanzados…Pueden obtener todo lo que quieran", afirma el agente de la policía con contundencia.

Además del uso de las tarjetas de prepago y de móviles robados — que no requieren la introducción de códigos personales — las tarjetas SIM clonadas o la apertura de líneas telefónicas de contrato con identidades robadas o falsas, existen otros métodos como la compra de móviles y tarjetas en el extranjero (fuera de la Unión Europea) o el uso de softwares de encriptación como el PGP.

El PGP es el método que utilizó Robert Dawes, conocido con el apodo de Teflón Don o El 1 y considerado por la agencia contra el crimen organizado del Reino Unido como el jefe de la organización criminal más poderosa y peligrosa del país anglosajón.

Hablamos con uno de los mayores narcotraficantes de la deep web. Leer más aquí.

Dawes, dedicado al narcotráfico y detenido recientemente, hablaba por teléfono con dispositivos Blackberry provistos de una tarjeta PGP encriptada que se hacía traer de Holanda y que costaba entorno a los 2.000 euros, según un artículo publicado en El Mundo.

"El PGP es un programa gratuito que puedes instalar por ejemplo en Microsoft Outlook y que te permite enviar mensajes encriptados, tu lo instalas en tu ordenador o teléfono inteligente y generas dos claves una pública y una privada. Para que alguien pueda desencriptar tu mensaje debes mandarle la clave pública, la privada es solo para ti. Suelen mandar el código público a su destinatario a través de otros programas de archivo como Dropbox con el objetivo de extremar la seguridad", detalla el agente experto en delitos telemáticos.

Este sistema es tan seguro que, tras más de dos décadas de su creación, aún no ha podido ser descifrado por la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU, de acuerdo con una información del medio de comunicación alemán Spiegel.

Fuentes oficiales de la Policía Nacional y la Guardia Civil declinaron aportar datos a VICE NEWS sobre el uso de estos métodos por parte de las mafias aduciendo que se trata de "información sensible y confidencial" reservada exclusivamente a las fuerzas de seguridad.

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira