Tajak
Foto tomada del Facebook de Tajak

El nuevo álbum de Tajak redefine la psicodelia hecha en México

El trío estrenó 'Ciclos' en septiembre a través de Buh Records. Hablamos con su guitarrista y vocal Ñois al respecto.

La psicodelia en México siempre ha sido materia de atención. Desde los años 60 en los que, como el resto del mundo, la música mexicana se alineó con la tendencia sonora de entonces; hasta ahora, cuando existen propuestas innovadoras y con un sonido contemporáneo que forman parte de una escena que funciona como nicho gigante a nivel global.

Un ejemplo importante es Tajak, el trio conformado por Alvaro (batería), Coco (bajo y voz) y Ñois (guitarra, voz y efectos) y radicado en CDMX. Tajak ha generado eco dentro de la escena nacional e internacional, por su sonido que mezcla una lentitud hipnótica y repetitiva con patrones rítmicos interminables y llenos de distorsión, y capas de ruido que dan como motivo sumergir al escucha profundamente en una especie de trance.

Publicidad

La banda ha logrado establecerse como una de las nuevas promesas de la música experimental, con un discurso que va más allá de la psicodelia; y el cual los ha llevado a presentarse en escenarios como el pasado Festival Aural o el Levitation de Austin. Consolidándose con un sonido que pasó de largas improvisaciones a un formato más tradicional pero que conserva esa esencia y poder que emanan en vivo, Tajak acaba de regresar de su primera gira Europea, la más larga hasta ahora para la banda, donde tocaron por dos meses a lo largo y ancho del viejo continente, promocionando su más reciente material de estudio, titulado Cilcos (Buh Records, 2018) el cual salió hace un mes en formato de vinil y digital.

Ciclos, es una álbum que plantea un sonido muy deferente al Tajak de hace dos años, un sonido contundente y depurado, pero a la vez lleno de esa agresividad latente que crece conforme avanza cada track. Grabado en Ensenada, Baja California, en el estudio de Lorelle Meets The Obsolete, un disco donde intervienen un sinfín de influencias desde música folklórica indú hasta tendencias experimentales, dejando entre ver una banda en estado mucho más maduro en cuanto a sonido, con un discurso definido.

Esta es una conversación con Ñois, que a pesar de su cansancio post-tour, conversó acerca de Ciclos, sus primeras impresiones de la gira, y los próximos planes para el trío. Escucha Ciclos abajo y luego lee la charla.

Publicidad

NOISEY: Firmaron con Buh Records, y lanzaron Ciclos. Ahora la banda comprende un sonido más maduro pero siguen sonando a ustedes, ¿cómo fue el proceso de composición y grabación del disco?
Ñois: Ciclos está compuesto de nuevas y viejas canciones. Algunas tienen desde que empezamos la banda. Al igual que la mayor parte de nuestras composiciones, todo proviene del jam. A a partir de un riff, jammear sobre de él y grabar el resultado. Estas canciones exploran emociones y colores muy distintos al disco anterior. Amsterdam 211 es mucho más gris y negro, mientras que este es mucho más rosa, rojo y dorado. Sonoramente exploramos mucho más luz y color en Ciclos. Las canciones funcionan como pasajes oníricos que provienen de nuestras fantasías y sueños, de nuestro subconsciente, y que exploran emociones muy profundas.

Desde que comenzó la banda, aclaramos entre nosotros que lo que fuera que íbamos a tocar, tenía que expresar lo más profundo de nuestras emociones. Por ejemplo, si una canción va a ser feliz, que sea lo más feliz que se pueda. El tono lumínico del disco fue en parte inspirado por escuchar ragas hindúes, principalmente a Pandit Bhimsen Joshi. La manera en la que el raga mantiene un drone pero explora las notas invisibles que hay en medio de una nota y otra, fue un elemento esencial para componer este disco. Te hace llegar a un climax de mucha alegría y mucha melancolía a la vez. "Don't know why" y la canción "Ciclos" son como ragas con mucha distorsión y efectos. O como decimos de broma, Raga shoegaze. El disco también está muy influenciado por Bardo Pond y MBV.

Publicidad

El proceso de grabación fue un poco distinto. Esta vez fuimos a Ensenada a grabar el disco en casa de Lorelle Meets the Obsolete. Beto y José (Camedor) hicieron un meticuloso trabajo, tomándose su tiempo para encontrar el mejor sonido en la batería, voces y guitarras. Debido a que solo tuvimos tres días de grabación, se intentó grabar la mayor parte de los tracks y se obtuvo un gran resultado. José grabó sintetizador en tres canciones y Lorena grabó coros para el track "Ciclos". Durante la grabación había una vibra muy especial, todo se sentía muy bien. El lugar y las personas que nos rodearon fueron de gran influencia para el sonido del disco. De hecho, muchas canciones no estaban en su forma final hasta que las grabamos ahí.

El resto de los overdubs y la re-amplificación del bajo lo hicimos acá en CDMX en mi depa. Por ejemplo, hubo muchos overdubs en este disco, a diferencia del anterior que casi no tuvo. Esto por el hecho de que estas nuevas canciones son muy coloridas. Son explosiones de colores, y que puedes seguir coloreando sin límites, de la misma manera en la que Brian Jones coloreaba las canciones de los Rolling Stones. Metimos ocarina, cítara, flauta, guitarra de 12 cuerdas, muchas voces procesadas, varias percusiones, Juno 60, etc.

Acaban de regresar de su primera gira europea, ¿cómo fue dicha experiencia? ¿Qué reacción tuvieron del público?
Fue una de las experiencias más grandes de nuestras vidas. Conocimos a muchas personas de gran corazón y dedicación. Aprendimos muchas cosas y mejoramos bastante nuestras presentaciones en vivo. Al tocar en vivo, notas muchos detalles que no te das cuenta en la sala de ensayo, tanto de sonido como de performance. Nunca habíamos experimentado estar tocando todos los días por tanto tiempo y como ello te afecta en la manera de tocar. La reacción del público fue increíble. La mayor parte de los shows fueron un éxito. La gente quiere tenernos de vuelta en todos los lugares donde estuvimos. Ya desde ahora estamos planeando volver el siguiente año. Es un estilo de vida que queremos continuar siempre.

Publicidad

Fuera de cualquier interpretación, para ustedes, ¿de qué habla este disco?
Ciclos representa un camino, pasando por las diferentes facetas del ser, en un plano que trasciende el tiempo. Este álbum es un viaje a través del interminable ciclo de la vida, su percepción y retrospectiva. También lanzamos un video para "El Despertar", primer single del disco, mientras estábamos de gira.

Si tuvieran que elegir una canción de Ciclos para introducir a alguien a Tajak, ¿cuál sería?
"Don't know why" es la canción que más escuchamos del disco. Creemos que tiene todo lo que representa el disco. De alguna manera, la canción evoca un sentimiento de profunda nostalgia y melancolía, mientras que por otro lado te conecta con la espiritualidad y el misticismo de una manera muy onírica.

Ahora mismo ¿en qué etapa se encuentra la banda?
En este momento tenemos nuevo material por grabar. Unas de estas canciones ya las estamos presentando en vivo. Queremos organizar más tours por otros lados del mundo. El próximo año nos gustaría girar por México, EEUU y Sudamérica. Seguiremos muy activos en los próximos meses.

¿Qué es lo que viene en el camino de Tajak?
Un nuevo álbum que tiene un sonido muy distinto a lo anterior. Se podría considerar algo más abierto y libre, canciones de mayor duración. Estamos experimentando con nuevas cosas. Esperen algo nuevo muy pronto.

Síguele la pista a Tajak en Instagram y a Noisey.