Estados Unidos

No sólo Trump, también la pena de muerte ganó en las casillas electorales de EEUU

Los ciudadanos estadounidenses no solamente salieron a votar para elegir al siguiente presidente y la legalización de la marihuana. En California, Nebraska y Oklahoma decidieron el rumbo del sistema penitenciario y el futuro de los presos.
11.11.16
Imagen vía Francis R. Malasig/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Mientras Trump era elegido como presidente de Estados Unidos, los ciudadanos también tomaron una decisión que afecta directamente la vida de las personas. Aunque las ejecuciones en el país han bajado, el pasado martes los habitantes de tres estados votaron por leyes que podrían preservar y fortalecer la pena de muerte.

California

Los votantes tenían que elegir entre dos propuestas. La Propuesta 62, la cual abolía la pena de muerte y hacía que la cadena perpetua fuera la pena máxima en el estado, obtuvo un 46,1 por ciento de los votos, insuficientes para convertirse en ley.

Publicidad

California tiene más reclusos en el corredor de la muerte que cualquier otro estado, aunque no ha ejecutado a ninguno desde el año 2006. De haber sido aprobada, la Propuesta 62 habría liberado a a 750 presos sentenciados a la pena de muerte.

En lugar de eso, los californianos votaron a favor de la Propuesta 66, una medida que promete "reformar, no poner fin, a la pena de muerte". Esto facilitaría a los internos el acceso a un abogado para así acelerar el proceso. La propuesta apenas logró alcanzar el 50 por ciento de aprobación con un margen de 0.9 puntos.

La otra elección: un gran día en las urnas norteamericanas para la marihuana. Leer más aquí.

Nebraska

Después de una disputa entre el gobernador y los legisladores del estado sobre la pena capital, los ciudadanos de Nebraska votaron para mantenerla entre sus leyes.

Las autoridades votaron para derogar la ley el año pasado, alegando razones éticas y pragmáticas, tales como el alto costo de manutención de los reos sentenciados a muerte.

Sin embargo, el gobernador Pete Ricketts llevó la disputa a las casillas electorales con el Referéndum 426, invirtiendo 300.000 dólares de su propia bolsa para su campaña a favor de la pena de muerte. El referéndum preguntaba a los votantes si debían mantener el veto a la pena de muerte o rechazarlo.

Dos tercios de los votantes eligieron mantener la pena capital.

En estos países, el narcotráfico no se castiga con la cárcel, sino con la muerte. Leer más aquí.

Oklahoma

Los habitantes del estado sureño votaron para fijar la pena de muerte en su constitución a través de la State Question 776, la cual obtuvo una aprobación del 66 por ciento. La medida se suma a una enmienda para salvaguardar el derecho de Oklahoma para ejecutar personas, además de que da más libertad a los legisladores para que elijan los métodos de ejecución. Tres ejecuciones fallidas en 2014, utilizando nuevos medicamentos, dejaron a los condenados a muerte retorciéndose en la camilla con problemas para respirar.

Oklahoma es el estado que más personas ejecuta, de acuerdo al Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

_Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES_