Exclusiva: Sexores presenta una nueva forma de sentir la nostalgia con East/West

La banda pone los sintetizadores hasta el frente de todas las canciones con un ritmo bailable, dándonos un sonido menos abstracto y más directo.
Foto tomada del Facebook Oficial de Sexores.

Berlín es una ciudad emblemática en la historia de la música contemporánea. Fue ahí donde David Bowie e Iggy Pop escaparon en sus momentos más oscuros y encontraron nueva vida en todos los sentidos. De ahí nacieron Lust For Life y “Heroes,” Low y The Idiot, y la fuerza de ambos íconos para seguir adelante como artistas vitales. Sin embargo, este es sólo un ejemplo de dos grandes artistas que se encontraron en esta ciudad alemana para hacer cosas grandes, por lo que es fácil llenarla de mitos. Pero, ¿qué si Iggy y Bowie hubieran escogido Barcelona? ¿Bangkok? ¿Cali? ¿Fue Berlín la responsable de estos sonidos y esta vitalidad?

Publicidad

La respuesta es sí, ya que cada lugar y cada tiempo tienen su propia energía, al igual que las personas que las visitan en las condiciones que están, en esos momentos personales por los que atraviesan. Cambiar los cotidianos amaneceres y anocheceres por otros diferentes a los que crecimos puede sentirse familiar pero alienígena, exótico y emocionante, y también inspirar una profunda añoranza por la tierra natal. Es el gran catalizador a la vez que puede sentirse como el confinamiento voluntario más frío.

Sexores son una banda que han vivido el cambio de casa de muchas maneras. La banda de Ecuador no sólo ha emprendido giras por varios países en todo el mundo, sino que también han dejado sus hogares en Quito para probar suerte en otros lugares. Luego de un robo que sufrieron, el núcleo de la banda -David Yepez y Emilia Bahamonde- decidieron mudarse a Barcelona donde su proyecto tomó un giro importante; su sonido cuajó en Historias de Frío que los llevó a convertirse en una banda a seguir, con guiños y respeto al shoegaze de los tardíos 80s y primicios 90s pero con su propio sonido. Pero este cambio no fue permanente. Después de un rato regresaron a Quito donde continuaron con su proyecto, lanzando el más oscuro y sobrio Red Rooms que a la vez se notó un paso importante en la evolución del sonido de la banda.

Ahora su sonido ha vuelto a cambiar de manera aún más radical. East / West pone los sintetizadores hasta el frente de todas las canciones, así como plantea un ritmo bailable, dándonos un sonido menos abstracto y más directo. “Los ochenta es nuestra década. Crecimos escuchando música y viendo películas con esa estética,” comentaron los miembros de Sexores a Noisey cuando estrenaron el primer adelante del disco, “Bluish Lovers.” Las canciones de East / West retienen la nostalgia y sentimiento que tenían cuando su sonido se propagaba principalmente por guitarras en vez de electrónicos, pero ahora los ritmos tienen otras intenciones. El resultado es simple y familiar pero con mucha profundidad, y sobre todo gran dedicación al arte de la canción redonda, perfecta. Dentro de este trabajo encontramos esos sentimientos familiares pero alienígenas, exóticos, emocionantes y de profunda añoranza.

Publicidad

Para el estreno de East / West, platicamos con Yepez sobre los grandes cambios que ha tenido el sonido de la banda, su perspectiva de sus álbumes anteriores y por supuesto, vivir diferentes sensaciones en diferentes ciudades.

Noisey: ¿Cuál piensan que es la esencia de Sexores, eso que se puede apreciar en todas sus diferentes facetas?
David Yepez: Creemos que la esencia de la banda es el componente electrónico y las voces. Sexores se creó con base a esos dos pilares. Tal vez en un futuro podamos experimentar haciendo algo sin electrónica, pero la voz siempre estará presente, la forma en la que se la utiliza para construir cada canción desde la parte musical además de retratar todo el concepto lírico.

Pienso que un elemento importante del sonido de Sexores es la nostalgia. ¿Qué es lo que les inspira este sentimiento?
Somos personas nostálgicas, siempre estamos mirando hacia el pasado, [aunque] no desde esa perspectiva pesimista. Tal vez lo vemos como algo que debimos haber vivido: el nacimiento del synthpop o el shoegaze, toda esa revolución musical que partió del uso de sintetizadores y guitarras llenas de reverberación y distorsiones. Sentimos que hace falta más transgresión en la música actual, ya no salen bandas como Duran Duran o The Psychedelic Furs; no quisiéramos que eso se acabe, por eso nos refugiamos en algo que ya pasó y tratamos de plasmarlo en nuestra música. El shoegaze pasó por un revival, ahora ya se está volviendo a apagar, el mundo está regido por las tendencias, y eso tiende a banalizar a cualquier expresión artística.

Publicidad

Ustedes trasladaron la base de su banda a Barcelona hace algunos años y luego regresaron a Quito. ¿Cómo fue esta experiencia de vivir en otra ciudad y cómo fue su regreso a Ecuador?
Fue complicado, la verdad. En Barcelona empezaban a pasar cosas, la prensa se interesó por lo que hacíamos, al igual que algunos festivales. Regresar a Ecuador significó dejar atrás mucho trabajo de por medio, y la posibilidad de haber crecido significativamente en el corto plazo. Es algo de lo que en cierta forma nos arrepentimos. En Ecuador es difícil sacar adelante cualquier proyecto artístico, toma más tiempo del que debería, pero aquí estamos, tres años después de haber regresado, hemos tocado en todos los lugares posibles, asistido a todos los medios que dan apertura a la exposición de propuestas musicales, cambiado de integrantes, etc. Definitivamente Ecuador te hace ser más perseverante, y cualquiera de esas dos etapas -el durante y el después de Barcelona- nos han permitido crecer como banda.

Foto tomada del Facebook Oficial de Sexores.

Gran inspiración de las canciones de East / West son diferentes ciudades que han visitado, ¿podrías platicar un poco más acerca de esto?
Todo empezó con el viaje a Barcelona, para nosotros fue como si un bichito nos hubiese picado; desde ese punto no nos podemos imaginar una vida sin viajar. Cada ciudad a la que íbamos significaba un montón de conocimiento adquirido y una mezcla de sentimientos. Este álbum está marcado por eso, es nuestra interpretación musical de cómo nos sentíamos en Berlín, por ejemplo; o la impresión que nos dejó Nueva York la primera vez que pisamos sus calles. Tratamos de que la música sea una especie de acompañante al momento de viajar, algo para cuando llegas a una ciudad y directamente empieza a sonar en tu mente una canción determinada. Sabes que quieres escuchar esa melodía cuando estás en el metro de San Petersburgo, es lo que la ciudad te hace sentir. La música está llena de sensaciones.

Publicidad

East / West ha sido un cambio bastante radical para ustedes, ¿cuál fue el mayor reto para ustedes?
Enfrentarnos a la idea de salir de esa zona de confort. La gente ya nos conocía por ese sonido que conseguimos con los discos anteriores. Sin embargo, siempre hemos ido experimentado, eso creo que no nos deja asustarnos tanto, y siempre lo que terminamos haciendo es siguiendo nuestro instinto. East / West era un cambio total en la estética de la banda, incluso hasta en la imagen. Primero debíamos convencernos a nosotros mismos para luego convencer al resto. Ahora pensamos que es un gran disco, sonora y visualmente, es un disco muy personal, eso lo hace especial para nosotros y esperamos que sea especial para ustedes.

Después de hacer East / West , ¿qué perspectiva tienen de sus trabajos anteriores?
Siempre les tendremos un cariño especial a Historias de Frío y Red Rooms, son dos trabajos que nos han ido definiendo, no podemos pensar en que cambiaríamos algo. Tal vez Historias de Frío es muy lo-fi, pero eso lo hace único; estableció el sonido que queríamos seguir y nos abrió un montón de puertas. East / West es algo totalmente distinto, hay mucha gente dentro del proceso, en los anteriores éramos Emilia y yo metidos haciendo todo el trabajo.

Son parte de la disquera Buh Records, la cual está basada en Perú pero tiene varios vínculos con gente de toda América Latina. ¿Piensan en ser parte de una escena Latinoamericana que rebase fronteras? ¿Cuál es su opinión de lo que se hace hoy en día en la escena underground de estos países?
Esperamos que sí, la escena latinoamericana tiene un potencial increíble y ya hay actos que se perfilan como referentes internacionales. Para nosotros sería genial que toda esa apertura que ya existe en Estados Unidos o Europa, se siga expandiendo. Hay mucha gente metida, tratando de sacar adelante sus proyectos, eso es realmente válido. Sin embargo la industria musical como tal es algo demasiado compleja y a veces tiende a dilatar los procesos de globalización o ejerce un mayor peso a la hora de poder visibilizar propuestas que son realmente buenas, pero que no pueden alcanzar una mejor exposición por diferentes motivos. Eso definitivamente es algo que debe cambiar de alguna forma.

¿Cuál fue la inspiración del arte de East/West ?
La estética de los 80s. Nos costó trabajo concebir toda esta idea de rebranding; básicamente era como abandonar la imagen sobria y minimalista que teníamos para tratar de meter más colores y texturas. La idea no era caer en esta tendencia de volcarse hacia la nostalgia ochentera, queríamos darle una personalidad propia, al igual que hicimos con la música. Para nosotros, las distopías que se retrataban en esa década son un futuro que nos hubiese gustado vivir; en Blade Runner, por ejemplo, el mundo es un lugar sombrío, pero lleno de luces y colores. La visión artística de los 80s es impresionante, eso nos ha marcado totalmente.

¿Qué podemos esperar de Sexores en este año además de las fechas ya anunciadas?
Vamos a agotar este lanzamiento hasta donde más se pueda, es nuestro disco más comercial, así que ése es el plan, pero paralelamente, estamos empezando a componer el siguiente álbum. Queremos que salga enseguida, creemos que será un sucesor de East / West en cuanto al sonido, nos quedamos con las ganas de experimentar con sintetizadores, sacar canciones con una mayor influencia del italo-disco.

Conéctate con Sexores en Facebook// Bandcamp.